Claves para, Narración oral, Nota

De principios y finales

Aproximación a las fórmulas de inicio y cierre de cuentos

Como tantos otros elementos de la tradición oral, las fórmulas de comienzo y cierre de cuentos, otrora tan valoradas, se han visto afectadas por el paso del tiempo y, como consecuencia, por la debilitación de la memoria y los cambios de gustos e intereses. Así, en las últimas recopilaciones de folclore narrativo las encontramos reducidas a su mínima expresión y, en los formatos contemporáneos del cuento oral, los narradores suelen prescindir de ellas al ejecutar sus repertorios, sobre todo cuando estos van dirigidos a público adulto. Estas fórmulas, además de servir como pequeño divertimento de lenguaje, actúan como llaves metafóricas que abren y cierran un mundo paralelo de ilimitada elasticidad espacio-temporal, un universo en el que todo puede ocurrir y del que el narrador procura distanciarse con la pronunciación de determinadas palabras. Algo que nos conecta con épocas en las que, según cuentan, el relato, lo cotidiano y lo sobrenatural caminaban de la mano y que, en una secuencia de paralelismo evolutivo, tienden cada vez más a desaparecer. En la tradición oral hispánica, podemos encontrar cierta variedad de fórmulas de inicio y cierre de relatos, unas procedentes de la cadena oral y otras como resultado de la invención personal de cada narrador. A continuación incluiré algunas de ellas, entresacadas de colecciones de cuentos tradicionales de diversas bibliografía.

Fórmulas de inicio

El empleo generalizado del pretérito imperfecto en las fórmulas básicas de inicio concede al cuento oral un valor poético añadido: Había una vez, Érase una vez, Érase que se era, Una vez era, Esta vez era, Era vez que, Era vez y vez (y su variante s) Esto venía a ser, Dicen [cuentan, resulta] que había, Esto quería ser, Esto había de ser, Vivían una vez… Con este uso se resalta la permanencia de los hechos en un pasado indeterminado y amplio, revistiéndolos de un halo de misterio ante el que no interesan aspectos como la fecha exacta de los acontecimientos, el momento y el lugar históricos o asuntos paratextuales como quién fue el primer cronista o el recopilador del relato. Nos basta con saber que los extraordinarios hechos que se nos van a presentar sucedieron pero no acabaron, estando conectados aún con nosotros.

Estas fórmulas fijas dominantes basadas en ese uso casi ritual del tiempo verbal se suelen ampliar y combinar de diversas formas:

• A mí me contaron una vez que era • Una vez dicen que dijeron que había • Esta era una vez que había • Pues vamos a ver que dicen que había una vez • Cuentan que cuentan que me contaron

En bastantes ocasiones los informantes se centran en aportar ambiguos datos geográficos…:

• En cierto pueblo • En un pueblecito de … • En cierto país ¡muy lejos, muy lejos!, que de lejos que era ya no me acuerdo ni dónde era • En la tierra del olvido, donde nadie se acuerda ya de nada • Allá, en un país muy lejano • En el sitio donde Cristo fue a dar las tres voces • Allá por donde San Pedro perdió el gorro

… o temporales:

• Hace mucho tiempo • En tiempos / En tiempos malos • En tiempos muy remotos • Esto ocurrió hace mucho tiempo, y así como me lo contaron a mí os lo cuento yo a vosotros • En cierta ocasión / Cierto día • En aquellos años en que se pasó muchísima hambre • Cuando Dios [Jesucristo y San Pedro] andaba por el mundo • Esto que os voy a contar sucedió hará cien años, más o menos • Hace ya muchísimos años • Cuentan que hace muchos siglos • Cuando los animales hablaban / Cuando los burros volaban, uno que lo vio me contó • En tiempos de Maricastaña • Allá por el año catapún

Y también alternan estas fórmulas de contenido con el empleo de vocativos como Pues señor o Pues mira y otras llamadas de atención más elaboradas y personales que parecen recurrir conscientemente al atractivo casi hipnótico del cuento oral:

