Narración oral, Nota

20M * Día Internacional de la Narración Oral

El placer de escuchar a alguien que nos cuenta una historia y nos abre la puerta del maravilloso mundo de los cuentos… también tiene su propia celebración. El 20 de marzo es el Día Internacional de la Narración Oral.

Un poco de su historia de su nacimiento

Esta iniciativa surgió en Suecia, “Alla berattares dag” (El día de los cuentacuentos), en 1991, y con el pasar de los años se han venido sumando cada vez más países. 
Se trata de que la mayor cantidad posible de narradores cuenten historias en todo el mundo, en todos los idiomas, durante todo el día y la noche.
Cada año hay un tema sugerido para los cuentos. Estos son algunos de los que se han propuesto: pájaros, puentes, la luna, el nómada, los sueños, vecinos, luz y sombra, y el agua. 

Cada país, cada Asociación de Narración Oral o narrador/a lo hace a su manera, pero hay un tema común a todos que se decide anualmente a través de un grupo de Facebook. El tema de este año es el siguiente: Viajes.

Hoy si recorres las redes sociales, encontrarás muchos narradores contando sus cuentos en diferentes estilos, con sus inigualables voces. Dado que seguimos atravesando la pandemia del Covid -19, y la gran mayoría de los narradores no pueden encontrarse cara a cara con el público porque no hay muchos encuentros presenciales, por lo menos aquí en Argentina es así. Pero eso no nos detiene porque sí hay encuentros virtuales y a montones!! Por eso reitero que recorras y des vueltas por los distintos grupos de Facebook o que visites Instagram porque hoy celebramos desde cada lugar del mundo el 20M 2021!

Narración oral, el mejor espectáculo

Los espectadores suelen sorprenderse por la facilidad con que un buen narrador se expresa, porque la comunicación que se establece con él, es muy directa.

El narrador oral se expone cuando actúa: es él, sin otra máscara que su cuento. Es vulnerable. Es el cuentero al que acude al público para luego llevárselo con él. Eso genera una  fuerte conexión, una especie de “querer ir hacia el narrador”.

La oralidad tiene una ventaja sobre la lectura, y es la capacidad de contextualizar, de incorporar a quienes escuchan en el discurso. Incluso quienes no han escuchado nunca cuentos en seguida se sienten cómodos haciéndolo.

La palabra “cuentacuentos” está más relacionada con los cuentos infantiles. Los niños se introducen en las historias directamente, de una manera más intuitiva.

Qué hace un narrador

  • Siente una curiosidad sin límites hacia todo lo que tenga que ver con el ser humano y sus emociones.
  • Tiene una exquisita memoria para retener lo importante, lo que reforzará sus  argumentos e historias.
  • Usa técnicas de captación de atención. Es necesario enganchar rápidamente al espectador. Una vez conseguido eso, el público  no puede despegarse de la historia. Ahí comienza la magia».
  • Un respeto infinito por el lenguaje, la voluntad de usar cada palabra con propiedad para que lo transmitido se ajuste lo máximo posible a lo pensado.
  • Habilidad para leer la atención del público: para saber si está entendiendo y qué necesita recibir en cada momento.
  • La capacidad de escuchar al otro.
  • Técnicas generales de exposición oral como estructuración del contenido, gestión de los puntos álgidos del discurso, claridad, entre otros.
  • Una actitud positiva.

Desde Voz y cuento – Arte al narrar les deseo un Feliz Día para todos los narradores orales o cuentacuentos  que dedican buena parte de su vida y sus esfuerzos a relatarnos maravillosas historias. Además los invito a enviarme al siguiente mail: vozycuentos.artealnarrar@gmail.com tu cuento de “Viajes” para subirlo al Canal de YouTube y ser parte del festejo del 20M 2021.

Puntuación: 1 de 5.

Narración oral, Nota, Referentes de la narración oral

Las mujeres en la narración oral

Llegamos a un nuevo 8 de Marzo y en esta fecha quiero realizar una nota sobre ellas. Una visión y reconocimento a las mujeres narradoras pioneras de este arte. De este oficio de hilar palabras. De mujeres que narran con pasión a viva voz.

Estudiar el origen de la narrativa oral significa necesariamente la exploración de conceptos orales, que fue desarrollada por Paul Sebillot en 1881. Primero habló sobre el concepto de literatura oral. Cuentos, canciones, refranes y otras expresiones de la herencia oral tradicional. Fue  Sebillot quien además de utilizar por primera vez  la expresión literatura oral, mencionó  la importancia  de las mujeres en la transmisión de la cultura popular de tradición oral. Cristina Lavinio (2017) mencionó a Paul Sebillot en su “Narrativa oral femenina”, en referencia a un artículo publicado por la autora en 1892 en el que comentaba La popularidad de las narrativas femeninas y la importancia de las versiones de cuentos populares: la literatura oral pasa por la boca de las mujeres tiene encanto e inocencia, a veces una forma de felicidad, mientras que el contacto masculino es menos frecuente.Casi todos los grandes coleccionistas de cuentos confirman que las mejores y más bellas versiones les son transmitidas por mujeres: el hermano Grimm F. Luzel reconoce que las historias más completas y felices las provocan las mujeres de la ciudad, y es el motivo de la seguridad. Al igual que la forma narrativa, su memoria es mejor que la de los hombres. La larga experiencia de las narradoras de Alta Bretaña lo confirma. Paul Sebillot (Paul Sebillot), Cristina Lavinio (Cristina Lavinio, 2017: 67)

En el desarrollo de la oralidad y en la experiencia de contar historias, de narrar  a viva voz así como en la investigación  sobre estos temas, tanto en las culturas ancestrales, como en la actualidad, las mujeres han tenido y tienen una participación muy activa y cumplen roles protagónicos. 

Las mujeres y la narración oral: del oficio a la expresión artística

Corrían los tiempos de las luchas de las sufragistas y de los acontecimientos que constituyeron el preámbulo para el nacimiento del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Muchas mujeres en distintos lugares de Inglaterra, Norteamérica y en otros países del mundo, desarrollaban  un movimiento importante por  la participación en los procesos electorales, especialmente por su derecho al voto y otros derechos, como los laborales.  En febrero del año 1909, en New York, las mujeres del Partido Socialistade los Estados Unidos, conmemoraron el Día Nacional de la Mujer Trabajadora,  como un homenaje a las trabajadoras textiles que el año anterior habían protagonizado una huelga contra las duras condiciones laborales que sufrían, además de reclamar una mejora salarial y el derecho al voto. Por una parte se vivía la experiencia de las mujeres que lucharon en la calle por la reivindicación de sus derechos como trabajadoras y por su derecho al voto, y por otra parte, las narradoras orales, la educadoras y las bibliotecarias impulsaban la hora del cuento en las aulas, las escuelas y las bibliotecas.

Todas formaban parte de contextos diferentes, pero todas tienen un espacio común que las hermanaba: la conciencia del ejercicio de la palabra. Todas asumieron este ejercicio, unas en la palestra de las calles, en el ágora, en los espacios públicos; otras en los espacios privados del recinto escolar, o en espacios que aunque públicos, siempre se mantenían reservados  a los espacios de la educación y de la experiencia recreativa en ámbitos más bien cerrados. La experiencia de la palabra es asumida por estas mujeres de manera distinta y con objetivos diferentes; unas para conquistar espacios para la igualdad; otras inmersas en las experiencias artística y educativa, sin tener conciencia de los estereotipos de género que podrían reproducir a través de su trabajo escénico o educativo.  El derecho a tomar públicamente la palabra,  históricamente ha sido y sigue siendo un privilegio masculino y se evidencia, entre otros espacios, en el arte de la oratoria; sin embargo, el hecho de contar de viva voz y a través de la expresión gestual y corporal, pareciera que es un territorio en el que las mujeres juegan un papel protagónico.  Quizás porque la narración oral es un oficio artístico, o un tipo de comunicación efímero y carente de legitimación cultural, y porque la experiencia de contar cuentos,  se ha relacionado más con las mujeres que con los hombres, con la educación infantil y con la experiencia del cuidado. A las mujeres se les ha tomado en cuenta como trasmisoras, no como creadoras, y se ve en ellas, un papel bastante pasivo, “ya que para los folkloristas lo interesante era que las mujeres conocieran cuentos y canciones y no, cuáles podían ser los cánones temáticos, estéticos o de estilo de las narradoras”. (Sanfilippo, Atienzar, 2017)

 Ahora bien, en las experiencias de las mujeres a la hora de narrar cuentos, una cosa es la conversación cotidiana, la expresión  de las emociones del día a día, la revelación de los sentimientos, la catarsis que puede producirse a través de  los testimonios presentados en las conversaciones de grupos de mujeres, (incluso militantes en distintos espacios políticos, feministas, comunitarios, en las dinámicas de grupos para  el desarrollo personal y en otros procesos terapéuticos) y otra cosa es asumir el oficio artístico de la narración oral,  como una experiencia esencialmente comunicativa, en la que es vital el papel del público como interlocutor.

Una cosa es cuando las mujeres deciden, en la vida cotidiana, contar cuentos para dormir a los niños y niñas en la vida rutinaria familiar o para compartir experiencias con las abuelas  y los abuelos de la familia y de la comunidad…Otra cosa  muy diferente,  es cuando las mujeres asumen la narración oral como experiencia creativa y artística, que requiere  de un trabajo y una exhaustiva  disciplina, que exige lectura, investigación y observación de diferentes realidades y la aplicación de técnicas específicas a la hora de narrar oralmente y a viva voz en diferentes ámbitos y escenarios.

Las pioneras de la narración oral artística: ni sufragistas, ni feministas, sólo pioneras de la narraciòn oral escénica

 Las mujeres pioneras de la narración oral escénica, no estuvieron vinculadas ni con los movimientos de las sufragistas, contemporáneas de su época,  ni tampoco se acercaron al feminismo y, en este sentido, obviamente  no encontramos ningún aporte feminista; sin embargo, fueron las creadoras de otro movimiento que comienza a establecer las diferencias entre la narración oral tradicional y la narraciòn oral ejercida como un oficio artístico, desarrollada ya no sólo en los espacios privados, sino en espacios públicos, más allá de los espacios escolares, creando  la hora del cuento en las bibliotecas. 

Mencionaremos algunos de los más importantes aportes de estas  pioneras: narradoras orales nacidas entre la mitad, en 1850 y finales del siglo XIX.     

