Diccionario de narración oral, Narración oral, Nota

Diccionario de narración. Letra: «B»

Te recuerdo: ¿Cómo será la propuesta?

Vamos a formar un diccionario definiendo palabras relacionadas a la narración oral, cada jueves escribiré una palabra en una publicación en Instagram @emilcebrusa y Facebook @EmilceNarradora donde los seguidores pueden escribir sus saberes, pareceres, decires , definiciones. Dejaré por una semana la palabra en las redes sociales para darles tiempo al que quiera participar que piense y elabore su propia definición y a la semana siguiente colocaré la nueva palabra siguiendo el orden alfabético. Mientras tanto en el blog haré cada semana una nota con sus decires, y también agregaré reflexiones desprendidas de diferentes fuentes bibliográficas para seguir reflexionando y ampliando sobre el tema / palabra planteada en la semana.

Seguimos con la letra B

Biblioteca

Ellos han definido …


maguicervigni

Biblioteca: Dícese del espacio donde conviven un sin fin de historias, escondidas en páginas que esperan ser leídas, en voz baja, en voz alta, acompañados o en soledad. Las hay de distintos tamaños, colores y olores, también públicas, populares y escolares.


la_nonna_marcela

Caja fuerte literaria. Dícese del lugar físico en donde duermen todas las historias aún no narradas.

******

Biblioteca: f. Institución cuya finalidad consiste en la adquisición, conservación, estudio y exposición de libros y documentos.

Según la RAE

 Creo que esta definición está incompleta, ya que falta el registro de las palabras, del encuentro con los cuentos contados a viva voz. Bueno… es verdad que sería muy difícil de catalogar, esta claro. Pero existen dentro de las bibliotecas diversos proyectos que propician los Encuentros de palabra, en Buenos Aires, Argentina, donde vivo.

Aclaro que con la llegada del Covid_19 muchas tuvieron que cerrar sus puertas pero abrieron ventanas a través de las plataformas de redes sociales y Zoom, ofreciendo diversas acciones para no perder el vínculo con sus usuarios y acompañando en ese tremendo momento de aislamiento. De a poco se va volviendo, con todas las medidas sanitarias y protocolos adecuados para cada situación.

Encuentros de palabras en las bibliotecas

Son muchos los proyectos que se llevan a cabo en la Provincia de Buenos Aires en Argentina, aquí una pequeña selección con el fin de darlos a conocer y compartir algunas de sus actividades relevantes donde la narración oral está al servicio de los usuarios.

En cada una se perfilan nuevas facetas del papel de las bibliotecas como ser: provocar y acompañar las travesías por la cultura oral y escrita, alentar a enfrentar nuevos retos que se plantean al leer, brindarles seguridad, uso de soportes digitales, ayudar cuando la necesiten, ofrecer y recomendar libros, hacerles conocer otros mundos diferentes del de su vida cotidiana. Los lectores entablan relaciones afectuosas mientras tejen lazos con y entre las historias leídas o narradas. Salen al exterior o abren puertas para dejar paso a las palabras, los cuentos.

Invitar a participar en diferentes actividades de las bibliotecas, realizar propuestas que llevan a compartir, introducir novedades hace que veamos cómo se va conformando el espacio, un espacio que va conquistando nuevos adeptos. Una aventura extraordinaria.

Pero conozco bibliotecas donde han realizado la recolección de palabras vivas a través de grabaciones de diferentes referentes de su cuidad, contando la historia de su vida en relación a las instituciones donde han trabajado, formando así la videoteca y fonoteca. Es el caso de la

Link de contacto:

http://bibliomvayacucho.com.ar/

https://www.facebook.com/BibliotecaPublicaMunicipalYPopularManuelVilardaga/

Su objetivo es promover el rescate, comprensión, difusión y defensa de la cultura nacional y autóctona, para la afirmación de la identidad cultural y el conocimiento y respeto de otras culturas. Realizan encuentros con destacados escritores y narradores profesionales, presentación de libros de escritores locales y regionales, recitales de poesía y la proyección de películas. Desde hace varios años, se está conformando el Archivo de la Palabra. Una colección audiovisual que actualmente está integrada por 62 videos, que constituye un verdadero archivo documental de la historia del pueblo.

Biblioteca Pública de la Universidad Nacional de La Plata

Link de contacto:

http://www.biblio.unlp.edu.ar/

https://www.facebook.com/BibPublicaUNLP/

La Biblioteca Pública tiene un rol emergente en la sociedad del conocimiento. Es un espacio facilitador y generador de servicios informacionales adecuados a las necesidades generales, específicas y de recreación de los usuarios. Es parte activa en la alfabetización de usuarios, capacitándolos en el uso de nuevas tecnologías informacionales. Es un espacio abierto a todas las expresiones culturales. En ciertas fechas la sala parlante se abre para todo el público que desee participar de las Noches en la Biblioteca, Cuentos maravillosos, Cuentos al calor del hogar y muchos más. Hasta el horario habitual se modifica, para estos eventos. Es un espacio creado para todos, para la diversidad, los cuentos se narran en parejas de narradores: un narrador oral para oyentes y un narrador en lenguaje de señas para sordos. 

Biblioteca del Otro Lado del Árbol –La Plata.

Link de contacto:

http://www.delotroladodelarbol.org.ar/

https://www.facebook.com/delotroladoarbol/

Del otro lado del árbol es mucho más que una biblioteca: es un espacio social y cultural, un colectivo de locos soñadores, un espacio público recuperado y, por sobre todas las cosas, un lugar de defensa de derechos de los niños. El espacio nació en La Plata, el 2 de abril de 2011, fruto del amor entre una mamá y su hija, Paula y Pilar. Un año antes, Pilar iba a la última sala del jardín, estaba aprendiendo a leer, le gustaba jugar en la plaza, escuchar cuentos y dibujar. Fue entonces cuando le descubrieron una grave enfermedad. Pese a la enorme fortaleza y a su incansable lucha, Pilar voló hacia el sol y la luna el 12 de enero de 2011.

En medio del dolor, Paula, junto a familiares y amigos, empezó a trabajar para darle forma al sueño de Pilar. Esta hermosa biblioteca dentro del Parque Saavedra, en la cuidad de La Plata, Buenos Aires, Argentina.

Un momento muy esperado por los chicos cada sábado es el de los narradores que al caer la tarde llenan de cuentos e historias la biblioteca. Un buen número de abuelos cuentacuentos, narradores sociales, grupos de narración oral, docentes o simplemente madres y padres se han dado cita con sus historias y relatos para maravillar a grandes y chicos. La magia de los cuentos sumados al encanto de la Biblioteca conforman un clima ideal para sentarse en los sillones y almohadones a compartir un viaje por el mundo de los sueños y la fantasía.

Biblioteca Ambulante del Hospital de Niños-La Plata.

Link de contacto:

https://www.facebook.com/biblioteca.ambulante.3/

https://www.facebook.com/Arte-y-Salud-Hospital-de-Ni%C3%B1os-La-Plata-534984759970705/

La Biblioteca Ambulante del Hospital de Niños ¡y Niñas! Sor María Ludovica de La Plata funciona desde abril del año 2010 en las instalaciones de uno de los centros de atención de salud para agudos más grandes de la República Argentina.

El 6 de Noviembre de 2018 se llevó a cabo el 1er Encuentro Infancia Arte Salud Comunidad. Y continúo hasta que llegó la pandemia.

La invasión del ARTE recorriendo pasillos, patios, salas de espera y salas de internación, no sólo generó sonrisas y complicidades, generó SALUD. Como bien lo ilustró una mamá de Neonatología: «Esto es sanador». Además se llevan narraciones los jueves en la sala de diálisis, por las distintas salas y pasillos. Y comenzó a funcionar en el horario nocturno.