• ¡Vayan cuentos y vengan cuentos! • Cuento va y cuento viene, no te creas nada de lo que te cuente

Incluso en algunas ocasiones se hace una tímida referencia a los agentes del acto, los narradores:

• Cuentan y no paran de contar • Cuentan los que lo vieron (yo no estaba, pero me lo dijeron) • Mi abuelo me contaba • Aquí estoy para contarte la historia

Poco más utilizan los narradores tradicionales para iniciar un cuento. No olvidemos que lo que interesa es ir lo más pronto posible al grano, a la acción, para no perder la atención de la audiencia, de ahí que no se pierdan en descripciones o distractores literarios tanto en el comienzo como en la narración propiamente dicha.

Fórmulas de final o cierre

Habrá que citar en primer lugar a quienes eligen finales sobrios:

• Y así se acabó el cuento / Y se acabó • Ahí terminó la historia • Y así ya ha terminao • Así que esto pasao, ya se acabó mi cuento / Y con esto se acaba el cuento • Y nada más / Y no pasó nada más / Y ya no hay más • ¡Ea! / ¡Ea, ya está! • Y este cuento se ha acabado / Con que ya mi cuento se ha acabado / Y ya está el (mi) cuento acabado / Este es mi cuento acabao • ¡Y chache! • Hasta que este cuento se acabó • Y ese cuento sacaron

Y luego partiremos de los conocidisimos colorín colorado y colorín colorete y de sus combinaciones básicas:

• Colorín colorado, cuento acabado • Colorín colorado, este [mi] cuento se ha acabado • Colorín colorado, este cuento está acabado • Y el cuento colorado ya se ha acabado • Y este cuento colorao por mi boca se ha escapao • Así que esto pasó, ya mi cuento se acabó • Y colorín colorete, el cuento se hizo cohete • Colorín colorao, colorín colorete, por el bocín salió un cohete

A estas fórmulas, conocidas por todos, los narradores suelen añadir pequeñas rimas que pretenden provocar una sonrisa en el auditorio, sobre todo cuando este está compuesto de gente menuda:

Colorín colorao, cuentecito rematao, y el que no alce el culo se lo ha chamuscao. Yo, que lo alcé, no me lo chamusqué • Y ya está mi cuento acabado y mi culito chamuscado • Y a quien no levante el culo se le queda pegado • Y colorín colorete, por la chimenea sale un cohete y al que no alce el dedo, un cachete • Y colorín colorete, por la chimenea sale un cohete y por el portal siete • Cuento contao, cuento acabao, por la chimenea se va al tejao, y del tejao al pozo para que no lo escuche ningún mocoso • ¿Te ha gustao? Pues por eso te lo he contao • Y fue por un caminito y fue por otro y si este cuento te gustó, mañana te cuento otro • Y entra por el sano y sale por el roto, el que quiera que venga y me cuente otro • Y aquí se rompió una taza y cada quien para su casa • Y como dice don Crispín, este cuento llegó a su fin • Y aquí termina esta historia, más larga que una zanahoria • ¿Y el burro? Pues álzale el rabo y bésale el culo • Y se ahogó la zorra. Y ¡chachipiritorra!

En algunas historias, sin embargo, lo más importante para quien narra es dejar claro que, a pesar de todos los avatares descritos, los protagonistas (que son, al fin y al cabo, con quienes nos identificamos) no han sufrido daños y tendrán un final feliz, o sea, una vida mucho más placentera que la narrada:

• Y fueron [vivieron] felices • Vivieron felices por muchos años • Fueron felices hasta que murieron; Dios los tenga en su gloria, amén, Jesús • Y desde entonces fueron muy felices y dichosos • Y pasaron felices pascuas • Y así terminó el cuento, todos felices y contentos

Este final feliz suele celebrarse, quizás para compensar el hambre imperante, con la mención de alimentos básicos como el pan, los ajos, el pimiento y los rábanos (tuertos y asados), aderezados con un poco de sal y alcaravea:

• Y se acabó el cuento con ajo y pimiento • Con sal y pimiento se acabó el cuento • Y se acabó mi cuento con pan y rábano tuerto • Y ya se acabó el cuento con pan y pimiento y alcaravea para el que no lo crea • Y ya se ha acabado el cuento con pan y pimientos y rábanos asados, y el que esté de pie… • Y este cuento se ha acabado, de pan y pimiento y rábanos asados ¡y en el techo está colgado! • Y se acabó el cuento con pan y pimiento, y rábano asao para el que lo ha escuchado • Y se acabó el cuento con pan y pimiento. Se agarró la zapa al culo que esté sentado. Y se levantó, se achicharró. ¡Ea! Ya se acabó • Aquí se termina el cuento con miguillas de pan y rábanos tuertos para mañana almorzar • Y con esto y el cesto lleno con pan y pimientos y rabanillos tuertos se acaba este cuento • Y se acabó el cuento con pera y pimiento • Con pan y pimiento asado este cuento se ha acabado • Y se acabó el cuento con pan y pimiento y rabanillos tuertos • Y aquí se acabó el cuento con pan y pimiento y rábanos tuertos, y el que quiera más que vaya a mi huerto. • Toma un poquito de alcaravea para que tú mañana lo veas • Y un granito de sal para acabarlos de engañar

Aunque, si pueden permitirse un gran banquete, el plato principal, por exigencias de la rima, pasa de vegetal a animal, poniéndose en peligro la pervivencia de determinada ave:

Vivieron felices y comieron perdices • Se casaron, vivieron felices y comieron perdices, y a mí no me dieron porque no quisieron [porque no les dio la gana] • Y vivieron felices y comieron perdices, y a nosotros nos dieron con el plato en las narices • Y vivieron felices y comieron perdices, y a mí me dieron con los huesos en las narices • Y vivieron felices, comieron perdices y yo no las comí porque no las quise • Y fueron felices, comieron perdices, y a mí me dieron las patas y no las quise • Comieron tantas perdices que se empacharon • Y vivieron muy felices. Se comieron, lo menos, media docena de perdices • Y ellos ya vivieron felices y comieron perdices y guardaron una patita para mí, y como no fui no la comí • Y todos comieron perdices y vivieron felices y contentos, y a mí me dieron un rábano tuerto

Banquetes a los que determinados narradores, como vemos, parecen haber asistido, aunque con menos fortuna de la que quisieran:

• Y yo fui y vine y no me dieron ni para unos botines, y fui otra vez y me dieron pluma y papel • Y yo fui y vine y me dieron los botines [patines] para los pies y en el camino los destrocé • Y yo fui y vine y sólo me dieron para unos botines y, como eran de papel, por el camino los destrocé • Y yo vine y me dieron unos zapatos de papel para que en el camino lo pudiera yo ver • ¿Y qué me dieron? Unos zapatitos de afrecho; les soplé y se me fueron al techo • Y yo fui y volví y sólo me dieron unos zapatos de manteca que se me derritieron en el camino • Y a mí me dieron un sebo, pero en el camino por donde venía se me derritió y llegué a casa sin nada • Ya no vi más porque me había hecho mi padre unas albarcas de manteca, y como hacía mucho calor, se me deshacían y me quedaba descalza y me tuve que venir • Y ellos se repartieron el oro y a mí me dejaron pobre para contarlo • Y yo, después de tanto ver, me vine a mi casa, y ellos se quedaron muy contentos y felices • En fin, que ellos se disfrutaron muchos años y yo me vine aquí caminando • Y a mí me enviaron aquí a que te lo contara a ti • Y yo estuve allí y de una patada me enviaron aquí • Y cuando yo marché de aquel pueblo todavía quedaban bailando • Y yo, al ver eso, me unté los zapatos con grasa y me vine corriendo para casa • Yo me vine y allí se quedaron / Y yo me vine y los dejé allí
• Y yo me vine y no me dieron ni para un cigarrillo • Ya fueron ellos a su palacio, unos a un lado y otros a otro, y yo fui y no me dieron ni el mandao • Se acabó el cuento y yo fui a la muerte del amo, pero nada me dieron • Del frite que se comieron me tiraron con un hueso en el tobillo, que aguate me rompen un colmillo • Y yo me vine aquí y no vi más. Y yo me vine y los dejé, y no sé qué habrá sido de ellos • Y cuando estaban en lo más bonito del sueño, vino el día y los despertó