  Mencionaremos en primer lugar a Sara Cone y a Katherine Dunlap, a las dos autoras pioneras que se centran en la experiencia de la narraciòn oral, fundamentalmente en la educación  infantil, las más reconocidas mundialmente, quienes adelantaron reflexiones importantes en cuanto al desarrollo de la técnica en el oficio de contar cuentos dirigidos a niños. Marie Shedlock, Marietta Stockard y Ruth Sawyer, han profundizado el estudio de la narración oral, no sólo investigando sobre sus orígenes y su historia, sino  sobre los temas, a la luz de de sus propias experiencias, estudiando la narración oral como una experiencia artística, indagando sobre el significado de esta experiencia en la vida de los seres humanos que narran y escuchan cuentos y particularmente en la de los jóvenes, de sus propios estudiantes, dictando cátedra y moviendo a la reflexión de quienes las escucharon, las vieron  narrar y, por supuesto, también de quienes las leyeron en su época, aunque debemos reconocer que en la actualidad, son muy pocos los narradores e investigadoras que les leen. De todas ellas, Marietta Stockard, es quien desarrolla a nuestro entender, la propuesta de una técnica más completa, considerando no sólo los pasos que deben tomarse en cuenta para contar cuentos, sino también analizando la estructura del relato y los procesos subjetivos que  vive la persona que narra historias, considerando especialmente, todo el proceso de adaptación. Sin embargo, es muy importante resaltar que más allá del trabajo que cada una realizó como narradora oral, como investigadora,  educadora o bibliotecaria y aunque algunas coinciden en variados aspectos relacionados con la técnica para contar cuentos; otras aportan su compromiso con el arte, por la reflexión que en este sentido pudieron generar en su momento.  Marie Shedlock,  destaca por sus reflexiones  sobre el oficio de narrar desde la simplicidad y Ruth Sawyer,  proclamaba entre otras cosas que para contar había que estar irremediablemente vivos y eso significa la presencia de la pasión y el compromiso por lo que se hace y esto es evidente  en todo lo que hemos referido sobre esta narradora.  Además, Ruth Sawyer,  nos remite a un espíritu libre e inquieto que indaga, que  construye y deconstruye la realidad, a partir de la experiencia literaria y es capaz de plasmarla en la voz y en el gesto. Es importante resaltar el trabajo fundacional realizado por estas mujeres,  entre otras cosas porque, en la actualidad, algunos maestros y maestras en este oficio se han nutrido de sus reflexiones y de la técnica desarrolladas por ellas especialmente; sin embargo, sus aportes específicos, muchas veces no se precisan y casi nunca se les menciona a ellas.

Como ven es una historia larga, con particularidades relevantes y muy significativas en el ejercicio de asumir del derecho a la palabra. Seguramente en otras notas seguiré hablando de este largo camino donde las mujeres han llevado sus voces y por qué no también sus silencios.

Puntuación: 1 de 5.

Entrevistas, Narración oral, Nota

ENTREVISTA AL GRUPO DE NARRACIÓN ORAL – De la A a la Z de Argentina.

Personalmente conozco a algunos, maravillosas personas y excelentes narradores. El 16 de Enero de 2021 se presentaron en el ya clásico ciclo: “CONSTANZA, Especiales de los Sábado”, quedé encantada escuchándolos por Zoom, parecía que desaparecía la pantalla porque me hicieron viajar por sus historias. Al final de la entrevista podrán disfrutar de cada cuento, porque me permitieron compartir el video de Youtube. No se lo pierdan!!

Vamos!

Para comenzar esta entrevista me gustaría que cada uno se presentara y que nos contaran cómo llegaron a la narración oral.

Adela Cárdenas. Soy docente y bibliotecaria por lo que el contar y el leer para niños y adolescentes formaron parte de mi trabajo profesional desde los comienzos. Sin embargo fue el acceso a la tarea de bibliotecaria escolar lo que intensificó ese acercamiento. Seminarios, talleres, cursos, charlas, encuentros con escritores y narradores orales fueron nutriendo esa semilla que había empezado a germinar: la Narración Oral. Después Mar del Plata y el Club de Abuelos Narradores donde los textos eran de autores reconocidos pero en versiones orales… y  siguiendo las vueltas de la vida el taller de Ana Padovani, que nos brindó esta hermosa oportunidad de reunirnos. Y aquí estamos.

Daniel Britto. Una ex novia de la adolescencia me pone en contacto con Víctor Pedro Giménez Vélez quien me invita a una presentación de cuentos en la sala La Clac de Avda. De Mayo al 1100. Esa tarde hubo cuentos por partida doble: Víctor se presentaba junto a Ilda Viñals y a las que después terminaron siendo el dúo Verdevioleta Cuentos Silvina Mennuti y Laura Finguer. Además Silvia Traverso presentaba un libro de su autoría y dos de sus cuentos fueron narrados por Roxana Del Castillo y Fabián Scopa. Quedé tan impactado y conmovido que terminada la función nos acercamos con mi esposa a saludar a los intérpretes y cuando Fabián estrecha mi mano me dice “¿Y vos que esperás para ser narrador?” sin habernos cruzado palabra alguna previamente, como una señal. Salimos del lugar y recuerdo a Constanza diciéndome “el lunes buscamos una escuela de narración”. Me cuentan que se había abierto la inscripción al segundo cuatrimestre de taller de narración a cargo de la señora Ana Padovani en el espacio Brilla Cordelia, mediados de 2012, así entré a este apasionante mundo de la Narración Oral.

Graciela Cagnolo. Entré en el mundo de la Narración Oral por llevar pegadito en mi memoria a Don Ramón Bustos, un tío que no era tío pero lo tratábamos como tal, pascanense (Pascanas, Prov. de Córdoba) arriero, analfabeto que toda su vida hasta los 95 años vistió de gaucho. Él lograba  apaciguar a mis hermanos e hipnotizarme de niña con sus historias de búhos, pumas, tormentas, luces malas, sombras en el arroyo, lunas suspendidas en la copa de los árboles, caballos desbocados por ver fantasmas, de luciérnagas en los bolsillos y tantas otras. Su trono era un trozo de tronco de árbol, nuestras alfombras en aquél piso de tierra de aquél destartalado lavadero, cueros de ovejas, cada uno también tenía su historia y un farol a kerosene iluminaba aquel maravilloso escenario. Cada vez que narro trato de honrar a él y a los profesores y compañeros que con tanta generosidad comparten su arte y me ayudan a seguir creciendo.

Susana Socolovsky. He llegado a la Narración Oral pués estudie en mi juventud en el profesorado de jardín de infantes, en el Instituto Summa, donde se estudiaba como materia Narración Oral con la precursora de la especialidad Dora Etchevarne. Y como paralelamente hacía teatro, todo esto lo usé y disfruté durante toda mi carrera docente. Siempre consideré que la narración era una síntesis perfecta y cada vez me gustaba más. Y por cuestiones personales, no pude realizar cursos mientras trabajaba. La decisión fue que ni bien me jubilara lo haría. Y así fue, me anoté y terminé el curso con Ana Padovani. Donde conocí a cada uno de los integrantes del grupo.

Zulema Gampel. Después de décadas trabajando en el área de la Bioquimica, me jubilé. Ese momento coincidió con la llegada de los nietos, lejos, fuera del país. Y mi determinacion fue la de crear con ellos un vinculo  sin importar la distancia. El vínculo lo encontré en  los cuentos y por ese motivo inicié el curso de Ana Padovani. En ese espacio no solo aprendí y desarrollé el arte y oficio de la Narración Oral, sino que además tuve la fortuna de encontrar un grupo de compañeras y compañeros, de trabajo, de aprendizaje y de vida. 

¿Cómo se formó el grupo? ¿Desde cuándo narran juntos?

El grupo se formó durante el curso con Ana Padovani, y comenzamos como alumnas/os de ella. Empezamos a narrar juntos gracias a la gestión de Ana, que consideraba importante que tuviéramos experiencia práctica, y nos gestionó diferentes espacios. Esto fue el inicio de la conformación del grupo. Que finalizando la cursada, hizo que decidiéramos armarnos como “ex alumnos de Ana Padovani”.  Fue en el año 2012.

¿A quién se le ocurrió el nombre y que significa para ustedes llamarse así?

El nombre surgió ante la presentación del grupo en la Bodega del Café Tortoni, convocadas y convocados por Betty Ferkel donde recibimos su clásico Bautismo de Narradores. Nos solicitó un nombre, y Zulema, viendo que éramos un grupo numeroso (12 integrantes) y que nuestros nombres coincidían con el principio y el final del abecedario, propuso “De La A a la Z.”. Se oficializó, cuando invitados por Mabel Delgado, madrina del grupo, a narrar como a su espacio, en el bar cultural “México Mil500” (actualmente “La Trama”) nos presentó con una frase caracterizando a cada uno de los integrantes por orden alfabético. Dando sentido al nombre. Desde ese momento ha sido Grupo de Narración Oral De la A a la Z”, “nuestra marca registrada”. Ese 19 de octubre de 2013 nos marcó a fuego. Con el paso de los años, varios de los integrantes decidieron seguir por diferentes caminos, pero siempre mantuvimos un afecto especial por cada una y cada uno, como integrantes del grupo. Actualmente “De la A a la Z” está conformado por cinco integrantes cuyos nombres y apellidos aparecen en la primera respuesta de este cuestionario.

¿Qué veríamos en escena en uno de sus espectáculos?

Nuestras presentaciones, se caracterizan, por una variedad de voces, estilos e historias diferentes. Se busca además mantener un hilo conductor que vaya hilvanando cada una de las contadas.

Las historias que cuentan, ¿Cómo las eligen para incorporarlas a sus repertorios propios? ¿Cómo seleccionan los cuentos para cada función? ¿Cómo es preparar los espectáculos? ¿Tienen rutinas, “rituales”?

En general, cada integrante elige libremente el cuento que quiere narrar, lo presenta al grupo, y en función del repertorio se trabaja luego la conexión de la presentación. Cada una de las contadas es trabajada semanalmente participando todas y todos los integrantes. Para eso hemos decidido tomar cursos de perfeccionamiento con diferentes profesores del medio (Ana Padovani, Marita Gagnier, Pedro Parcet, Claudia Stella, Eleonora Cannistraci, Juan José Decuzzi, Laura Finguer y Silvina Mennuti) quienes además de trabajar en el perfeccionamiento del grupo, abarcando diferentes temáticas, se encargaron de supervisar el repertorio de cada uno y asesorarnos en todo lo que se refiere a las diferentes presentaciones mensuales. Además, cada integrante del grupo realizó y realiza cursos de manera individual, y luego, en algunos encuentros se socializan los aprendizajes, para que todas/os puedan incorporar esos nuevos conocimientos. Por otra parte, en cada encuentro para la preparación de la presentación, cada integrante del grupo hace las devoluciones pertinentes sobre el cuento de cada una y de cada uno. Esto, históricamente se ha realizado y realiza con suma responsabilidad, mirada crítica y respeto. Ha sido una de las fortalezas que permitieron la continuidad del grupo.

Cúal es su público favorito? ¿Por qué?

Nuestro público favorito, es el que el colectivo de narradores llama “público genuino”, porque consideramos que es fundamental que esta expresión artística sea conocida y valorada por el público en general. Hemos logrado ese cometido en cada una de esas presentaciones “en vivo”.