Bibliotecas Escolares. Proyecto Bibliotecas Paseanderas de Gral. Madariaga. Bs. As.

Link de contacto:

https://www.facebook.com/eamadariaga/photos/?ref=page_internal

https://www.facebook.com/pg/ciiemadariaga200/photos/?ref=page_internal

El proyecto inició en 2007 en el marco de los festejos del Centenario de la Ciudad. Los libros salen de las bibliotecas y van a toda la comunidad, de la mano de un bibliotecario-animador, desde un encuadre socializador. Los bibliotecarios escolares se proponen desarrollar una relación profunda con las  historias en un lugar diferente del aula. Por tal motivo en la fecha determinada, todas las bibliotecas escolares de la ciudad se encuentras en la Plaza San Martín a la espera de los alumnos de 1° ciclo del Distrito. El último año, antes de la pandemia, el lugar de encuentro fue el ámbito rural con igual dinámica.

Seguro que debe haber muchas otras bibliotecas que dejan entrar las palabras, los cuentos, puedes contarme escribiendo en los comentarios, me gustará leerte, pero hasta aquí dejamos por ahora. Te invito a que sigas pensando en esta palabra: Biblioteca. Porque también es verdad que allí encontraremos todos esos libros llenos de cuentos y de historias que podían salir luego de leerlos por tu boca.

¡Hasta la semana que viene! Seguimos en orden alfabético y la letra será la C.

Puntuación: 1 de 5.

Arte Arte al narrar Bebés Bibliotecas Buenas historias Canal de YouTube Capacitación Claves para COVID-19 Cuentacuentos Cuentos Cuentos de humor Cuentos en pantallas cuentos populares Cuidado Vocal cursosonline Decálogo Emilce Brusa Encuentros de cuentacuentos Entrevistas Festival de narración Festivales Internacionales Fonoaudiología Higiene vocal Historia Familiar Lectura en voz alta Leyendas Libros Libro Álbum Literatura Literatura Infantil y Juvenil Mis cuentos Mis escrituras Narración oral narración oral escénica Primera Infancia Primeros libros Programa de radio Qué narrar? Recursos Referentes de la narración oral Salud Textos Tradición Oral Viaje a…

Claves para, Diccionario de narración oral, Narración oral, Nota

Diccionario de narración. Letra «A»

¿Cómo será la propuesta?

Vamos a formar un diccionario definiendo palabras relacionadas a la narración oral, cada jueves escribiré una palabra en una publicación en Instagram @emilcebrusa y Facebook @EmilceNarradora donde los seguidores pueden escribir sus saberes, pareceres, decires , definiciones. Dejaré por una semana la palabra en las redes sociales para darles tiempo al que quiera participar que piense y elabore su propia definición y a la semana siguiente colocaré la nueva palabra siguiendo el orden alfabético. Mientras tanto en el blog haré cada semana una nota con sus decires, y también agregaré reflexiones desprendidas de diferentes fuentes bibliográficas para seguir reflexionando y ampliando sobre el tema / palabra planteada en la semana.

Comenzamos con la letra A

Adaptar

Ellos han definido …

cuentacuentos_wilmer

ADAPTAR: producir nuestra versión de un cuento, para ser narrado desde la emoción e incluso de acuerdo al entorno

gracielaveronicajujuy

ADAPTAR es pasar un texto a la oralidad respetando el original, sin alterar su esencia, priorizando imágenes y acciones


la_nonna_marcela

ADAPTAR hacer que, lo mismo, a todos, nos quede cómodo, respetando nuestras características

Gracias por sus palabras y dedicar un tiempo al escribirlas y compartirlas. Gracias por sumarse a esta propuesta de construir y pensar juntos sobre nuestro oficio.

******

Adaptar es “modificar una obra literaria (…) para que pueda difundirse entre público distinto de aquel al cual iba destinada o darle una forma diferente de la original.”

Según la RAE

Pero ¿hasta dónde se puede modificar la obra? Adaptar es una tarea de cuidado: es parte del proceso de oralización, modificando el texto para ser contado, pero nunca empobreciéndolo al quitarle aquello que nos atrajo de él en primer lugar. Nuestro público nunca es tan diferente de aquel al cual la obra iba destinada.

Cuando elegimos un texto para narrar, ya sea un cuento popular o un texto de autor, tenemos que adaptarlo a la oralidad. Esto es necesario para establecer un buen vínculo con el público y mantener su atención minuto a minuto con una historia clara, de fácil comprensión y dinámica. 

Clases de adaptaciones:

  • Clásica: respeta el orden del texto, sus giros, sus tiempos, sus personajes;
  • Estilizante: respeta los núcleos centrales con algunas modificaciones;
  • Transgresora: le otorga al texto el signo contrario (por ej.: de tragedia a comedia; de la defensa de un valor a su condena);
  • Libre: el texto es un pretexto para contar una historia que poco o nada tiene que ver con el original. 

A la hora de elegir, es mejor y más fácil contar una historia en la que el narrador se enamora de lo que sucede en ella, que una en la que se enamora de la forma en que está escrita. Así será más sencillo apropiarse de un relato ajeno y pasarlo por la experiencia personal.

Algunas sugerencias:

  • Tratemos de registrar qué es lo que nos resultó atractivo del cuento elegido, de rescatar emociones, objetos, lugares, que den textura, olor y sabor a la historia.
  • Toda historia tiene acción. El protagonista la realiza. Los otros personajes son ayudantes u oponentes. Cuando esos personajes son muchos, distingamos los prescindibles de los imprescindibles.
  • Los núcleos de acción narrativa son grandes pulsos que hacen avanzar el relato. Hay que distinguir los que son irrenunciables, ordenarlos y remarcarlos. Podemos omitir información para agilizar la acción, abreviar descripciones, reemplazar texto por gesto. 
  • Recordemos también que hay muchos autores con un estilo propio bien marcado e inconfundible. En esos casos conviene rescatar algunas frases textuales que nos hayan encantado. Nadie dudará entonces de que se trata de un cuento de tal o cual autor y la historia conmoverá al espectador  como nos conmovió al leerla.

No hay un método único para adaptar un texto a la oralidad. Cada narrador debe encontrar su propio sistema.

Por una cuestión de respeto al público que nos escucha, debemos dejar claro a nuestros oyentes qué es y de quién es lo que estamos narrando, ya se trate de una adaptación o de una versión propia o de otro narrador (a quien ya le habremos pedido su autorización). 

Ahora les comparto un texto que me llegó en mis comienzos de formación de la mano del Maestro Claudio Ledesma.

El texto escrito, ¿es un texto sagrado?

Por Gustavo Roldan

Si hasta las palabras del buen Dios se interpretan de distintas maneras, quién puede hablar de la sacralización de un texto. No, por supuesto, nada es sagrado, pero eso no quiero decir que un texto pueda ser cambiado caprichosa y arbitrariamente.

El principio de cualquier traslación de un lenguaje a otro es el Cambio. Se modifica un texto para ser llevado al cine o al teatro, o para contarlo. Eso es imperioso y necesario. Pero, ¿qué se modifica? Por qué aquí esta el problema: “Hay que cambiar para que todo siga igual”.