Al volver de semejantes sitios, a veces no queda otra opción que poner tierra de por medio entre lo narrado y la realidad, de forma que todos (narrador y oyentes) puedan volver sin dejarse nada en ese más allá de los relatos:

• Y fue cosa de cuento • Ellos allá y nosotros acá • Nuestros cuentos en Flandes • Y todo nuestro relato, mentira • Chistera, chistera, este cuento está fuera • ¿Qué hay en la plaza? Calabazas. Pues cada uno pa su casa. ¿Y qué hay dentro? Pipitas. Pues cada uno pa su casita • Y cada uno se fue a su casa • Y por un agujero entro y me salgo por otro. Y el que contó este cuento contará otro • Se acabó el cuento y se lo llevó el viento y se fue por el mar adentro • Y así pasaron muchos años hasta que este cuento se perdió entre castaños • Y este cuento se perdió; cuando lo vuelva a encontrar te lo volveré a contar

Entonces, cuando el cuento nos estremece y sus palabras, a modo de varita de virtudes, consiguen que accedemos a mundos invisibles aunque posibles, el narrador aprovecha para pronunciar fórmulas de cierre que aspiran a ser conjuros mágicos:

• Quien no quiera creer esta historia verdadera, que su cabeza se le vuelva de cera • Si es mentira, que se te vuelva todo un saco de harina; si es verdad, que se te vuelva saco de pan • Nuestros reyezuelos, hueso en la espalda

Y, rompiendo uno de los viejos tópicos sobre el cuento popular, diremos que muy pocos de estos textos (menos del 1% de los analizados) acaban con una sentencia didáctica o moralizante, lo que refleja una cuestión ya explicada en otros estudios: que la utilización ejemplarizante de los cuentos de tradición oral se procesó al margen de la cadena espontánea y con fines absolutamente distintos a los que impulsaban a la gente sencilla a narrar estos cuentos. Es precisamente en los textos de tipo religioso donde encontramos estos finales que quieren, además, insistir en la veracidad de lo contado:

• Porque están castigados por la mano de Dios • Y era que Dios ya le había perdonado • Y así pagó su delito • Quien todo lo quiere todo lo pierde • Mire usted qué milagro tan hermoso que hizo el Señor

Una penúltima cuestión. Francisco Castro, excelente informante de la comarca del Campo de Gibraltar, aún cerrando siempre sus cuentos con una ración de “rabanillos tuertos”, en cierta ocasión añadió: “Para que no se olvide”. ¿Podría ser la fórmula de cierre una forma de conjurar el olvido, enemigo de la tradición oral y de nuestra propia historia personal? Los efectos que estos finales tengan en cada uno de nosotros nos darán pistas para respondernos.

En fin, si todavía hay quienes insisten en buscar conexiones con la realidad, sin pensar que los cuentos, cuentos son, los narradores también tienen un final para ellos:

• Si ustedes no se lo creen podemos ir a casa de los felices esposos que estarán todavía comiendo perdices • Esto pasó en Fuente el Césped, de donde era el tío Caspe • Se lo he oído contar a la abuela • Esto es verdad y no miento, y como me lo contaron te lo cuento

Mención aparte merecen aquellos relatos que concluyen con un final rimado que hace referencia al propio desenlace del relato, no precisando entonces ninguna fórmula fija..

Pues eso: Como me lo contaron os lo cuento y me alejo de esta historia sin guardarme nada dentro.