¿A dónde los ha llevado la narración oral? ¿Han participado de encuentros o festivales como grupo?

La narración oral nos llevó como grupo a la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires y la Feria del Libro en la localidad de Virrey del Pino (Provincia de Bs.As.), Fundación VITRA Maratón de Lectura, CPI Centro de Psiquiatrías Integradas, bares culturales como La Forja, Café Monserrat, Bonafide Café, LTK, Musetta, Séptimo Arte, Vicente el Absurdo Fonda Club, Lo de Maru, Milo Café, Dulce York de Olivos, Anima Resto-Bar y Seven, ambos de Lanús, Prov. de Buenos Aires. Espacio Cultural “El Marité”, Casa Rodolfo Walsh, participaciones en Hecho en Argentina. Un evento de cuentos con la coordinación artística a cargo de Claudia Stella titulado “Cuando era niño” presentado en Paraje Artesón, en la sala Avatares, en el Centro Cultural Marcó del Pont y en el Teatro El Escape de la localidad de La Plata. ”Cuentos sobre rieles” también en el Marcó del Pont. Presentación del libro “Eterna Clarisa” del escritor Claudio Mamud en el Teatro del Museo Larreta. Muestra en la Subsecretaría de Protección Integral de la Niñez en la localidad de Moreno, (Prov. de Buenos Aires). Teatro Municipal de Lomas de Zamora (Prov. de Buenos Aires). En residencias geriátricas, escuelas y otros.

¿Cómo ven el movimiento de la Narración Oral hoy?

Consideramos que actualmente el movimiento de la Narración Oral ha crecido mucho, y está tratando de organizarse y mostrarse como expresión artística autónoma, tratando que se la conozca y valore como tal. Además, darle la profesionalidad y jerarquía que ésta se merece. Nuestro grupo adhiere al CNOA (Colectivo de Narradores Orales de Argentina).

¿Qué opinan de narrar a través de las pantallas?

La opinión respecto a narrar a través de la pantalla, es también muy individual, cada integrante del grupo tiene sus propias sensaciones, opiniones y todas son valoradas y respetadas. Hay quienes se sienten más cómodos con esta nueva posibilidad y otres no tanto, pero en función de esta realidad, se ha decidido probar con esta modalidad virtual debido a la extensión temporal de esta situación mundial de pandemia.

 Si alguien quiere comunicarse con ustedes ¿Cómo lo hace?

Para realizar nuestras presentaciones, en algunas oportunidades grabada, y la última en vivo, nos reunimos de manera virtual, y realizamos nuestros ensayos, semanalmente como cuando lo hacíamos en vivo. Trabajamos en la búsqueda, el análisis, y preparación del repertorio y después en los nexos y unidad del evento. Cuando consideramos que el material elegido logra un nivel que nos satisface, se graba y sube a nuestra página @narradores.delaaalaz · Comunidad. Cuando todo el grupo estuvo en condiciones de hacer una presentación en vivo, se estipuló fecha, y se decidió hacerlo en el prestigioso espacio “CONSTANZA, Especiales de los Sábados” el pasado Sábado 16 de enero de 2021.

CONSTANZA, Especiales de los Sábados (16 de 1 de 2021) Grupo de la A a la Z

Muchas gracias a cada uno de los integrantes del GRUPO por sus respuestas. Siempre es lindo ver hacia atrás, para ver el camino recorrido, pararse a mirar, para luego pegar el empojón y seguir andando. Gracias por sus historias y por esa unión y respeto que se observa en el grupo. GRACIAS!

Entrevista realizada por Emilce Brusa

Puntuación: 1 de 5.

Hablemos de libros y de cuentos, Narración oral, Narrar a la primera infancia, Nota, Reseña de libros de todo tipo

Reseña de libros

Para inagurar esta nueva sección “Reseña de libros” he elegido uno que esta en mi biblioteca acompañándome desde el siglo pasado, si así, como leen. Sus páginas están amarillentas y gastadas de cada relectura, tiene algunas hojas sueltas, también algún que otro papelito marcando la página que seguro deseo volver a leer en otro momento y subrayados con lápiz de grafito y lápices de colores, porque a pesar que lo he comprado en el año 1986 sigue vigente hasta hoy.

El arte de narrar – Un oficio olvidado de Dora Pastoriza de Etchebarne

Primero quiero presentarles a su autora.

Nacida en 1917, Dora Pastoriza de Etchebarne realizó un trabajo incansable dentro de la pedagogía de todos los niveles de enseñanza, centrándose fundamentalmente en la valoración de la palabra, el desarrollo de la literatura infantil y la narración oral.

     Doctora en Filosofía y Letras por la Universidad de Buenos Aires, le dio un impulso sin igual a la incorporación de la Literatura Infantil dentro de la formación docente, creando el área especializada para los Profesores de Letras dentro del Instituto Summa. Ya desde 1958 se dedicó a la narración oral, un campo muy poco transitado en ese entonces, y creó junto a Martha A. Salotti el primer Club de Narradores (1960) del cual luego nacerían otras agrupaciones, tanto en el interior del país como en el resto de Latinoamérica.

      Desde 1980 fue la Rectora General del Instituto SUMMA, hasta su fallecimiento en 2000. Su particular empeño en la necesidad del desarrollo expresivo de los niños a partir del encuentro con el libro y el placer de escuchar un relato, fue reconocido por sus pares y marcó el sendero para que el Instituto Summa fuera “la casa de la palabra”.

Vamos al libro

Cada página está impregnada de experiencia y reflexión. Quiero compartirles una de las primeras páginas porque es una joya divina.

PRESENTACIÓN

Este libro es un intento de rescatar del olvido la vieja costumbre de contar cuentos a los niños.

Para ello, busca hacer sentir el valor de la narración como caja de resonancias telúricas que prolonga la infancia de los hombres _ la enriquece y embellece_ estableciendo entre ellos un vínculo de misteriosa comunicación.

Sólo quien haya ejercido este viejo menester, quien haya visto los restros transfigurados de los oyentes _niños y adultos _, y haya sentido vibrar de emoción sus corazones ante el impacto del “Había una vez…” , puede dar fe de lo que este acto mínimo de confraternidad, tiene de esencial y profundo.

Por ello, no ha de verse en nuestra fervorosa defensa de la narración, una actitud sentimental desubicada del momento presente. Todo lo contrario: para nosotros “el presente no es más que un punto de contacto entre la línea del pasado y la del porvenir”, no hacemos más que “mirar lo antiguo con ojos nuevos, como una forma de comprender el mañana”.

Entendemos pues, que quien afronta con seriedad la problemática de la literatura infantil- juvenil _ y dentro de ella, la crisis actual de la lectura _ habrá de volver sus ojos al poder de la palabra oral, medio de comunicación ancestral silenciado por el avance tecnilógico.

Dora Pastoriza de Etchebarne. Buenos Aires 1983

Como ven sigue tan vigente que invita a seguir leyendo una y otra vez. Seguramente podrán encontrarlo en alguna biblioteca o como yo, lo tendrá algún docente que seguro se lo prestará para su lectura.

En el libro encontramos los siguientes capítulos:

  • Valoración de la palabra:       
    • Imagen e imaginario
    • Palabra y comunicación
    • Valor de la imagen propia
    • Comunicación y soledad
    • Terapéutica de la palabra
  • Referencias Históricas
  • Didáctica de la Narración:
    • Ejercicios previos
    • Condiciones del cuento a narrar
    • Recreación del cuento (lit y folk)
    • El momento de narrar
    • Ubicación—voz—gesto—ademán
    • La narración en diferentes ámbitos
  • Proyección de la Narración.

El arte de narrar se constituyó en bibliografía de consulta importante para todos los que nos acercamos al arte de narrar: narradores orales, autores de otros abordajes teóricos sobre narración, que felizmente ya hay, pero no podemos ni debemos dejar de valorar que fuera pionera en este oficio no tan olvidado. 

Importa valorar a los que nos marcaron este camino, los que nos dejaron huellas en este arte de narrar.

Para ir cerrando la nota rescato los ejercicios previos del narrador, además de las formas de recreación del cuento folklórico y del cuento literario.

Pero sobre todo el primer capítulo sobre la valoración de la palabra. Porque un buen narrador sabe que ningún cuento es inocente y hay que seleccionar muy bien el repertorio que se va a narrar a viva voz.

Puntuación: 1 de 5.

Festejo, Narración oral, Nota, Presentación

Novedades 2021

El blog sigue creciendo

Cuando nació el blog en abril de 2020, en el parate por la pandemia, no pensé que crecería lo que ha crecido. No imaginé la respuesta que ha tenído. Ya estamos a mediados del primer mes del año y quiero primero agradecerles y luego contarles lo que se viene en este 2021. Porque gracias a todos ustedes que se han suscripto, la gran cantidad de seguidores, sus amorosos comentarios, el blog continuará con más novedades, para seguir siendo puente, ventana, puerta para ingresar al camino de la narración oral, para seguir creciendo juntos en nuestro oficio de narrar a viva voz.

Las notas se han leído en distintos países del mundo. No imaginé la cantidad de narradores de distintos lugares del mundo que me ofrecieran sus palabras y su tiempo en las entrevistas y para la sección Viajamos a… Nos cuenta… Sección que continuaré este año para seguir viajando a distintos países en las voces de los protagonístas: los narradores.

Seguiré entrevistando a narradores reconocidos y a los que están dando los primeros pasos porque todos una vez estuvimos en esos inicios. Conoceremos más escenarios de narración a través de Encuentros y Festivales. Además habrá más de la sección Referentes de la Narración Oral que nació a fines de 2020.

Continuaré subiendo videos en el Canal de YouTube https://youtube.com/channel/UCOSycL3cB21Q75GFx2yyyTw El cual lo cree a fines del mes de Octubre de 2020 para complementar las notas, escuchar y ver a los entrevistados, dar consejos o tips a la hora de narrar, para conocer a narradores del mundo entero en las distintas listas de reproducciones con sus cuentos y dando a conocer sus propios canales para que sigan escuchando y viendos sus narraciones.

Lo que se viene

Para este 2021 se viene…

Nuevas secciones que ya te empiezo a contar…

Sección Bibliotecas daré a conocer aquellas que abren las puertas a la oralidad y a narración oral de mi provincia, Buenos Aires, Argentina, de otras provinicas de mi país y de países del mundo entero. Hablaré con sus bibliotecarias/os y te dejaré sus páginas web, y los links de la biblioteca para que puedas estar en contacto con ellos, estés donde estés.

Otra sección nueva será Reseña de libros donde encontrarás bibliografía tanto de teoría como diferentes libros de cuentos, novelas y algún que otro género que podamos pasar, si lo deseamos, a la oralidad.

El año pasado tenía intención de entrevistar a muchos escritores, solo lo hice con una escritora platense. Este año me he propuesto realizar una al mes a escritores reconocidos y los no tanto para que den a concocer sus obras.