Esta vez damos vuelta el sentido de la brillante y perversa frase del Gatopardo, que predica cómo impedir los cambios sociales. Sí, el texto puede y debe ser cambiado – traducido a otro lenguaje- para que siga diciendo lo mismo. Esto significa cosas muy concretas. Repito: para que siga diciendo lo mismo. Lo que en buen romance quiere decir que lo cambiable es el lenguaje para adecuarlo a otro tipo de manifestación. No en el sentido –espíritu, fondo, mensaje, etc. – 

De alguna manera contar un cuento –cuándo se puede, porque algunos se empeñan en ser leídos- es volverlo a su faz original, al estado primigenio de una historia, devolviéndole la música de las palabras, el manejo de los silencios, la gestualidad del rostro y de las manos. Nada más pausible y beneficioso para la literatura que proveerla de esos elementos que se pierden con la escritura.

Muchas, muchísimos siglos, entendieron que leer era leer en voz alta. Después nos fuimos olvidando mientras aprendíamos a leer en silencio y allí, seguramente por una falta de práctica, se nos fue desafinando el oído, hasta llegar a creer que con los ojos ya alcanzaba.

Nada más falso. La literatura es una música que debe ser escuchada.

Entonces la respuesta es muy simple: los textos escritos no son sagrados. Es más, están esperando –de nuevo, cuando se puede- que un contador de cuentos lo haga funcionar en plenitud, devolviéndoles lo que una necesidad práctica les hizo perder.

Pero la pregunta inicial, como todas las preguntas, puede tener múltiples significados.

Depende de quién las haga y a quienes las haga. Puede querer decir, por ejemplo, si el contador de cuentos tiene derecho a modificar la historia –a darle un final feliz cuando no lo tiene, a cambiarle la ideología, es decir, a cambiar el cuento-. No, no lo tiene. En ese caso está contando otro cuento. Y para eso, lo mejor es que elija ese otro cuento que quiere contar. En ese caso es una arbitrariedad y una falta de respeto y hasta una infracción a las leyes. Cualquiera sabe –cualquiera que quiera saber- que los derechos legales de un autor lo protegen de toda modificación que se haga de su obra.

Las obras no son sagradas, pero esto es una pregunta extremada y  con un sentido que pone al autor entre la espada y la pared. Y estar entre la espada y la pared –siempre- le pone a uno los pelos de punta, y casi, que lo invita a hacerse a un lado.

Hay mucho más material sobre el tema, pero hasta aquí dejamos por ahora. Te invito a que sigas pensando en esta palabra: ADAPTAR cada vez que llegue a tus manos o a tus orejas; ese cuenta que te encuentra, que te invita a ser contado.

Suscríbete

¡Hasta la semana que viene! Seguimos en orden alfabético y la letra será la B.

Puntuación: 1 de 5.

Arte Arte al narrar Bebés Bibliotecas Buenas historias Canal de YouTube Capacitación Claves para COVID-19 Cuentacuentos Cuentos Cuentos de humor Cuentos en pantallas cuentos populares Cuidado Vocal cursosonline Decálogo Emilce Brusa Encuentros de cuentacuentos Entrevistas Festival de narración Festivales Internacionales Fonoaudiología Higiene vocal Historia Familiar Lectura en voz alta Leyendas Libros Libro Álbum Literatura Literatura Infantil y Juvenil Mis cuentos Mis escrituras Narración oral narración oral escénica Primera Infancia Primeros libros Programa de radio Qué narrar? Recursos Referentes de la narración oral Salud Textos Tradición Oral Viaje a…

Sigue leyendo «Diccionario de narración. Letra «A»»
Literatura, Narración oral, Nota

1 y 2 de Noviembre, día de muertos

Día de Muertos

Esta tradicional celebración hispanoamericana tiene una doble raíz, mesoamericana y europea, y está dedicada a honrar a los ancestros difuntos. La celebración indígena del Día de Muertos, por lo general, se lleva a cabo a finales de octubre (del 25 al 30) y principios de noviembre (del 1 al 3). La fecha de inicio de estas celebraciones varía según las tradiciones o costumbres de cada región, coincidiendo con las conmemoraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos. En el imaginario colectivo, la celebración anual destinada a los muertos representa un momento privilegiado de encuentro no sólo de las personas con sus antepasados, sino también entre las y los integrantes de la propia comunidad, algo que, desde hace siglos, ha permanecido. En 2003 la UNESCO declaró al Día de Muertos como Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. Hay muchas leyendas e historias sobre este tema, hoy les hablaré de la conocida leyenda de La llorona.

Leyenda de La Llorona

Desde el México colonial y hasta ahora, la Llorona hace referencia a una leyenda que tiene como protagonista a una mujer de cabello largo que, vestida de blanco, se aparece de noche, a veces en las encrucijadas de los caminos, llamando con desgarradores llantos y lamentos a sus hijos.

La llorona

La Llorona es, sin dudas, una de las leyendas con más fuerza en México. Se asocia más fuertemente con la cultura mexica, pues su aparición está relacionada con los presagios funestos anunciaron la llegada de los españoles al México antiguo, algo sobre lo que te contaré más adelante.

Sin embargo, La Llorona cuenta con paralelismos lejos del Valle de Anahuac. Existen deidades mayas, zapotecas y purépechas con características muy similares a la Cihuacóatl —la diosa a la que se asocia el mito en territorios nahuas—.

El mejor ejemplo de esto es la Xtabay, un espíritu femenino que acecha a los hombres en los caminos de la península de Yucatán y que tiene raíces en el panteón de los dioses mayas. Hay que tener en cuenta que aunque personajes como la Xtabay tienen raíces en la cosmogonía de las antiguas culturas mesoamericanas, la conversión de la Llorona a leyenda popular no se dio sino hasta la época colonial.

La leyenda de la Llorona como se conoce hoy en día —un alma en pena que deambula por las calles buscando a sus hijos— tiene su origen en el México de mediados del siglo XVI. Muchos cronistas de la época relatan la historia de una mujer que recorría las calles de la ciudad al caer la noche, siempre vestida de blanco y con un velo cubriéndole el rostro.

Su andar era marcado por los lastimosos gritos que lanzaba al aire en busca de sus hijos. La Llorona peregrinaba cada noche por calles distintas, pero cuentan que sus andares la llevaban invariablemente a cruzar la Plaza Mayor —el actual Zócalo— con rumbo al oriente de la ciudad. Más allá de la plaza era donde la fantasmal figura se perdía al hundirse en los resquicios del lago que aún se extendían por la zona central de la ciudad.

Sin embargo, los antecedentes de este personaje son mucho más antiguos, tanto que se pierden en los mitos prehispánicos y se fundan en diversas representaciones de diosas madres como Cihuacóatl, Coatlicue o Tonantzin.

Cihuacóatl empezó a aparecer en el lago de Texcoco alrededor del año 1500. Los sacerdotes diestros en la astrología interpretaron su presencia como una premonición de los próximos sucesos que habrían de acontecerle a los mexicas. La muerte, la guerra y la esclavitud, Moctezuma temía lo peor. Los sacerdotes decían que Cihuacoatl había salido de las aguas y bajado de la montaña para prevenir de la suerte que correrían los mexicas.

Subían siempre a lo alto del templo y podían ver hacia el oriente una figura blanca, con el pelo peinado de tal modo que parecía llevar en la frente dos pequeños cornezuelos, arrastrando o flotando una cauda de tela tan vaporosa que se ondulaba con el viento y con su desgarrador grito:

¡Ayyy mis hiiijooooooosss! ¿Dónde los llevaré para que escapen de tan funesto destino?