Bibliografía consultada

• CUENTOS POPULARES ESPAÑOLES (3 vol.) Aurelio M. Espinosa, padre. CSIC. Madrid, 1946.

• CUENTOS POPULARES DE CASTILLA Y LEÓN. Aurelio M. Espinosa, hijo. CSIC. Madrid, 1996 (vol. I), 1988 (vol. II).

• CATÁLOGO TIPOLÓGICO DEL CUENTO FOLKLÓRICO ESPAÑOL. CUENTOS MARAVILLOSOS. Julio Camarena y Maxime Chevalier. Editorial Gredos. Madrid, 1995.

Puntuación: 1 de 5.

Festivales/Encuentros, Narración oral, Sin categoría

V Encuentro Internacional de Narradores Orales – “CONGRESALES DE LA PALABRA”

El 6, 7 y 8 de Agosto llega el V Encuentro Internacional de Narradores Orales – “Congresales de la Palabra” en la Provincia de San Miguel de Tucumán – Argentina. La pandemia no lo detuvo y este V Encuentro será virtual. Así las organizadoras nos cuentan sobre este prestigioso, querido y esperado Encuentro que nació para quedarse.

El Encuentro Internacional de Narradores Orales “Congresales de la Palabra” se realizará este año su 5ta edición consecutiva, aunque la situación actual de pandemia nos impone llegar al público  a través de la virtualidad de las redes. 

Desde el Grupo Tucucuentos Solidarios, dependiente de la Dirección de Letras del Ente Cultural de Tucumán, se creó este evento en el año 2016, como uno de los innumerables homenajes al Bicentenario de la Independencia Argentina realizados en Tucumán. Aquel primer encuentro superó enormemente las expectativas y por tal motivo se decidió continuar año a año, también con excelente repercusión. A lo largo de sus ediciones se visitaron más de doscientas instituciones: salas de teatro, hogares de ancianos, centros comunitarios, bibliotecas y sobre todo escuelas de gestión pública, tanto de capital como del interior de la provincia, incluso de alta montaña. Esto nos llevó a contabilizar más de 30.000 espectadores.

Cabe destacar que el  público disfruta de los espectáculos de cuentacuentos, tanto en salas teatrales como en instituciones, con entrada libre y gratuita.

A lo largo de estos años hemos recibido a narradores de las provincias argentinas de: Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Mendoza, Santa Fe, La Rioja, Jujuy, Salta y Catamarca. También de los países extranjeros: España, Francia, Italia, Canadá, México, Colombia, Venezuela, Chile, Uruguay, y nuestros hermanos de Perú y Bolivia que también formaron parte de aquel Congreso de 1816.

Este año, 2020, a través de la virtualidad que nos impone la pandemia, los invitados son oriundos de: España, México, Uruguay, Paraguay, Brasil y Bolivia. Y de las provincias argentinas de: Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Chaco, Misiones, Jujuy y Salta.

El Grupo TUCUCUENTOS SOLIDARIOS coordinado por la Lic. Alejandra Jiménez, está constituido por adultos mayores, enmarcándose en una tendencia global que cobra cada vez más auge conocida como “abuelos cuentacuentos”, ya que despojados de sus obligaciones laborales, dedican su tiempo y pasión al arte de contar cuentos.

Tucucuentos Solidarios es un programa del Ente Cultural de Tucumán (Resolución Nº 2923)  y pertenece a la Dirección de Letras de este organismo (desde donde se organiza el evento). Desde el año 2014 recorre escuelas, asilos de ancianos, centros comunitarios y bibliotecas. En 2018 ha sido distinguido con la Marca Tucumán otorgada por el IDEP.

Además de mantener un constante perfeccionamiento con maestros nacionales e internacionales, el grupo es invitado a participar en numerosos eventos literarios: Feria Internacional del Libro (Buenos Aires), Encuentro de narradores “Oíd Mortales” (Córdoba), Festival de las Artes (Catamarca), Festival Internacional “Narradores en Acción” (Tucumán), Encuentro Federal de Escritores (CABA)  y “Festival de la Palabra – UNT”,  entre otros.