Y para ir cerrando esta nota te quiero contar que pronto presentaré la Escuela de Verano con cursos online, personalizados y a tu ritmo. Estoy muy entusiasmada con este proyecto que también va de la mano del blog y del canal de YouTube. Ya falta poquitito para que salga a la luz.

Seguro que habrá mucho más. Les dejo un saludo y los invito a que compartan y recomienden a sus contactos para que se suscriban, para que seamos cada día más!

Puntuación: 1 de 5.

Narración oral, Nota, Sección: Viaje a... Nos cuenta...

Viaje a Uruguay

Nos cuenta Margarita Cuadro Pini

Conocí a Margarita en este 2020, al participar en distintos Festivales Internacionales, por Zoom, la plataforma más usada en este año tan particular, donde el quedarme en casa no fue quedar aislada, sino que me dió la posibilidad de viajar virtualmente y descubrir narradores de diferentes países. Así fue, que desde Uruguay, Margarita estuvo de viaje conmigo y pudimos conocernos. Y sobre todo pude disfrutar de sus cuentos y de su experiencia en este mundo de palabras. Hace unos días le escribí por WhatsApp para invitarla a realizar otro viaje, un viaje a través del Blog: Vozycuento, en la sección Viaje a… Nos cuenta… y pronto obtube su respuesta afirmativa. Aquí se las presento!

¿Cómo ves el movimiento de la Narración Oral en tu país?

Primero quiero felicitarte Emilce por este proyecto tan acertado en estos tiempos. Es un puente de unión sin dudas, con narradores del mundo entero. Segundo, agradecerte por la invitación a esta entrevista.

En cuanto a la pregunta, creo que la Narración Oral en Uruguay, lleva poco camino recorrido, si la comparamos con otros países de Latinoamérica y del resto del mundo también.

No podemos ignorar a Francisco Garzón Céspedes como un referente de quien todos nos abastecimos.

Soy egresada de la Escuela Caszacuento, del Teatro Solís, bajo la dirección de Niré Collazo. Aquí comencé a incursionar por esta ruta de la palabra transformada en cuentos, en historias. Es esta Escuela que ha crecido en estos últimos años, generando espacios culturales, Festivales, Encuentros, Talleres, tanto para niños en las escuelas como para adultos, dándole la importancia que se merece la narración oral en la capital y el interior del país. También ha crecido la narración como disciplina artística. Otros lugares en el interior del país, como San José, tiene sus espacios, escuela Caszacuento, feria del libro, Carpa de la Palabra.

En la Ciudad de la Costa, en Canelones, hay una gran movida de la Narración Oral a través de la Escuela de Cuentería a cargo de Beatríz Santesteban y su festival en el marco de la feria del libro anual, de su librería El Altillo. Incentivando cursos y talleres a cargo de prestigiosos narradores extranjeros.

El narrador uruguayo se inclina a la narración de autor literario más que a la tradición oral.

También sé qué a nivel de primaria, se ha incentivado a los niños a la lectura y a contar cuentos, formando clubes de narradores, espacios con colegas especializados, al frente.

¿Cómo es el panorama en relación a los espacios donde se narra?

Hay diferentes espacios: las escuelas y colegios, niveles primaria y secundaria por un lado. Luego, variados lugares como: Ferias del libro, Festivales y Encuentros de Narradores, Residenciales de ancianos, Centros Culturales, Teatros, Librerías, Bibliotecas, Museos, Boliches, Espacios al aire libre, plazas.

En todos estos ámbitos la Narración Oral ha cobrado prestigio.

¿Cómo es el panorama en relación a los diferentes públicos que asisten a los espectáculos de narración oral? 

Siempre me tocó contar frente a un público muy respetuoso. Hablo sobre mi experiencia. Ya sea para niños, jóvenes o adultos. Los niños están más acostumbrados a escuchar cuentos.

En cuanto a la Narración Oral escénica, hay quienes no la conocían o confundían con teatro y quedan encantados con ella. Hay quienes creían que era declamación o lectura de cuentos y también la descubren favorablemente.

Nuestros mayores escuchas son mujeres, aunque poco a poco se van sumando los hombres.

¿Los organizadores culturales del estado de tu país promueven la Narración Oral con identidad propia, o la incluyen como parte accesoria de otras disciplinas artísticas?

El Teatro Solís, últimamente, la reconoce como identidad propia, a través de los Festivales “Cuentos por la Paz” realizados por Caszacuento, en dicha institución.

También es reconocida en las Ferias del Libro en la Intendencia de Montevideo y San José principalmente. Esta última con “La Carpa de la Palabra”, donde transitan escuelas durante el día y adultos en las funciones tardecitas noche. También en la Feria del libro en la Ciudad de la Costa organizada por librería El Altillo.

¿Qué tipo de repertorio utilizan la mayoría de los narradores? Me refiero si cuentan tradición oral o cuentos de autor.

El uruguayo cuenta más cuento de autor que de tradición oral generalmente.

¿Cuáles son los autores favoritos a la hora de narrar? ¿Cómo manejan el tema del derecho de autor? ¿Solicitan autorización para contar sus obras?

Mario Benedetti y Eduardo Galeano, son sin dudas los más contados y los más conocidos. Otros elegidos son José Morosoli, Julio César Castro (JUCECA), Francisco Espínola, Horacio Quiroga, Felisberto Hernández, Juana de Ibarburu, Idea Vilariño, Delmira Agustini, Circe Maia, Mario Delgado Aparaín, Mauricio Rosencof, Lía Schenck. Y me quedan muchos en el tintero.

Muchos de estos autores han sido invitados al finalizar los cursos en la Escuela Caszacuento y cada generación que egresa lleva el nombre de un autor uruguayo. Por ejemplo, la mía, es generación Mario Benedetti, ya que coincidió con el año de su fallecimiento.

No hay problemas con los derechos de autor. Se pide autorización a Agadu (Institución encargada del tema) o se paga un porcentaje destinado a dicha institución, en los Espacios o Centros Culturales donde se lleven a cabo espectáculos de narración oral escénica.

Hablemos de festivales. ¿Cómo se organizan, qué características tienen en tu país? 

El Festival más conocido es “Cuentos por la Paz”, que se realiza cada dos años en el Teatro Solís por Caszacuento, bajo la dirección de Niré Collazo. Con la participación de narradores nacionales e internacionales.

Como dije anteriormente en el marco de ferias del libro también se realizan Encuentros de Narración. En San José en “La Carpa de la Plabra” también bajo la dirección de Niré Collazo.

En la Ciudad de La Costa se realiza anualmente en el marco de la Feria del Libro de “El Altillo”, organizado por Beatríz Santesteban, un Festival de Cuentería con narradores, escritores, artistas, nacionales e internacionales.

Estos Festivales y Encuentros están destinados para todo público, siendo también una oportunidad de aprendizaje para los narradores, a través de sus talleres y conversatorios, dictados por grandes maestros de la narración.

¿Qué es para vos, contar cuentos? ¿Qué es la Narración Oral?

Empecé a contar historias en mi ámbito de trabajo, sin ser narradora. Trabajaba en el área de la salud como fisioterapeuta y noté que los cuentos eran una herramienta terapéutica excelente a la hora de desempeñar mi trabajo. Con ellos lograba una gran empatía con el paciente, confianza y comunicación. Me involucraba con su situación y en muchos casos aliviaba su dolor.

Luego cuando cursé en la Escuela de Narración, logré fusionar mis dos profesiones de una manera inseparable. Adquirí técnica. Descubrí un mundo increíble en otros espacios culturales y artísticos.

Actualmente, jubilada hace un año, estoy dedicada exclusivamente a la Narración oral y a la escritura.

Cuento porque mi vida es más linda con cuentos. Porque creo en la palabra como herramienta de comunicación, de entrega, de resistencia, de libertad, de solidaridad y compromiso. Contar es un acto de amor. Los cuentos e historias nos interpelan, nos sanan. Han sido redes y puentes para sostenernos y vincularnos, en momentos difíciles, como ha sido este 2020, tiempo de pandemia, de encierro. La Narración Oral es la primera forma consciente de comunicación literaria. Es el arte más antiguo del mundo. El contador de historias, a pesar de la tecnología, sigue encantando, sigue transmitiendo un legado precioso. Los cuentos narrados, nos incentivan la imaginación, la creación de nuestra propia imagen, la fantasía y el hábito de escuchar. La Narración Oral es una expresión artística. Es una disciplina que propicia encuentros con otros y con uno mismo. Nos da sentido de pertenencia, de identidad. Es tan necesaria como el aire que respiro, al día de hoy para mí.

Cuéntanos cómo comenzaste a narrar. ¿Quiénes fueron tus maestros?  ¿Qué es lo que tiene que tener el cuento para que sea perfecto para incorporarlo en tu repertorio? Con la pandemia, ¿cómo sigue el trabajo de los narradores? 

Como dije en la pregunta anterior, comencé a narrar en mi trabajo, en el hospital, sin ser narradora profesional. Todos somos narradores en definitiva. Algunos nos comprometemos más técnicamente con el oficio. Cursé durante tres años la Escuela de Narración, Caszacuento, con la profesora Niré Collazo, con quien sigo vinculada actualmente en cursos para egresados y talleres. Gran referente en Uruguay.

Integro la Escuela de Narración y Cuentería Narrapalabra de Argentina bajo la dirección de Alejandra Oliver Gulle, desde el año pasado. Cursando todo este año en forma virtual. Comencé a vincularme con ella, a través del “Oid Mortales” en Córdoba y en “El Alma Cuenta” en Uruguay, donde Alejandra Oliver, invitada por Beatríz Santesteban dicta cursos y talleres. Realicé con Alejandra Oliver, el taller de escritura Creativa, Semillas en su Tinta, modo virtual, con un libro colectivo como fruto final. Sin dudas que Alejandra Oliver Gulle es un gran referente para mí, con quien sigo vinculada en su Escuela.

También tuve la oportunidad de viajar y aprender en Festivales y Encuentros, de grandes maestros como Mayra Navarro y Elvia Pérez de Cuba. Carlos Genovese de Chile, Ana Padovani, Ana María Bovo, Claudio Ledesma y Eduardo Chaves en Argentina. José Campanari de España. Germán Jaramillo de Colombia.

Con el cuento debo encontrarme y enamorarme. De esta manera nos habitamos y exploramos, el tiempo necesario para salir al ruedo y contarnos. Mostramos nuestro sentimiento, como una pareja de enamorados.

Debo conmover al escucha y conmoverme yo. Esa es la finalidad. Lejos de vanidades y didactismos. Con humildad y entrega de algo tan bello como la palabra hecha cuento. Aliviar miedos y dolores. Sanar.