Los sacerdotes interpretaron después de la conquista esta leyenda como una advertencia por la pronta destrucción del imperio mexica: aquella fantasmal aparición que llenaba de terror a las gentes de la gran Tenochtitlán era la misma Cihuacoatl anunciándole a Moctezuma de la destrucción del imperio. Fray Bernardino de Sahagún también se refiere a esto en su “Historia General de la Historia de la Nueva España” (también llamada Códice Florentino), y es citado por Miguel León Portilla en “La visión de los vencidos”:

Hombres extraños y más sabios y más antiguos que nosotros vendrán por el Oriente y sojuzgarán a tu pueblo y a ti mismo, y tú y los tuyos serán de muchos lloros y grandes penas y que tu raza desaparecerá devorada y nuestros dioses humillados por otros dioses más poderosos.
¿Dioses más poderosos que nuestro Dios Huitzilopochtli, y que el Gran Destructor Tezcatlipoca y que nuestros formidables dioses de la guerra y de la sangre? – preguntó Moctezuma bajando la cabeza con temor y humildad.
Así lo dicen las predicciones, por eso la Cihuacoatl vaga por el Anáhuac lanzando lloros y arrastrando penas, gritando para que oigan quienes sepan oír, las desdichas que han de llegar muy pronto al Imperio.

Aquellos hombres de Oriente eran los españoles dirigidos por Hernán Cortés, y sometida la gran Tenochtitlán y con la caída de todos los pueblos, sufrieron las atrocidades de los invasores. Epidemias, hombres asesinados, mujeres violadas, y sus dioses olvidados… a excepción de Cihuacoatl (La llorona).

De esta forma empieza la leyenda. Se dice que al campanazo de las doce, una mujer vestida de blanco y con la faz cubierta por un velo ligerísimo se aproxima por el oeste. Va de una calle a otra. Unos dicen que flota; otros, que no tiene rostro. Lo único que se escucha es el quejido de “¡Ay, mis hijos!”.

Cihuacóatl muestra tres aspectos característicos:

  • Los gritos y lamentos por la noche.
  • La presencia del agua, pues tanto Aztlán como la gran Tenochtitlan estaban cercados por ella -con lo que ambos sitios estaban conectados no sólo por coincidencias físicas, sino también míticas-.
  • Y ser la patrona de las cihuateteo que de noche vocean y braman en el aire. Estas son las mujeres muertas en parto, que bajan a la tierra en ciertos días dedicados a ellas en el calendario, a espantar en las encrucijadas de los caminos y son fatales a los niños. 

Puntuación: 1 de 5.

Arte Arte al narrar Bebés Bibliotecas Buenas historias Canal de YouTube Capacitación Claves para COVID-19 Cuentacuentos Cuentos Cuentos de humor Cuentos en pantallas cuentos populares Cuidado Vocal cursosonline Decálogo Emilce Brusa Encuentros de cuentacuentos Entrevistas Festival de narración Festivales Internacionales Fonoaudiología Higiene vocal Historia Familiar Lectura en voz alta Leyendas Libros Libro Álbum Literatura Literatura Infantil y Juvenil Mis cuentos Mis escrituras Narración oral narración oral escénica Primera Infancia Primeros libros Programa de radio Qué narrar? Recursos Referentes de la narración oral Salud Textos Tradición Oral Viaje a…

Mis propios cuentos

Un cuento de Emilce Brusa

¿Qué título le pondrías?

Narrando en el programa de radio: Cuentos en el aire.
Foto del relato

Ella llegó una mañana, con su vestido de lanilla beige, sus zapatos de gamuza marrón, sus trenzas enroscadas sobre las orejas y una boina que le caía del lado derecho de la cabeza. Llegó con su equipaje lleno de chucherías y de sueños. Traía con ella una carta escrita con letra de mujer y unos papeles arrugados dando cuenta de su filiación. Tenía apenas unos catorce o quince años. 

Mi padre la hizo pasar a su estudio y allí se encerraron por varias horas. 

María, ese era su nombre. Era fruto de un amor de adolescencia. Mi padre, su padre, nunca supo de su existencia hasta aquella mañana. 

¿Cómo contar esta verdad sin herir a la familia? ¿Qué hacer con tantos datos tan bien contados por María? ¿Cuál sería la forma de proceder en estos casos? 

Nuestro padre salió como un rayo, dejando a María dentro de la habitación sentada en uno de los sillones junto a la biblioteca más alta del estudio. 

Mi hermano y yo entramos  para hablarle. La muchacha era tan linda que llamaba nuestra atención. La adolescente aguantaba  la angustia en silencio con la vista clavada al piso de madera. María, había decidido no hablar. Guardar silencio hasta que los ánimos se calmaran.

En la cocina se escucharon voces crispadas. Luego un fuerte portazo.

Desde ese día nada fue como antes. Convivir con una nueva integrante en la familia era complicado. 

Recuerdo que aquella noche todo fue distinto. La oscuridad lo cubría todo. Solo se podía ver algo a través del reflejo de la luna que entraba por la ventana.

En el piso de la cocina vi los trozos de la vajilla hecha añicos.  Escuché que  el agua de la canilla goteaba con un sonido rítmico, penetrante. Noté que el mantel de la mesa colgaba de un lado y del otro acariciaba el suelo. Sentí un escalofrío que me recorrió la espalda. Me quedé por un momento inmóvil, pensando, imaginándome horrorizado lo que había pasado allí. Busque la llave de luz y la accioné.   

Lo encontré tirado en el piso con un hilo rojo que le recorría la frente y terminaba en un gran charco oscuro debajo de la cabeza. Al otro extremo, la asesina sentada en una esquina con el mazo de picar carne entre sus manos y su vestido salpicado de sangre.  Pensaba que era María, pero no, era  su esposa, mi madre.

Autora: Emilce Brusa

Puntuación: 1 de 5.

Arte Arte al narrar Bebés Bibliotecas Buenas historias Canal de YouTube Capacitación Claves para COVID-19 Cuentacuentos Cuentos Cuentos de humor Cuentos en pantallas cuentos populares Cuidado Vocal cursosonline Decálogo Emilce Brusa Encuentros de cuentacuentos Entrevistas Festival de narración Festivales Internacionales Fonoaudiología Higiene vocal Historia Familiar Lectura en voz alta Leyendas Libros Libro Álbum Literatura Literatura Infantil y Juvenil Mis cuentos Mis escrituras Narración oral narración oral escénica Primera Infancia Primeros libros Programa de radio Qué narrar? Recursos Referentes de la narración oral Salud Textos Tradición Oral Viaje a…

Hablemos de libros y de cuentos, Literatura, Narración oral, Nota

Llega la Maratón Nacional de Lectura 19° Edición

Fundación Leer se prepara para una nueva edición de la 19.a Maratón Nacional de Lectura

Cada mes de Septiembre en Argentina llega la invitación para participar de la Maratón Nacional de Lectura dónde narradores, libros, autores, ilustradores, docentes, bibliotecarios, niños, jóvenes y adultos nos encontramos para disfrutar de miles de historias. A mi me toca viajar virtualmente hasta el Colegio Inmaculada Concepción en la cuidad de Adolfo González Chaves, en la provincia de Buenos Aires donde nos encontraremos el 24 de Septiembre, al calor de los cuentos. Hace unos años los visité personalmente, esta vez lo haré a través de las ventanitas de la virtualidad. Estoy feliz… Pero les cuento un poco más de este evento nacional, porque quizá también ustedes se pueden anotar para participar. ¡Suerte!

El 24 de septiembre llega una nueva edición de la Maratón Nacional de Lectura de Fundación Leer. Todo está preparado para que chicos y chicas de todas las edades puedan disfrutar, desde sus instituciones o desde sus hogares, de talleres y actividades con autores, ilustradores y referentes del mundo de la literatura. También encontrarán libros digitales gratuitos para todos los gustos.