Hay autores que admiro y de quienes me nutro a la hora de elegir cuentos. En esta época de pandemia hubo una explosión de la narración oral en las distintas redes sociales y plataformas virtuales. La palabra no calló. Tuvimos que aprender nuevas tecnologías, que sirvieron de puentes de unión y conexión con el mundo entero. Nos faltó “la mirada”, sin dudas, tan importante para los narradores, pero logramos igual una mirada virtual, que es mejor que la nada. Logramos mayor participación en Festivales y Encuentros en diferentes países que estaban limitados en números de participantes, en modo presencial o limitados económicamente a la hora de viajar.

Cuando todo pase, contaremos como antes, presencialmente, pero sin dudas que el modo virtual seguirá interactuando, de aquí en más, logrando llegar a lugares que de otro modo sería casi imposible. Seguirá nuestra voz iluminando y abriendo canales de comunicación. Seguiremos los cuentacuentos, sin callar. Comprometiéndonos.

Puedes dejarnos tu página Web o tus redes sociales para que los lectores puedan contactarse contigo.

Dejo mis redes sociales y mi mail para conectarme con quien desee: Facebook: Margarita Cuadro Pini  – Instagram: cuadropini

Mail: margaritacuadro@gmail.com

Y para terminar:  Un deseo que quieras compartir con nosotros.

Deseo que la Narración Oral siga conectando y uniendo al mundo entero. Que la palabra a través de cuentos e historias, sea red de sostén, resistencia y solidaridad en todos los tiempos. Que sea rescate de la identidad y memoria de los pueblos.

Gracias colegas narradores, cuentacuentos, artífices de la palabra, organizadores y gestores de estos encuentros, por estar siempre apoyando, por estar siempre sumando, para que no quedemos atrás, en estas épocas tan difíciles, generando así, un compromiso ético.

Muchas gracias Margarita por contestar las preguntas. Fue un viaje delicioso por el mundo de la narración oral en Uruguay. Me quedo con una frase que me ha conmovido y es también mi sentir, aquí la replico: “Cuento porque mi vida es más linda con cuentos”. ¡Cuánta verdad, en esas palabras, querida narradora! Gracias por tu tiempo, dedicado a realizar este viaje. Espero que los caminos de los cuentos nos de la oportunidad de darnos un abrazo, esos de los de antes, esos abrazos de carne y hueso, esos abrazos tan necesarios y que tanto se extrañan en estos tiempos.

Puntuación: 1 de 5.

Narración oral, Nota

Patrimonio cultural inmaterial. ¿Considera a la narración oral?

Escuché hablar del patrimonio inmaterial o intangible en el XXVII Festival Internacional de Narración Oral “Hablapalabra” en Nuevo León – Monterrey, México en marzo de 2019 en la voz de la Maestra Rosa Marta Sánchez, cuando podíamos viajar y realizar funciones presenciales. Luego de investigar y profundizar sobre el tema les comparto esta nota.

¿Qué es el patrimonio cultural inmaterial?

 El patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos, sino que comprende también tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales, artes del espectáculo, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional.

Pese a su fragilidad, el patrimonio cultural inmaterial es un importante factor del mantenimiento de la diversidad cultural frente a la creciente globalización. La comprensión del patrimonio cultural inmaterial de diferentes comunidades contribuye al diálogo entre culturas y promueve el respeto hacia otros modos de vida.

La importancia del patrimonio cultural inmaterial no estriba en la manifestación cultural en sí, sino en el acervo de conocimientos y técnicas que se transmiten de generación en generación. El valor social y económico de esta transmisión de conocimientos es pertinente para los grupos sociales tanto minoritarios como mayoritarios de un Estado, y reviste la misma importancia para los países en desarrollo que para los países desarrollados.

¿Qué se considera patrimonio inmaterial?

El patrimonio cultural inmaterial o “patrimonio vivo” se refiere a las prácticas, expresiones, saberes o técnicas transmitidos por las comunidades de generación en generación.

Vemos algunos ejemplos

Las tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a los descendientes, artes de espectáculo, prácticas relativas a la naturaleza, sabiduría y técnicas artesanas, etc, son algunos ejemplos de patrimonio cultural inmaterial. Es así que se considera patrimonio cultural inmaterial a manifestaciones y expresiones culturales vigentes como las siguientes: Lenguas y tradiciones orales. Fiestas y celebraciones rituales. Música y danzas.

Entónces , el patrimonio cultural inmaterial es:

  • Tradicional, contemporáneo y viviente a un mismo tiempo: el patrimonio cultural inmaterial no solo incluye tradiciones heredadas del pasado, sino también usos rurales y urbanos contemporáneos característicos de diversos grupos culturales.
  • Integrador: podemos compartir expresiones del patrimonio cultural inmaterial que son parecidas a las de otros. Tanto si son de la aldea vecina como si provienen de una ciudad en las antípodas o han sido adaptadas por pueblos que han emigrado a otra región, todas forman parte del patrimonio cultural inmaterial: se han transmitido de generación en generación, han evolucionado en respuesta a su entorno y contribuyen a infundirnos un sentimiento de identidad y continuidad, creando un vínculo entre el pasado y el futuro a través del presente. El patrimonio cultural inmaterial no se presta a preguntas sobre la pertenencia de un determinado uso a una cultura, sino que contribuye a la cohesión social fomentando un sentimiento de identidad y responsabilidad que ayuda a los individuos a sentirse miembros de una o varias comunidades y de la sociedad en general.
  • Representativo: el patrimonio cultural inmaterial no se valora simplemente como un bien cultural, a título comparativo, por su exclusividad o valor excepcional. Florece en las comunidades y depende de aquéllos cuyos conocimientos de las tradiciones, técnicas y costumbres se transmiten al resto de la comunidad, de generación en generación, o a otras comunidades.
  • Basado en la comunidad: el patrimonio cultural inmaterial sólo puede serlo si es reconocido como tal por las comunidades, grupos o individuos que lo crean, mantienen y transmiten. Sin este reconocimiento, nadie puede decidir por ellos que una expresión o un uso determinado forma parte de su patrimonio.

¿Dónde está el patrimonio cultural inmaterial en la narración oral?

La encontramos en los mitos, en las leyendas, en los acontecimientos o sucedidos de siempre, dónde deben asumir las herramientas escénicas contemporáneas para ser divulgados, ser conocidos y valorados. En muchas notas he hablado sobre que hoy no podemos acercarnos a los niños con historias de la misma forma que ayer. Necesitan una adaptación, no en el fondo, sino en la forma que la brindamos. Bruno Bettelheim, psicoanalista americano, respondiendo al cansancio de estar repitiendo los cuentos ancestrales, señala: “En realidad, si abordamos superficialmente los cuentos, ellos tienen poca cosa que enseñarnos sobre las condiciones de vida de la sociedad de masa que conocemos hoy en día, estos cuentos fueron creados mucho antes de su advenimiento, pero tienen infinitamente más cosas que enseñarnos sobre los problemas interiores del ser humano y sus soluciones que cualquier otro tipo de historia.” Lo más valioso no es que sea el Patrimonio Inmaterial de una leyenda o un mito, que al fin y al cabo es la forma, sino que con el avance tecnológico, el Patrimonio Inmaterial verdadero que debemos preservar es la voz hablada, es el escucharse, es el compartir la conversación que nos concreta como pares y que en sus temas, crea identidad.

Ahora te pregunto, ¿Tienes en tu repertorio mitos o leyendas? ¿Te animas a enviarme el video narrándolos para luego subirlo al canal de Youtube https://www.youtube.com/channel/UCOSycL3cB21Q75GFx2yyyTw?view_as=subscriber? Espero que sí. Aquí te dejo el mail para enviar tu narración vozycuento.artealnarrar@gmail.com

Puntuación: 1 de 5.

Hablemos de libros y de cuentos, Literatura, Narración oral, Nota

Cuentos de hadas y princesas

 Breve historia y evolución.

Todos hemos crecido escuchando cuentos de hadas y de princesas. Por eso, esta nota, para contar brevemente cuál ha sido su historia y cómo han ido evolucionando. Los cuentos de princesas son los favoritos de algunas niñas, ellas quedan fascinadas y hechizadas con estas historias. Por lo general son relatos dulces, tiernos y edulcorados donde la mujer es siempre la protagonista sumisa, que espera paciente la ayuda de algún valiente caballero. ¿No? Bueno algunas de estas historias se han quedado un poco anticuadas con el paso de los años, mostrando a una mujer que solo sueña con ser rescatada por su príncipe, para luego casarse y ser feliz para siempre. Por suerte han aparecido nuevas versiones y muy originales donde las princesas pueden ser lo que quieran, donde aparecen valores como el respeto, la cooperación y además, conceptos de igualdad. Estoy convencida que debemos seguir contando cuentos de hadas y princesas, narrando las clásicas y las nuevas. Los invito a que busquemos muchas versiones, para que las nuevas generaciones de niñas, conozcan la evolución de esas mujeres de cuentos.

Orígenes de los cuentos de hadas

Los cuentos de hadas encuentran su origen en la tradición oral. De hecho, aunque se ha tratado de rastrear, resulta realmente difícil conocer el país del que proceden, puesto que se encuentran elementos comunes de la Cenicienta en China, India e incluso, las poblaciones nativas norteamericanas. De esta forma, podemos decir que los cuentos de hadas tal vez surgieron con la propia capacidad y necesidad humana de contar historias. Sería uno de los géneros literarios más antiguos, junto a las epopeyas y las leyendas.

Sin embargo, podemos hablar de las primeras referencias escritas que encontramos. Las primeras de ellas son del Antiguo Egipto, donde tenemos cuentos como La historia de los dos hermanos. También en la Antiguo Roma con El asno de Oro de Apuleyo. De época similar data el Pachatantra, en los siglo VI-II a.C. en la India. Otra de las referencias escritas más antiguas es la obra de Las mil y una noches, que aparecieron en el mundo árabe y llegaron a Europa a final de la Edad Media.

Los cuentos de hadas en el siglo XVII

Cuentos y mujeres en el siglo XVII No obstante, no fue hasta el siglo XVII cuando Madame Le Jumelle, Baronesa d’Aulnoy da nombre al género refiriéndose a ellos como Les Contes de Fees. No eran cuentos para niños y las protagonistas solían ser mujeres activas. Hubo otras autora de cuentos, ya que en la Francia del siglo XVII varias mujeres recopilaron los cuentos tradicionales para dejarlos por escrito. Estas son algunas de ellas: Marie- Jeanee Lheriter de Villandon, Charlotte- Rose de la Force y Jeanne- Marie Le- Prince de Beaumont. Es bastante probable que no hayas oído hablar de ellas, pues al fin y al cabo se trata de autoras femeninas en tiempos en los que no era habitual dar reconocimiento público a las mujeres.

Las fábulas de La Fontaine Estoy segura de que en cambio, conocerás alguna de las más de doscientas fábulas que escribió Jean de la Fontaine. Junto a Las fábulas de La Fontaine su obra más conocida fueron los Cuentos y relatos en verso.