Fundación Leer presenta una nueva edición de la Maratón Nacional de Lectura: será el próximo 24 de septiembre bajo el lema Relatos se oyen al pasar. La literatura en boca de todos. Una nueva celebración para comunicar la importancia de la lectura en la formación de niños y niñas.

En esta renovada edición, chicos y chicas podrán acceder de forma gratuita a una plataforma virtual, segura y de fácil uso, donde encontrarán una dinámica agenda de actividades con reconocidos autores e ilustradores. Cada institución participante podrá organizarse para que los chicos y chicos disfruten de todas las propuestas generando instancias tanto presenciales como virtuales.

Las instituciones –escuelas, centros comunitarios, centros de salud, entre otras- que se sumen a la Maratón podrán acceder a más de 100 libros digitales en línea de los más reconocidos autores y editoriales que estarán disponibles para leer durante toda la semana del 24 de septiembre.

¿Cómo participar? Las instituciones interesadas en ser parte de esta gran celebración ya pueden inscribirse en: https://t.co/spNM93QTd7

Al registrarse, recibirán una Guía de Actividades y días antes de la Maratón un link para conectarse a las actividades virtuales.

En 2020, más de 10.000 instituciones se sumaron a la Maratón. Este año, Fundación Leer ya comenzó a prepararse para potenciar lo mejor de esta celebración y acompañar a las instituciones en este camino.

Espero tus comentarios si llegas a participar. Estoy segura que será una fiesta de la palabra.

Puntuación: 1 de 5.

Arte Arte al narrar Bebés Bibliotecas Buenas historias Canal de YouTube Capacitación Claves para COVID-19 Cuentacuentos Cuentos Cuentos de humor Cuentos en pantallas cuentos populares Cuidado Vocal cursosonline Decálogo Emilce Brusa Encuentros de cuentacuentos Entrevistas Festival de narración Festivales Internacionales Fonoaudiología Higiene vocal Historia Familiar Lectura en voz alta Leyendas Libros Libro Álbum Literatura Literatura Infantil y Juvenil Mis cuentos Mis escrituras Narración oral narración oral escénica Primera Infancia Primeros libros Programa de radio Qué narrar? Recursos Referentes de la narración oral Salud Textos Tradición Oral Viaje a…

Narración oral, Nota

Narración oral – La palabra.

El lenguaje, la palabra

Cuando el hombre primitivo descubrió la palabra se liberó del gran silencio de la materia. El lenguaje verbal ha sido el primero que unió a las personas entre sí que separó el sujeto del predicado y le dio a los seres humano, conciencia de existir. El lenguaje nos define, nos humaniza. La palabra ha sido siempre un espacio de la imaginación y de la memoria colectiva. Y el contar formó parte del territorio de la vida.

Los cuentos de tradición oral y los cuentos de hadas, perduraron como materia vital preservada en la destrucción del tiempo. El asombro y la embriaguez concurrieron cada vez que un escucha oyó aquellos cuentos mágicos que alguien le contaba. La recuperación de esas historias y el hecho de que hayan perdurado se los debemos a todos aquellos que, teniendo un tesoro en su cabeza, supieron relatarlo a viva voz y traducirlo aquí y allá para que otros lo recogieran. Las historias se han armado con cosas que uno cree haber olvidado y que la memoria de todos rescata para que la imaginación del oyente trabaje. Al escucharlas hoy seguimos sintiendo una devolución asombrosa de esa otra vida distinta a la que vivimos, y que no nos resignamos a no tener.

En el corazón de toda la tradición oral bulle una inconformidad muy humana; late un deseo. Contar, narrar a otros, meternos mar adentro, para decirnos que no estamos solos. En el vertiginoso y complicado desafío que hemos viniendo viviendo con la llegada del Covid-19, la narración nos ha ayudado a resistir; la memoria, esencia profunda de lo que somos, así lo demuestran quienes se han re-inventado para seguir contando, narrando. Quiero decirles dos cosas que leí, referidas al tema de la narración oral. Una es que, Orfeo, la palabra no se doblega, canta en la boca muerta y la otra pertenece a Ibseny, dice: golpeando por el martillo el mineral insensato se a puesto a cantar.

Cantemos, contemos porque la vida está llena de palabras, llena de historias. Busquemos la pasión por contar.

Para terminar quiero compartirles el prólogo del libro de Nacer Khemir, «El cuento de los contadores de cuentos». Escrito por Rodolfo Gil Grimau

Barcelona, Crítica. 1987

Puntuación: 1 de 5.

Arte Arte al narrar Bebés Bibliotecas Buenas historias Canal de YouTube Capacitación Claves para COVID-19 Cuentacuentos Cuentos Cuentos de humor Cuentos en pantallas cuentos populares Cuidado Vocal cursosonline Decálogo Emilce Brusa Encuentros de cuentacuentos Entrevistas Festival de narración Festivales Internacionales Fonoaudiología Higiene vocal Historia Familiar Lectura en voz alta Leyendas Libros Libro Álbum Literatura Literatura Infantil y Juvenil Mis cuentos Mis escrituras Narración oral narración oral escénica Primera Infancia Primeros libros Programa de radio Qué narrar? Recursos Referentes de la narración oral Salud Textos Tradición Oral Viaje a…

Mis propios cuentos

Un cuento de Emilce Brusa

Ilusión

Relato de la serie FotoNarrativa. A partir de una foto he escrito la historia.
Foto del relato: Ilusión

Alba acababa de cumplir los treinta y ocho y no encontraba el amor. Lo buscaba en distintos espacios, hasta en los más raros e insólitos, pero nada, no aparecía ningún hombre en su vida. Una prima lejana le aconsejó que consultara con una bruja, bueno, en realidad con una señora que leía  la borra del café. Alba se resistía, no creía en esa cosas. Pero los días, los meses pasaban y ella seguía sola. Todas sus amigas ya estaban en pareja, hasta algunas tenían varios hijos. Ella quería encontrar a alguien para compartir su vida, estaba harta de ser la solitaria, la solterona, la tía postiza de los niños de sus amistades.

Una mañana mientras tomaba su café, cómo lo hacía siempre, se acordó de la conversación de aquel día y se decidió. Total, ¿Que tenía que perder? ¿Y… si ganaba?¿Por qué tener miedo? Agarró el celular, buscó entre sus contactos el teléfono de esa parienta lejana y llamó.

    —Hola —la voz ronca de su familiar sonó del otro lado.

    —Si! ¿Juanita? Soy Alba. ¿Cómo estás?

    —Ah, hola, bien, muy bien. ¡Qué sorpresa!  Y… ¿Vos? ¿Todo bien?

   —Acá ando, no tengo mucho que contar…Pero.. Bueno en realidad te llamo para pedirte algo.

    —¿Qué necesitas?

   —Vos la otra vez me hablaste de alguien que lee la borra del café. ¿Te acordás?  Me podrías pasar su número.

   —¡Sí, claro! Es excelente, no sabés, hasta ahora todos los que la han consultado han quedado chochos. Bueno te paso el contacto por whatsApp así te queda para siempre.

   —Buenísimo. Gracias Juanita. Te mando un abrazo y espero verte pronto. —No era verdad, ella no tenía ninguna intención de verla pronto.

   —Yo también… dale. ¡Mucha suerte! Y espero que me cuentes como te fue cuando nos encontremos…  o me llamas ¿Sí?. Quiero estar al tanto. Bueno Alba. Que sigas bien. Chau.

   —Chau, gracias. —Y cortó.

El mensaje de WhatsApp le llegó enseguida. Agendó el nuevo número y a la tarde llamó. Estaba ansiosa, un poco nerviosa, nunca había hablado con una vidente. Era raro. Pero ya estaba jugada.  “No pierdo nada”, se decía para calmarse y convencerse al mismo tiempo.

*****

Marlen, la mujer que hacía cafeomancia, la citó un jueves a las 19 hs en un barrio alejado de la ciudad, pegado a un arroyo. 

Alba llegó con un poco de miedo, tocó el timbre en esa casa despintada y espero. Escuchó los ladridos de unos perros y el sonido de la llave al girar, entonces se abrió la puerta. Delante de ella vio a una señora de unos setenta y pico con una túnica de seda y un turbante en la cabeza. Alba no sabía si reírse o salir corriendo para volver a su casa. Pero la mujer le tomó la mano y la hizo entrar. Inmediatamente la llevó a un cuarto que olía a sahumerio viejo mezclado con olor a humedad y la hizo sentar en una silla al lado de una mesa redonda de madera. La vio salir y volver a entrar con una bandeja plateada, sobre ella traía una taza y una  cafetera de porcelana. Se sentó del otro lado de la mesa y le sirvió el café. Le pidió que lo bebiera y Alba obedeció, el café sabía a quemado, estaba espeso y amargo. Luego dio vuelta la taza sobre el platito de porcelana mientras recitaba algo con los ojos cerrados. Alba no terminaba de entender qué decía esa señora. Empezó a transpirar pero se quedó ahí, observando expectante. Cuando Marlen terminó el mantra, dio vuelta la taza y empezó a leer.

   —Veo un campo donde hay un gran árbol rodeado de animales…  Caballos. muchos caballos y un ojo de un hombre que está observando, te está viendo, Alba. ¡Sí! Está más cerca de lo que vos crees. Tenés que ir vos por él. Te está esperando. 

Esas fueron las palabras. La visita le salió más cara de lo que pensaba… pero bueno, si era para encontrar al amor de su vida, valía la pena pagar lo que sea.

Se fue manejando pensando en lo que le había dicho Marlen y en  los billetes que dejó en esa casa. 

Desde ese día Alba inició su búsqueda  por Google. No dejó de marcar en su calendario cada fiesta rural  o festival de campo. Comenzó la peregrinación por diferentes pueblos y pueblitos. Todos los fin de semana no dejó de preparar el bolso y salir a un lugar distinto por toda la provincia de Buenos Aires. Todavía no encontró ese ojo que la busca… pero ella no pierde las esperanzas. Mientras tanto ha conocido lugares maravillosos, comido asados exquisitos y ya es una experta en caballos.

Autora: Emilce Brusa

Puntuación: 1 de 5.

Arte Arte al narrar Bebés Bibliotecas Buenas historias Canal de YouTube Capacitación Claves para COVID-19 Cuentacuentos Cuentos Cuentos de humor Cuentos en pantallas cuentos populares Cuidado Vocal cursosonline Decálogo Emilce Brusa Encuentros de cuentacuentos Entrevistas Festival de narración Festivales Internacionales Fonoaudiología Higiene vocal Historia Familiar Lectura en voz alta Leyendas Libros Libro Álbum Literatura Literatura Infantil y Juvenil Mis cuentos Mis escrituras Narración oral narración oral escénica Primera Infancia Primeros libros Programa de radio Qué narrar? Recursos Referentes de la narración oral Salud Textos Tradición Oral Viaje a…

Hablemos de libros y de cuentos, Literatura, Reseña de libros de todo tipo

Viajar en libros

Les propongo hacer un viaje a través de la magia de la literatura, salir a la aventura sin abrocharnos el cinturón de seguridad pero con toda la emoción que provoca salir a conocer lugares nuevos, o no tan nuevos… ¿Vamos? ¿Me acompañas?

Hay cientos, miles de libros de viaje, pero no todos tienen el poder de hacerte viajar de verdad, sin mover ni un músculo (excepto los oculares, claro). Viajar, me gusta mucho, pero cuando no se puede, (como desde hace más de un año a causa de la pandemia, solo he viajado a través de la virtualidad y la verdad que extraño el preparar valijas, bolsos y mochilas) intento mantener la mente alejada con alguno de estos libros de viajes.

Te voy a compartir tres historias que podrás descargar para leer cuando tengas ganas: una para adultos, otra para jóvenes/adolescentes y una última para los más pequeños. Espero que las disfrutes y por qué no, lo puedas adaptar para poder narrarlos en tus próximas presentaciones.

Las ciudades invisibles – Italo Calvino –

Es un escritor italiano (bueno en realidad, nació en Cuba) pero vivió desde su infancia en Italia. El libro comienza así: «En Las ciudades invisibles no se encuentran ciudades reconocibles. Son todas inventadas», pero no te sientas engañado: ¿hay mejor viaje que el que podemos inventar con nuestra mente?

Gracias a este libro, Calvino te mostrará lugares donde ya estuviste (aunque no lo sepas hasta ese momento), otros donde te encantaría ir y otros que no querrás pisar jamás. Lleno de simbología y enigmas, es una de aquellas lecturas que no son para una vez… En cada nueva lectura puede que descubras (o entiendas) algo diferente. Y ya para rematar la fantasía, el protagonista y narrador es el mismísimo Marco Polo. Vamos, un libro que te va a encantar.

La vuelta al mundo en 80 días – Julio Verne –

Todo un clásico de Julio Verne que no pasa de moda. Cuenta las aventuras de Phileas Fogg, que apuesta a que es capaz de recorrer el mundo en tan solo 80 días, y para demostrarlo emprende su viaje en compañía de su mayordomo. Un trayecto que le llevará por un sinfín de países a los que llegará en distintos medios de transporte. A pesar de ser un libro que data de finales del siglo XIX, los jóvenes disfrutarán de cada uno de los contratiempos del viajero, y además conocerán los distintos monumentos característicos de cada uno de los lugares que visita

La vuelta al mundo – Javier Villafañe –

Un magnífico libro de Javier Villafañe (1909-1996): La vuelta al mundo, es la aventura de un niño intrépido a bordo de su triciclo y las aventuras que corre acompañado por un inmenso zoológico imaginario. Una historia que juega con las acumulaciones de personajes, disparates y toda la magia del magnífico Villafañe que nos muestra el poder que tiene la imaginación.

Ya ves que para ‘viajar’ sin salir de la cuarentena no hace falta abrocharse el cinturón ni poner el respaldo del asiento recto, solo hace falta descargar un buen libro y disfrutar.

Puntuación: 1 de 5.

Arte Arte al narrar Bebés Bibliotecas Buenas historias Canal de YouTube Capacitación Claves para COVID-19 Cuentacuentos Cuentos Cuentos de humor Cuentos en pantallas cuentos populares Cuidado Vocal cursosonline Decálogo Emilce Brusa Encuentros de cuentacuentos Entrevistas Festival de narración Festivales Internacionales Fonoaudiología Higiene vocal Historia Familiar Lectura en voz alta Leyendas Libros Libro Álbum Literatura Literatura Infantil y Juvenil Mis cuentos Mis escrituras Narración oral narración oral escénica Primera Infancia Primeros libros Programa de radio Qué narrar? Recursos Referentes de la narración oral Salud Textos Tradición Oral Viaje a…

Narración oral, Nota, Referentes de la narración oral

Ana Padovani

Referentes de la narración oral – Narradora Argentina

Si vives en Argentina seguro has escuchado hablar de la narradora Ana Padovani . Ella imparte talleres donde realiza la supervisión artística a narradores y espectáculos de narración oral escénica. Es miembro de la comisión organizadora de los “Encuentros de narración oral” que se realizan en la Feria del Libro de Buenos Aires y donde coordina el “Espacio de narración de cuentos” en dicha Feria. Una verdadera referente con una basta trayectoria. He tenido la posibilidad de conocerla a través de sus libros, participando en los «Espacios de narración de cuentos» en la Feria del Libro de Buenos Aires y en alguna despedida de fin de año, organizada por otra gran maestra Maryta Berenguer. También nos hemos cruzado dando talleres en Universidad Nacional de General Sarmiento, dentro del XVIII Encuentro de Bibliotecas del Noroeste del Conurbano Bonaerense, organizado por la UByD. ¡Comencemos!