Los cuentos de Perrault Dentro de los autores del siglo XVII quizás el más conocido es Perrault. No en vano fue el autor de cuentos tan conocidos como El gato con botasLa Bella DurmienteCaperucita RojaBarba AzulCenicienta y Pulgarcito.

Más cuentos de hadas: el siglo XIX

Los cuentos de los hermanos Grimm Ya en el siglo XIX Jacob y Wilhem Grimm, conocidos como los hermanos Grimm hicieron famosos sus cuentos de hadas. En 1870 eran parte obligatoria del currículum alemán y también en otras escuelas del mundo. Los hermanos Grimm, recopilaron cuentos tradicionales dentro del movimiento del nacionalismo con intención de dotar de cultura popular al pueblo alemán. No obstante, si sus cuentos han triunfado se debe a que son historias universales, no típicas alemanas. De esta forma, no lograr su objetivo fue su mayor éxito. Sus cuentos más conocidos son: Gansel y Gretel , La CenicientaLa Bella Durmiente y Rapunzel. Los hermanos Grimm expurgaron y censuraron sus cuentos para adaptarlos a las costumbres de la época. Por ejemplo, quitaron una escena en la que la Bella Durmiente mantiene relaciones sexuales con el Príncipe y redujeron la violencia del lobo feroz. Con ello, consiguieron adaptarlo a las demandas de lo que los padres consideraban adecuado para los niños. Es aquí cuando definitivamente nace el vínculo de los cuentos de hadas como literatura para niños.

Andersen y Collodi En épocas más recientes también se han escrito cuentos de hadas que consideramos cuentos tradicionales. Algunos ejemplos son Las aventuras de Pinocho, de Carlo Collodi. Los cuentos de Hans Christian Andersen más conocidos son El Patito FeoLa Sirenita y la Reina de las NievesLa Cerillera y El traje nuevo del Emperador también son muy conocidos.

Los cuentos británicos del siglo XIX Algo más moderno dentro del género del cuento podemos mencionar a Lewis Carrol con sus dos obras: Alicia en el país de las Maravillas y Alicia a través del espejo, así como a J, M. Barrie, autor de Peter Pan. Dentro de la literatura británica, también es destacable la figura de la autora Beatrix Potter, autora e ilustradora de El cuento de Peter Rabbit y otras fábulas de la literatura infantil. El amor por este tipo de literatura en el mundo británico fue tal, que es aquí donde surgía la primera librería infantil del mundo. Se localizaba en Londres, cerca de la Catedral de San Pablo y contenía además de cuentos de hadas, versiones abreviadas de historias de aventuras como Robinson Crusoe y Los Viajes de Gulliver.

Los cuentos americanos Cabe resaltar el primer cuento con personajes y lugares típicos de Estados Unidos, que es El Maravilloso mundo del Mago de Oz. De él se han hecho muchas versiones, incluida la fantástica película protagonizada por Judy Garland en 1939. Más tarde llegó la factoría Disney y volvió a adaptar los cuentos de hadas existentes para adaptarlos a los gustos americanos de la época. Así, además de suavizar las situaciones más violentas, ridiculizó ligeramente a las monarquías europeas, con eso reyes y reinas tontos y malos y ensalzó a los héroes y heroínas protagonistas.

Sí, los cuentos han cambiado y evolucionado constantemente desde la antigüedad hasta nuestros días. Creo que es interesante saber de dónde vienen y cómo se han ido transformando a lo largo del tiempo. Para mí, es importante incorporar a nuestros repertorios algunos cuentos de hadas, ya que forman parte de la cultura popular y así lo debemos transmitir a nuestros niños. Del mismo modo, no veo el inconveniente en adaptarlos, incluso en narrar nuevas versiones como he escrito en el principio de la nota. Y… vos, ¿cuál tienes en tu repertorio? Te animas a enviarme tu versión grabada al mail vozycuento.artealnarrar@gmail.com, para que tu cuento de hadas y princesa forme parte del Canal de Youtube: Voz y cuento – Arte al narrar (Aquí te dejo el link para que te suscribas) https://www.youtube.com/channel/UCOSycL3cB21Q75GFx2yyyTw/featured?view_as=subscriber

Van llegando los cuentos! Aquí te dejo los links para que los disfrutes.

Puntuación: 1 de 5.

Narración oral, Nota, Sección: Viaje a... Nos cuenta...

Viaje a Bolivia.

Nos cuenta Diego Montaño.

A Diego lo conocí en el año 2018, en el III Encuentro Internacional de Narradores Orales: Congresales de la Palabra, en San Miguel de Tucumán, Argentina. Su carisma al narrar, su serenidad al hablar hace que niños y grandes quedemos dentro del cuento, viviendo, cada una de sus historias. Las redes sociales nos permiten desdibujar las distancias, sentirnos cercanos y de esta forma seguir compartiendo y comunicándonos, en uno de esos mensajes le propuse hacer el viaje, a su tiempo, y claro que me respondió ¡SI! Se los presento!

¿Cómo ves el movimiento de la Narración Oral en tu país?

La Narración Oral en Bolivia es una de las expresiones artísticas que ha reflejado un importante crecimiento en los últimos años, despertando la curiosidad en las personas. Esto gracias a que son cada vez más los colectivos de narradores que nos presentan distintas propuestas narrativas, y las recurrentes presentaciones de narradores independientes que, para la suerte de todos, se animaron a subir a los escenarios.

Pero al igual que otras expresiones artísticas, la narración oral ha sido duramente golpeada por la pandemia, sin embargo, los narradores han sabido adecuarse a las circunstancias aprovechando las distintas redes sociales para mostrarnos su trabajo, y que sus historias, han despertado la curiosidad y la atención del público por los cuentos.

¿Cómo es el panorama en relación a los espacios donde se narra?

Creo que durante el tiempo de confinamiento los narradores nos reconciliamos al fin con la tecnología, aquella que durante mucho tiempo parecía ser una desventaja, más que un aliado para el ámbito artístico, en el sentido que a veces las personas nos encerrarnos tanto en nuestro círculo social que perdemos el interés por lo que hace o piensa el otro, poniendo una barrera ante las nuevas propuestas y distintas perspectivas de ver la vida, lo que ocasiona, casi sin darnos cuenta, que estemos perdiendo poco a poco nuestra sensibilidad humana de preocuparnos por escuchar al vecino, aquella sensibilidad que nos acerca como individuos. Este es un fenómeno que podemos ver más presente en los adolescentes y la gente joven. Entonces, necesitamos aprovechar de estas nuevas tecnologías para usarlas de aliados estratégicos que nos ayuden a captar la atención de esta joven población que navega en la red. Gracias al poder mágico que poseen las palabras seguiremos consiguiendo resultados sorprendentes, como la buena aceptación del público por las contadas virtuales y que cada vez es más la cantidad de personas que se suman a las transmisiones en vivo o reaccionan a los videos que se suben a la nube beneficiando no sólo a la narración oral ya que es una invitación a conocer otros géneros artísticos.

Entonces, pienso que vamos por un buen camino, pero todavía nos falta mucho trabajo por hacer para mejorar el aprovechamiento de las distintas redes sociales. No sólo para darle una constancia a la narración, sino también, aprovechar de nuevos recursos audiovisuales para enriquecer nuestras historias, por un lado, por otro, está la importancia por no dejar de pensar en las estrategias que tendremos que usar al retomar nuestras actividades en los espacios culturales de manera presencial una vez que retornemos a la normalidad. No será tarea fácil, tomando en cuenta que muchos espacios culturales reflejarán los daños que ha generado el tiempo de confinamiento, al punto que en casos extremos se vieron obligados a cerrar sus puertas, eso, sin mencionar las nuevas reglamentaciones para los encuentros sociales que significarán un fuerte golpe a la economía cultural. Así que, nos tocará hacer más que sólo trabajar de narradores, sino que también, haremos el trabajo de gestores culturales para recuperar los espacios que se vieron afectados por la pandemia, darles constancia a las actividades siendo impulsores del arte y la cultura en general. Sin olvidar que promover la creación de distintas estrategias comunicacionales y dar nacimiento a nuevos espacios culturales, será fundamental para nuestra sociedad.

¿Cómo es el panorama en relación a los diferentes públicos que asisten a los espectáculos de narración oral? 

Todo un desafío. Si bien parte del público que asiste a los espectáculos estuvo siguiendo las distintas presentaciones en las redes sociales, hay un grupo muy grande que durante el tiempo de pandemia se desconectó de los espectáculos virtuales o simplemente no cuenta con los recursos para acceder a ellos.

Entonces, el volver a conquistar a nuestro público para que asistan a los espectáculos será un desafió, sin mencionar que la susceptibilidad y el miedo por asistir a espacios públicos aún nos jugará en contra.

Pero a pesar de ello, estoy seguro que el reencuentro es algo que necesitamos y esperamos con ansias.

¿Los organizadores culturales del estado de tu país promueven la Narración Oral con identidad propia, o la incluyen como parte accesoria de otras disciplinas artísticas?

Es incluida dentro la categoría de Artes Escénicas, sin embargo, es todavía una expresión artística casi desconocida por los funcionarios públicos. Claro, que delicioso sería que pudieran aprovechar mejor la narración oral y darle una identidad propia como mencionas, pero lamentablemente no es así. El trabajo del artista se ve afectado cuando los propios entes culturales desconocen tu actividad, al punto que en reiteradas ocasiones nos vemos en la obligación de responder a algunas preguntas; “no, no declamamos ni hacemos stand up” “no, no leemos los cuentos” “no, no somos animadores de espectáculos ni mucho menos moderadores de eventos”. En consecuencia, hemos tenido que casar nuestros proyectos culturales con algún otro, como festivales de teatro, por ejemplo, que si bien, funcionan y tienen buena aceptación del público, ya que somos narradores orales escénicos, no es lo correcto, porque se resta importancia al trabajo de los narradores orales.

En este punto tengo la responsabilidad de aclarar que el reconocimiento de la narración oral dentro la sociedad boliviana, se ha logrado gracias a los gestores culturales y las plataformas de cuentacuentos; y no así por las entidades culturales que maneja el estado o ministerios. Más aún, con el cierre del Ministerio de Culturas en junio del presente año bajo la excusa de ahorrar recursos del estado para emplearlos en la salud, miles de artistas nos vimos abandonados a nuestra propia suerte. Este cierre no sólo afecta en gran medida a los artistas, sino que también, han privaron el derecho que tenemos las personas por disfrutar de las riquezas humanas que brindan las bellas artes.

Nos falta evolucionar más como sociedad para que podamos entender la importancia del arte y la cultura en el desarrollo de un país. Creo que como ciudadanos debemos cambiar nuestra idiosincrasia y tomar la batuta, si bien, tanto los artistas como el ciudadano común esperamos que sean nuestras autoridades las que resuelvan los problemas que aquejan a nuestro sector cultural, es necesario partir de un trabajo conjunto, entre gestores culturales por desarrollar un interés en la gente para dar vida a los escenarios, y la población en general por apoyar el trabajo de los artistas, pero, ante todo, JODER. Joder a los gobiernos para que “por favorcito” hagan su trabajo ya que de otra manera dudo mucho que se pueda dar una solución a corto plazo.