Ella es Ana Padovani

Pequeña biografía

Ana es Maestra, Profesora de Música y Lic. en Psicología. Su vocación por el arte la llevó a encontrar en la narración de cuentos la manera de reunir sus intereses y búsquedas. Siendo una de las pioneras de este arte en la Argentina, en el año 1989 viajó a Francia donde se nutrió con sus más destacados narradores.

Representó a la Argentina en los festivales de narración de Río de Janeiro y San Pablo (Brasil), Montevideo (Uruguay), Guayaquil (Ecuador), Sicilia (Italia), Tenerife (Islas Canarias), Huesca, Valencia, Segovia y Almagro (España), donde fue invitada al Festival de Teatro Clásico. Participó con sus espectáculos para niños y adultos, actuando entre otros en el teatro “El Arbolé”  (Zaragoza) y Biblioteca Nacional de Zaragoza y en la Sala “Cuarta pared” y “Casa de América” (Madrid).

Ha recorrido casi todo el país dictando talleres y realizando espectáculos que fueron presentados entre otros en los siguientes espacios:
Teatro Nacional Cervantes (Buenos Aires), Teatro Municipal General San Martín (Buenos Aires), Teatro Presidente Alvear (Buenos Aires), Teatro Regina (Buenos Aires), Biblioteca Nacional (Buenos Aires), Centro Cultural Recoleta(Buenos Aires), Centro Cultural de la Cooperación (Buenos Aires), Complejo Cultural “La Plaza” (Buenos Aires), Dirección de Bibliotecas de la Ciudad de Buenos Aires (Buenos Aires), Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (Buenos Aires), Museo MALBA (Buenos Aires), Museo del Libro y de la Lengua (Buenos Aires), Museo Histórico Nacional (Buenos Aires).

Ana dice: «Contar cuentos es un arte», y abre preguntas:

Al finalizar el capítulo 1: Planteos iniciales de su libro Contar cuentos , expresa: «¿Se puede aprender a narrar?¿Cómo lograrlo?¿Se puede transmitir? Se puede aprender en la medida en que ello supone un descubrimiento personal. Por esto es necesaria la búsqueda, la reflexión y la práctica que llevan a desarrollar esta actividad brindándose a los demás desde la más íntima verdad que es lo que realmente se percibe y agradece, más allá de las dotes naturales que se posean. Según esto podría pensarse que no es casual que sean las figuras del anciano de la tribu o del abuelo, la de los contadores de cuentos por antonomasia. Parecería que la sabiduría y el conocimiento que dan los años son garantías de excelencia. Sin embargo, ese pensamiento también podría llegar a ser prejuicioso y, por tanto, limitativo, si no se tiene en cuenta que aunque la edad cronológica da mayor cúmulo de experiencias, de nada valdría si no se mantiene la capacidad de asombro y la creencia en las fantasías, actitudes ambas propias de la infancia, las que no admiten límites cronológicos. Lo único necesario es tener un corazón de niño, tanto para el que cuenta como para el que escucha, para poder instaurar ese instante único de creencia en la ficción». (Padovani, A. (Parte I Reflexiones y conceptos). (2012). Contar cuentos. Editorial Paidós.)

Premios que ha recibido en su trayectoria

– “Pregonero a Narrador”, Fundación El Libro, (Buenos Aires, 1995).
– “Mención de Honor al Mejor Libro de Educación”, por su libro “Contar cuentos”, Fundación El Libro, (Buenos Aires, 1999).
– “ACE” (Asociación Cronistas del Espectáculo), por el espectáculo “La Voz del Terror”, (Buenos Aires 2001).
– “ACE”, Nominación por el espectáculo “Querida Niní”, (Buenos Aires, 2003).
– “Trayectoria artística”, (La Habana, Cuba, 2008).
– “Argentores”, participación en el programa “Bicentenario” en Radio Nacional AM (interpretando los personajes de Catita y Pepe Arias en un micro diario), Buenos Aires, 2010.
– “Festival Prix Jeunesse Iberoamericano”, Mención Especial, serie “Cuentos para no dormirse” de Canal Encuentro, (San Pablo, 2011).
– “Trayectoria artística”, Círculo de Cuentacuentos, (Buenos Aires, 2012).
– “Teatro del mundo” Nominación en la categoría Ensayo, por su libro “Escenarios de la narración oral”, (Buenos Aires, 2014).
– «Tributo al Mérito», (Buenos Aires, 2014).
– Festival «Te doy mi Palabra» , (Buenos Aires, 2014).

Sus espectáculos

  • Mil y un cuento. Para niños, adolescentes, adultos. El repertorio se organiza en función de la edad y el ámbito en el que se presenta.
  • Los zapatos de contar. Para niños. La propuesta es entretener, divertir y emocionar, entrando en el mundo de la fantasía a través del juego, acercando a los niños al siempre vigente placer de escuchar cuentos. El repertorio incluye cuentos tradicionales y de autores como Enrique Banchs, Laura Devetach, los hermanos Grimm, Graciela Montes, Ana María Shúa, Tony Ungerer, Ema Wolf, ente otros. Se realizan juegos, adivinanzas y canciones acompañadas con laúd.
  • Clásicos de terror y humor. Para adolescentes y adultos. Es mérito de este espectáculo lograrlo sin recurrir a la violencia de las imágenes visuales, sino a la sutileza y el escalofrío al que pueden llevar los grandes autores del género como Poe, Lovecraft y Jacobs, entre otros. El humor es la llave utilizada para entrar y salir de estas fuertes emociones tal como lo practican, entre otros, sus reconocidos cultores Woody Allen y Niní Marshall.
  • Julio para armar. En el año 1994, a veinte años de la muerte y noventa del nacimiento de uno de los más grandes escritores argentinos, este espectáculo le rindió homenaje al ponerle «voz a la letra». Este espectáculo fue presentado en la Sala «Raúl González Tuñón» del Centro Cultural de la Cooperación, con dirección de Luciano Cáceres y música en vivo de Malena Graciosi. Conformaron el mismo diversos textos en el que, como en un juego, se componía su variado y rico perfil. Los textos transitados proponían un recorrido por una literatura sorprendente, plena de humor, de ironía y de suspenso.
  • Vida y milagro de Niní Marshall. Para adultos y adolescentes. En este espectáculo Ana Padovani hace un recorrido por la vida de Niní Marshall, narrando sus  ilusiones, sus amores, sus vicisitudes, el exilio y el triunfo de esta mujer, que en una época impensable logró, gracias a su talento y su espíritu batallador, imponer la calidad de su trabajo y convertirse en el mito que llega hasta nuestros días. Interpreta a sus más recordados personajes: Cándida, Catita, La Niña Jovita, Belarmina, Doña Pola y Mónica.
  • Un toque de Jrein. Para adultos y adolescentes. Una selección de tono tierno y humorístico que conlleva siempre alguna reflexión y la invalorable virtud del pueblo judío: saber reírse de sí mismo. Este espectáculo se enmarca en las peculiaridades de dicho humor, que ha sido cultivado por destacados autores de la literatura universal, judíos y no judíos. Incluye cuentos de Sholem Aleijem, Woody Allen, Dan Greenburg, Ephraim Kishom, junto con Roberto Fontanarrosa, Leo Masliah y Wimpi, entre otros.

Sus libros que no podes dejar de leer

_ Contar cuentos, desde la práctica hacia la teoría. (1999) Editorial Paidós. (Va por su 8ava edición)

_Escenarios de la narración oral. (2014) Editorial Paidós.

Además publicó el casette “Cuentos para contar”.

Los CD “Clásicos de terror y suspenso» y “El ave maravillosa”.

Hasta aquí un poco de esta maravillosa narradora. Si quieren conocer más de su recorrido artístico, les dejo este link http://anapadovani.com.ar/?page_id=331 y si les interesa saber de sus talles aquí le dejo su mail info@anapadovani.com.ar

*Algunos datos fueron tomados del sitio web http://anapadovani.com.ar/

Puntuación: 1 de 5.

Arte Arte al narrar Bebés Bibliotecas Buenas historias Canal de YouTube Capacitación Claves para COVID-19 Cuentacuentos Cuentos Cuentos de humor Cuentos en pantallas cuentos populares Cuidado Vocal cursosonline Decálogo Emilce Brusa Encuentros de cuentacuentos Entrevistas Festival de narración Festivales Internacionales Fonoaudiología Higiene vocal Historia Familiar Lectura en voz alta Leyendas Libros Libro Álbum Literatura Literatura Infantil y Juvenil Mis cuentos Mis escrituras Narración oral narración oral escénica Primera Infancia Primeros libros Programa de radio Qué narrar? Recursos Referentes de la narración oral Salud Textos Tradición Oral Viaje a…

Claves para, Narración oral, Nota, Sección:Consejos y prácticas

Tipos de narradores

Narrar es contar. El narrador es quien cuenta la historia. pero, ¿Quién es…?

El narrador no es un personaje. El narrador tiene la misión de contar la historia desde él, con su voz, sus gestos, su mirada. Un narrador cuando se enfrenta ante un texto puede decidir cómo contar esta historia. ¡¿Cómo?! Teniendo en cuenta los diferentes tipos de narrador según la información de que dispone, para contar la historia y del punto de vista que adopta. Para ello debe «Reescribir la historia» desarmarla para volver a armarla.

Repasemos:

Tipos de narrador:

DE 3ª PERSONA
NARRADOR OMNISCIENTTE ( que todo lo sabe). El narrador omnisciente es aquel cuyo conocimiento de los hechos es total y absoluto. Sabe lo que piensan y sienten los personajes: sus sentimientos, sensaciones, intenciones, planes…


NARRADOR OBSERVADOR. Sólo cuenta lo que puede observar. El narrador muestra lo que ve, de modo parecido a como lo hace una cámara de cine.

DE 1 ª PERSONA
NARRADOR PROTAGONISTA. El narrador es también el protagonista de la historia (autobiografía real o ficticia).

NARRADOR PERSONAJE SECUNDARIO. El narrador es un testigo que ha asistido al desarrollo de los hechos.

DE 2 ª PERSONA
El narrador HABLA EN 2ª PERSONA. Crea el efecto de estar contándose la historia a sí mismo o a un yo desdoblado.

********

Ejemplos:

3ª Persona: Narrador omnisciente


La mañana del 4 de octubre, Gregorio Olías se levantó más temprano de lo habitual. Había pasado una noche confusa, y hacia el amanecer creyó soñar que un mensajero con antorcha se asomaba a la puerta para anunciarle que el día de la desgracia había llegado al fin.

3ª Persona: Narrador observador


Luego se habían metido poco a poco las dos y se iban riendo, conforme el agua les subía por las piernas y el vientre y la cintura. Se detenían, mirándose, y las risas les crecían y se les contagiaban como un cosquilleo nervioso. Se salpicaron y se agarraron dando gritos, hasta que ambas estuvieron del todo mojadas, jadeantes de risa.

1ª persona: Narrador protagonista

 Me niego a corresponder, a representar el papel de esposa de alto status, que esconde su cansancio tras una sonrisa, lleva la batuta en conversaciones sin fuste, pasa bandejitas y se siente pagada de su trabajera con la típica frase: Has estado maravillosa, querida.

Narrador en 2ª persona

Ahora él le apartaba los cabellos con la mano y Teresa bajó los ojos. La mano […] se posó luego en el cuello de la muchacha, presionando levemente la nuca. […] (Mal lo estás haciendo muy mal, ignorante […])
– Es lo normal. -Le acariciaba los cabellos, la línea suave de los hombros, la nuca-. Es tan fácil quererte, tan sencillo. Lo más sencillo del mundo. Eres bonita, inteligente…
– Pero, ¿qué dices?
– Pues eso, que estás hecha para que te adoren (mal, muy mal, desgraciado, ¿qué te pasa?). Eres un ángel.
Sus cuerpos se tocaron. Teresa seguía con los ojos bajos.
Observa el uso de la segunda persona en los paréntesis, en los que el personaje habla consigo mismo

Y ahora a practicar

Te dejaré un fragmento de un texto para que realices el siguente ejercicio: Transcríbelo cambiando el punto de vista del narrador. Cambiando las personas que narran la historia. Cuenta este fragmento en la 1°Persona, luego la 2° y finalmente narralo en 3° persona. Observa en cuál te sientes más cómodo. ¿Qué sucede con el texto? ¿Qué sucede con vos al narrar en las diferentes voces? ¿Cúal te parece mejor? ¿Cúal es el que transmite más? ¿Se entiende lo que estoy contando?


Fue entonces cuando se torció el tobillo […] Cayó en mala posición: el empeine del pie izquierdo cargó con todo el peso del cuerpo. Al pronto sintió un dolor agudísimo; pensó que se había roto el pie. Con alguna dificultad, sentado en el césped, se quitó la zapatilla y el calcetín, comprobó que el tobillo no estaba hinchado. El dolor amainó en seguida, y Mario se dijo que con suerte el percance no revestiría mayor importancia. Se puso el calcetín y la zapatilla; se incorporó; caminó con cuidado: una punzada le desgarraba el tobillo.

Y para terminar, toma un texto que ya tengas en tu repertorio y juega a cambiar el punto de vista del que cuenta. Quizá puedas contarlo desde la voz de un personaje secundario, o en primera persona, narrador protagonista. O bien en tercera persona desde el punto de vista del narrador observador. Juega, anímate a crear tus cuentos narrados en algo própio. Busca siempre tu voz.

Si tienes tiempo y ganas escríbeme abajo en los comentarios, para saber qué tal ha resultado tu práctica. Gracias! Te leo!!

Puntuación: 1 de 5.

Arte Arte al narrar Bebés Bibliotecas Buenas historias Canal de YouTube Capacitación Claves para COVID-19 Cuentacuentos Cuentos Cuentos de humor Cuentos en pantallas cuentos populares Cuidado Vocal cursosonline Decálogo Emilce Brusa Encuentros de cuentacuentos Entrevistas Festival de narración Festivales Internacionales Fonoaudiología Higiene vocal Historia Familiar Lectura en voz alta Leyendas Libros Libro Álbum Literatura Literatura Infantil y Juvenil Mis cuentos Mis escrituras Narración oral narración oral escénica Primera Infancia Primeros libros Programa de radio Qué narrar? Recursos Referentes de la narración oral Salud Textos Tradición Oral Viaje a…