¿Qué tipo de repertorio utilizan la mayoría de los narradores? Me refiero si cuentan tradición oral o cuentos de autor

Gracias a la distinta personalidad narrativa que poseen nuestros narradores contamos con una basta variedad de repertorios. Hay quienes prefieren cuentos de autor y quienes también optan por narrar los de su propia autoría.

Sin embargo, la identidad cultural está fuertemente arraigada a la vida de los narradores, por ello, se piensa en espectáculos de narración oral escénica dedicados exclusivamente a la conservación de cuentos de tradición oral, que está buenísimo, porque recordemos, una de las funciones del narrador es justamente eso; mantener viva en la memoria, la historia y la tradición, que es esencia pura de los Cuentacuentos.

¿Cuáles son los autores favoritos a la hora de narrar? ¿Cómo manejan el tema del derecho de autor? ¿Solicitan autorización para contar sus obras?

Por mi parte tengo una mayor atención por los cuentos de humor negro, las tradiciones andinas, cuentos latinoamericanos, el erotismo y el romance. Pero muchas veces el repertorio que elijo son cuentos que leí o me los contaron, me sentí identificado y decidí contarlos, pero a veces sucede que te gustó un cuento, pero no encuentras el escenario adecuado para contarlo así que los adapto o paso el dato a otro cuentero que, gracias a su personalidad narrativa, sé que le funcionará excelente para su repertorio. O si ya, como buen cochabambino egoísta sólo yo quiero narrarlo, así bien hortelano, pienso en una puesta en escena en la que pueda funcionar, y fin del cuento.

El respeto por los derechos de autor está implícito, no cabe la menor duda que es fundamental el reconocimiento del trabajo de nuestros escritores. Dependiendo las circunstancias pides la autorización al titular de la obra, ya sea por sesión libre de derechos o compra del título, en este caso la una entidad ocupada de controlar los derechos de autor hace de intermediario… Pero por lo general pasa que el autor del cuento es tu cuate y consigues los derechos sin tanta burocracia o papeleo de por medio, creo que es lo más sano, porque la entidad reguladora es una empresa privada que aprovecha de sacar su tajada cada vez que puede. Entonces, se podría decir que en este rubro los artistas hemos creado una simbiosis cultural en la que todos terminan beneficiados.

Hablemos de festivales. ¿Cómo se organizan, qué características tienen en tu país? 

Jajaja es todo un drama. Creo que cada colectivo tiene una forma distinta de enfrentarse a la realidad para sacar a flote un festival; afronta distintas dificultades, los escenarios son otros, hacer un festival en mi ciudad (Cochabamba) es muy diferente a hacerlo en otra, no sólo por la idiosincrasia o la aceptación del público por la narración oral, sino también, las autoridades culturales juegan un rol importantísimo. Y con esto no digo que realizar un festival en una ciudad es más fácil que en otra, no, pues sería desprestigiar el esfuerzo de los gestores culturales. Pero si de algo tengo la certeza es que todos los organizadores compartimos la alegría y la satisfacción de realizar semejante reto, porque al final de cuentas no deja de ser una aventura, un viaje que lo disfrutas a pleno.

En la experiencia que comparto con amigos narradores en la organización de festivales de narración oral, gracias a nuestro colectivo “ATITECuento”, puedo contarte que todos concordamos en algo: la sufrimos. Cada año correteamos con la pre-producción, desde invitar a los narradores, porque no podemos invitar a tantos como quisiéramos. Conseguir los auspiciadores, buscar financiamiento o presentar el proyecto ante un organismo cultural con la esperanza de conseguir apoyo. Estos puntos son algunos de los niveles que debes atravesar para terminar el cuento, en el proceso nos peleamos como en una familia, porque somos una familia, somos serios y rigurosos con la organización porque queremos que los narradores se sientan a gusto porque somos conscientes del esfuerzo de cada uno de ellos para venir al festival, lo podría comparar con preparar la casa para recibir a los invitados que llegan de viaje, con la diferencia que no preparas la casa para la tía que odias y tienes a la vieja diciéndote qué hacer, sino, que la preparas para una fiesta de amigos que tienes el gusto de recibirlos, entonces, planificas, eres organizado dedicándole tiempo y orden a los detalles que por más pequeños que parezcan son importantes. Y lo delicioso es que en el camino te encuentras con personas que comparten la misma pasión por la palabra y se convierten en aliados estratégicos de la cultura para apoyarte con el proyecto, se identifican tanto con el festival que desarrollamos juntos un sentido de pertenencia, tanto así que deja de ser solo un festival de los “ATITECuento” o los narradores, para evolucionar a un encuentro que es de todos.

La labor social es también un punto fundamental dentro de la filosofía del grupo para la realización del festival, así que cada versión elegimos una población que carece de los recursos para asistir a un espectáculo y llevamos a nuestros invitados para hacer presentaciones gratuitas en los espacios donde esta población se desenvuelve, además de la promoción de autores nacionales, cuentos de la tradición oral, llevar la puesta en escena a colegios y universidades, centros culturales, espacios públicos, en fin, tratamos de llevar los cuentos a todos los lugares posibles, hasta los recovecos más oscuros donde haga falta la luz de la palabra.

Quizás durante el proceso nos parezca que lo más difícil es arrancar un festival, pero no es así, lo complicado viene al final cuando asimilas que debes despedirte de los narradores y el público. Nos cuesta aceptar la monotonía de la vida tanto, que hemos decidido sumergimos en la locura de vivir el festival todo el año; ni bien termina uno ya estamos pensando en el que viene, esta es la razón por la que dije que la sufrimos, y es que nos cuesta marcar el fin de fiesta, la espera se hace tan larga que decidimos hacer un encuentro en conmemoración del día internacional de la narración oral, con narradores nacionales en espacios públicos para tener un encuentro más íntimo con el público.

¿Qué es para vos, contar cuentos? ¿Qué es la Narración Oral?

Es volver a ser niño y creerte el juego de la fantasía para hacer volar la imaginación en un reencuentro con la inocencia para sentir que todo es posible, y la narración oral es el puente para lograr ese efecto. Para mí es uno de los oficios más hermosos porque estás en un contacto directo con el público, en tiempos en los que más necesitamos ser humanos, porque estamos acostumbrados a mirar al otro como “muy otro”, diferente, distante y hasta extraño; pero luego te vas dando cuenta que importan más las semejanzas que nos unen.

Crear un vínculo entre el narrador y público cuesta, pero cuando te apropias del cuento a tal punto que el espectador se identifica con la historia, las situaciones, imagina los dóndes y se identifica con los personajes; es una experiencia maravillosa. En el tiempo que llevo como cuentacuentos he aprendido que, como todo en la vida, la empatía es lo más importante a la hora de narrar para el público, aprendes a leer sus expresiones, hasta sentir las emociones que te transmiten, y con el tiempo es hasta más fácil poder deducir qué cuento puede funcionar en un momento determinado, cómo empezarlo, en qué momento interactuar con el público o cuándo terminarlo.

El respeto hacia tu público es esencial, cada cuento merece ser dedicado, ningún cuento es igual a otro ni mucho menos es contado de la misma manera, por esta razón, uno nunca deja de aprender a contar, cada vez descubres cómo aprovechar mejor una técnica y por ello se debe trabajar cada detalle sin tomarse las cosas a la ligera, esto te permitirá improvisar adecuadamente, cómo reaccionar ante algo inesperado (interrupciones, y si cuentas con apoyo técnico siempre espera lo peor, porque los equipos se joden el momento menos esperado) Cuando ves a un narrador en el escenario, te das cuenta en seguida si lo que hace, lo hace por laburo, o, si realmente le apasiona y disfruta lo que hace.

He conocido narradores extraordinarios que logran un impacto tan grande en el público, que, con su sola presencia, una mirada o unas cuantas palabras logran un efecto cautivador enganchando al público de principio a fin, porque los cuentos para el público son así, les gustaste o no, no hay puntos medios.

Cuéntanos cómo comenzaste a narrar. ¿Quiénes fueron tus maestros?  ¿Qué es lo que tiene que tener el cuento para que sea perfecto para incorporarlo en tu repertorio? Con la pandemia, ¿cómo sigue el trabajo de los narradores? 

Desde pequeño los cuentos formaron una parte importante de mi vida gracias a las historias que me contaba mi viejo, la mayoría de ellas eran anécdotas en las que él exageraba la realidad de los hechos; pero las contaba de tal manera, con tanta magia, que me tenía enganchado de principio a fin.

Ya de grande cuando estudié teatro me topé con el festival que organizaba la escuela y entre todos los cuenteros me enganché con una narradora chilena, Edel Arriagada, que, a pesar de ser un festival de narración oral escénica, ella no requería de más recursos que su presencia y su voz, me sorprendió la facilidad con la que podía jugar con las palabras y con tus emociones. En ese momento me dije a mi mismo; quiero ser cuentero.

Tuve suerte, a los pocos meses se abrió el taller de narración oral escénica y me formé en la escuela latinoamericana de cuentería “Hecho Cuento”, mi maestro fue Bernardo Frank.

Siempre lo recuerdo y le guardo un gran cariño, porque además de haberme brindado las herramientas que se necesitan para contar una historia, me enseñó la pasión que existen en el mundo de los cuentos.

Al poco tiempo tuve la oportunidad de formar parte del grupo de narración oral escénica “ATITECuento”, de ahí en adelante fui formación se vio fortalecida al apoyo de mis compañeros festivales nacionales e internacionales que me abrieron las puertas de un mundo nuevo lleno de otros locos que comparten esta pasión.

Disfruto de las historias simples, aquellas que sin necesidad de dar tanta vuelta reflejan la belleza, el dolor, la alegría y el amor de la vida. Aquellas que hablan de la pasión y el romance, pero también de la traición y la frustración con un tono irónico y sarcástico de ver la vida.

Puedes dejarnos tu página Web o tus redes sociales para que los lectores puedan contactarse contigo

Me encuentro en Facebook como: Diego Montaño Montaño, y ATiTeCuento


Y, para terminar: Un deseo que quieras compartir con nosotros.

Les comparto un microcuento de mi autoría.

“Nunca imaginé que la despedida doliera tanto. Créanme cuando les digo; que, si me marcho, es en contra mi voluntad. Tienen mi palabra que volveré. Más pronto de lo que imaginan.

Son mi familia y la familia nunca se abandona”

El 14 de marzo del 2014 a las 15:00, luego de 15 años, el reo, Augusto Choque, del centro penitenciario San Sebastián; es declarado inocente y puesto en libertad.

Muchas gracias Diego por responder con tanta claridad cada una de las preguntas. Gracias por el viaje por el mundo de la Narración Oral en Bolivia. Copio una frese que has expresado, ya que acuerdo plenamente con ella, lo mejor es disfrutar y compartir y “lo delicioso es que en el camino te encuentras con personas que comparten la misma pasión por la palabra y se convierten en aliados” como vos, que has puesto tu tiempo para hacer posible este viaje. Y gracias una vez más, por el regalo, tu microcuento. Que los caminos de los cuentos nos sigan encontrando y que las historias nos sigan hermanando.

Puntuación: 5 de 5.

Entrevistas, Narración oral, Nota

ENTREVISTA A MILY CUENTERA. Narradora de Buenos Aires, Argentina

Conocí a Mily en un curso de formación impartido por la cubana, Elvia Pérez Nápoles, cuando visitó Argentina hace unos cuantos años atrás. Me impactó su voz, una voz dulce que invita a ser escuchada, que encanta. Hoy en tiempos de pandemia nos juntamos virtualmente en la participación del I Encuentro Internacional de cuentacuentos y narradores: Mi voz se hizo palabra de Riobamba, Ecuador.

Ella sigue encantando con su dulce voz. No se la pierdan!

Entrevista realizada a través de mails, Zoom y por WhatsApp. Qué la disfruten!

Para comenzar esta entrevista me gustaría que nos cuentes ¿cómo comenzaste a narrar?. ¿Cuántos años hace que trabajas de la narración oral?

Comencé a narrar hace nueve años. Llegué a la narración en búsqueda de recursos para ampliar mi profesión como diseñadora, formadora y capacitadora en seminarios de liderazgo, comunicación y trabajo en equipo en empresas.

¿Qué es contar y por qué elegiste hacerlo?

Para mí, contar es tomar un rol activo dentro de un tejido social, elegí hacerlo porque descubrí que es mucho más que un recurso, narrar es una manifestación del ser humano, es parte de nuestro código de comunicación como especie y se convirtió en una nueva profesión. Ahora trabajo fusionando mis profesiones, uniendo mi experiencia en el campo empresarial, educativo y artístico.

Recuerdas el momento en que contaste por primera vez una historia. ¿Qué sucedió? Cuéntanos un poco sobre esa experiencia, ese momento.

Como narradora, en un escenario y espacio de narración oral conté por primera vez invitada por Ilda Viñals en sus Cuentos para Acariciar el Alma. Nos conocimos haciendo un taller de capacitación para narradores, todavía yo no me había lanzado a narrar en público, ella me escuchó y un tiempo después me invitó. Siempre voy a estar muy agradecida con Ilda por ese gesto. Fue en un bar sobre la Avenida Corrientes, no recuerdo el nombre, yo conocía a muy poca gente del entorno de la narración y no había sido escuchada, estaba nerviosa, llegando sola a un nuevo espacio. Fue un  momento muy lindo, estaba acompañada por muchas amigas y amigos que conocían mi decisión de comenzar a transitar el camino de la narración, me sentí muy fortalecida, muy bien recibida por el público y por todos los colegas narradores que se había acercado hasta el espacio de Ilda. Siempre tengo presente ese momento.

Mily, ¿nos regalás un cuento?

Mily Cuentera – Viernes de Misterio – Margarita o el poder de la farmacopea – Bioy Casares

¿Cómo ves el movimiento de la Narración Oral en Argentina?

Creo que tengo una mirada muy estrecha del movimiento de la NO en Argentina, reducida a Ciudad de Buenos Aires, La Plata y algo del resto de provincia de Buenos Aires. Creo que en nuestro país la Narración Oral intenta ampliar su frontera y relevancia como disciplina artística. Profesionalizar la disciplina, explorar sus límites, llevarla a nuevos espacios, presentarla en nuevas escenas, fusionarla con otras artes, es un trabajo que much@s colegas narradores vienen haciendo desde hace mucho tiempo y seguirá haciéndose. Nuestro país es muy grande y diverso, presenta perspectivas y alternativas variadas. No creo que haya una sola forma, una sola manera, una única voz. Creo que es importante tener ese registro situacional y ser respetuosos de eso para avanzar en el crecimiento y el fortalecimiento de nuestra disciplina artística. 

¿Cuál es el principal objetivo de un narrador escénico?

Se me hace muy difícil pensar en “el principal” objetivo, voy a contestar esta pregunta diciendo cuáles son para mí y en este momento mis objetivos como narradora escénica. Son varios  y no son definitivos, siempre guiada por los objetivos, que yo considero basales, comunicar, conmover, provocar, entretener y disfrutar, me propongo ser una narradora flexible, en el estilo, en la variedad de historias,  en los espacios y escenarios en los que cuento. La idea de trabajar con cuentos en espacios de salud mental, cuidados paliativos y contextos de encierro es un objetivo profesional que guía en mi trabajo. Me gusta explorar el camino por ahí. Definirme como “artivista” y que sean los cuentos mi arte para el activismo es algo que estoy haciendo desde hace un tiempo. Ensamblar la narración oral con otras disciplinas como la música, el teatro, la pintura, me nutre y me hacen crecer. Me gusta mucho juntarme con otr@s artistas para explorarme como profesional y compartir trabajo.

Las historias que cuentas ¿ Cómo las eliges? ¿Qué universos atraviesan tus narraciones?

Siempre ando buscando material, leyendo, escuchando, recopilando. Elijo una historia cuando siento que hay algo que se activa en mi interior. Cuando le siento el decir, cuando algo de lo que cuenta es algo que me cuenta como persona (ya sea por acción u omisión) o también algo que me pone en tensión con la persona que creo que soy. Me gusta desafiarme en mis creencias y sentires desde y con las historias. Las historias narran conflictos universales de la humanidad, creencias, usos y costumbres de vivenciar y sentir esos universales, mis narraciones son guiadas por conceptos universales como libertad, igualdad, equidad, justicia, cuidado y respeto.

Hablemos de festivales ¿Qué características tienen los que asistes en tu país? ¿Qué diferencias encuentras en los festivales internacionales a los que has asistido?  Puedes contar una anécdota.

Creo que una de las principales características  que tienen los festivales tanto nacionales como internacionales es el espíritu de camaradería, compañerismo y alegría. Eso es algo que he encontrado en común tanto en Argentina como en otros países. Creo que una de las características que tienen los festivales en Argentina es la diferencia de presupuesto para la organización, eso depende, de muchos factores (relevancia de la disciplina, impacto cultural y social, políticas públicas, acompañamiento institucional, acompañamiento del público) y a la vez tiene mucho impacto en la producción del festival (lugares dónde se hacen las presentaciones, honorarios para los narradores, cobertura de viáticos, contactos para presentar propuestas, posibilidades de contratos privados con instituciones).

La diferencia que encuentro en relación a festivales internacionales a los que he asistido es el volumen de presupuesto, el acompañamiento institucional, la llegada al público, la producción general y el respeto por el trabajo de l@s narradores plasmado en algún tipo de contrato y/o acuerdo que representa una compensación por el tiempo, la dedicación y el arte.

Hace unos tres años fui al festival Kanoon en Teherán, Irán. Todo el proceso para llegar al festival fue un gran aprendizaje. Tuve que enviar una presentación y justificación de repertorio muy extensa. Tuve que hacer muchos trámites diplomáticos y aceptar algunas imposiciones propias de la cultura y la religión de ese país. También tuve que aprender a contar con traducción simultánea, trabajé mucho con dos traductores, fueron días de mucho trabajo antes de la presentación. En ese festival conocí narradores y narradores de asia, europa, australia y latinoamérica, fue una oportunidad riquísima desde lo personal y profesional. Una anécdota que recuerdo con mucha emoción sucedió un día en el que fui a contar a una escuela, la invitación se había extendido a las familias y una mamá, se conmovió con mi historia hasta las lágrimas, vino a agradecerme y me contó que ella y su familia eran refugiados del régimen talibán de Afganistan. Mi historia estaba vinculada a la desaparición y búsqueda de los niños apropiados por la dictadura cívico militar en Argentina y ahí estaba en el otro lado del mundo conmoviendo a esta mujer que tanto había sufrido. Recuerdo que lo comenté con Saeed, mi traductor, en el viaje de regreso y él me dijo “Mily el dolor de que te arranquen un hijo de entre los brazos, no tiene fronteras” Éso es un universal, y por eso amo, creo y trabajo con los cuentos.

Sé que tienes espectáculos de narración junto a otra narradora ¿Puedes contarnos sobre esta experiencia?

Quereme Bien, es un espectáculo que acaba de cumplir tres años. Está centrado en la denuncia y prevención de la violencia de género doméstica en las relaciones amorosas. Es el espectáculo que comenzó a darme forma como “artivista” tanto que estoy haciendo una formación académica sobre la temática. 

Trabajar junto a Claudia Montesino fue una decisión que me agradezco mucho. Siempre, mi trabajo se ve enriquecido por la mirada de Claudia y el espectáculo crece mucho gracias a su perspectiva. 

No es sencillo, hay decisiones artísticas que tomar, ensayos, análisis de material, presentaciones de propuestas, honorarios que definir, cada una tiene su forma, su expresión, su tiempo, su intensidad, su familia, sus otros trabajos y encima vivimos lejos (ella en La Plata, yo en Buenos Aires) pero lo estamos logrando, es una gran aventura que nos llena de alegría. Pasito, a pasito hemos andado mucho con este espectáculo.

Hoy el mundo atraviesa la pandemia del COVID- 19  y debemos quedarnos en casa, entonces qué hacer para generar trabajo, ¿Tienes nuevos proyectos  para este año tan particular? ¿Cuáles y cómo los llevas a cabo?¿Cómo es narrar a través de las pantallas? *Estas preguntas las pueden ver en el nuevo Canal de Youtube que he creado como complemento del blog. Aquí les comparto el link para ver y escuchar la charla https://www.youtube.com/watch?v=riK7IWNI6x8.

Mily, puedes dejarnos tu página Web o tus redes sociales para que los lectores puedan contactarse contigo.

Mi perfil de Facebook, Instagram y Twitter es Mily Cuentera.

También pueden seguir el trabajo que hacemos junto a Claudia en Facebook e Instagram en la página de Quereme Bien.

Y el trabajo que hice junto a otras artistas de la música y el arte en Facebook e Instagram en la cuenta Entreamadas.

Para terminar, un deseo  que quieras compartir con nosotros.

Creo que no soy muy original, pero lo que más deseo en este momento es que toda mi familia y mis seres queridos estén sanos y a salvo, que la pandemia termine y volver a contar cuentos interactuando con personas en vivo. Quiero las risas, los comentarios, los juegos, los aplausos y los abrazos.

Muchas gracias Mily por tus respuestas, por animarte a charlar por el canal de youtube siendo la primera de este sueño de seguir andando acompañadas de palabras a viva voz. Gracias por llevar las historias, tus espectáculos, a tan diversos lugares, donde la palabra es tan necesaria. GRACIAS!

Entrevista realizada por Emilce Brusa

Puntuación: 1 de 5.