Sus integrantes: Gloria Argañaraz, Neli Santillan, Olga Bonano, Olga Martínez, Silvia israilev, Graciela Palavecino y Alejandra Jiménez.

Los objetivos del evento son

Mantener el espíritu del primer encuentro, realizado en 2016, donde se rindió homenaje al Bicentenario de la Independencia Argentina, emulando a aquellos que en 1816 se hicieron presente en Tucumán para asegurar la libertad del pueblo.

Continuar defendiendo esa libertad, acordada por los históricos congresales de la Patria Grande, esta vez mediante el arte de la PALABRA. En tal sentido y en reconocimiento al trabajo que todos ellos realizan en el campo de la narración oral y difusión de la cultura, así como el prestigio y la trayectoria que les avalan, es que fueron convocados a ser un CONGRESAL DE LA PALABRA y hacerse presente en Tucumán como embajadores de sus cultura, idiosincrasia y tradiciones, para compartir sus relatos en escuelas, bibliotecas, hogares de ancianos, salas teatrales, espacios comunitarios y calles de Tucumán. 

Difundir el arte de contar cuentos a través de talleres con maestros especializados y un espacio de reflexión sobre el oficio del narrador latinoamericano. Ambos destinados a actores, narradores, docentes e interesados en el arte de contar cuentos.

Relevancia turística del evento en la provincia

Tal cual expone la programación sostenida a lo largo de todas las ediciones anteriores, una de las actividades más esperadas, es la denominada Caminata Cuentera. La misma consiste en un recorrido por las calles del micro centro de Tucumán, con paradas estratégicas en Paseo de la Independencia (calle Congreso), Peatonal Muñecas y Peatonal Mendoza, para ofrecer a los transeúntes breves relatos “al paso”. La particularidad y vistosidad de este recorrido se encuentra también en las vestimentas típicas de sus culturas que porta cada uno de los narradores participantes. Dicha Caminata Cuentera termina en Plaza Independencia con un espectáculo de cuentos y danzas folclóricas. Finalmente una visita a Casa Histórica para foto conmemorativa, entonación de himnos de todos los países participantes y firma de un acta simbólica como Congresales.

También en 2019, el 1º de agosto, los narradores invitados pudieron vivir la misticidad del Homenaje a la Pachamama junto a las comunidades originarias de la zona de Trancas.

Relevancia en el área educativa

Con visitas a más de 200 escuelas de gestión pública (de capital e interior) hemos llegado con los cuentos a unos 30.000 espectadores, tanto alumnos como docentes, padres y la comunidad en general, revalorizando así la importancia del relato oral en la transmisión de nuestras culturas latinoamericanas.

Este año se prevé llegar a muchas más escuelas aprovechando las conexiones virtuales que utilizan los docentes para sus clases (Zoom, Meet, Messenger, etc.). También llegaremos con videos o audios a las escuelitas más alejadas, que no cuentan con internet y que, incluso, los alumnos reciben sus clases por la radio local de sus comunidades.

Capacitaciones

Cabe destacar que en todas las ediciones se ofrecieron talleres gratuitos impartidos por   destacados maestros nacionales e internacionales, destinados a profesionales de la narración, actores y docentes de todos los niveles educativos.

En la edición 2019, por primera vez los talleres, se articularon con el Ministerio de Educación, destinados para docentes de capital (presencial) y del interior, quienes pudieron tomarlos on-line. Los mismos contaron con puntaje de acuerdo a la carga horaria de las capacitaciones impartidas.

Narración oral, Nota

Viaje a Cuba

Nos cuenta Catherine Piedra de la Cruz

Ella me escribió al blog, así nos conocimos, luego nos buscamos en redes sociales e intercambiamos WhatsApp. Le envié unas preguntas y ella respondió a cada una generosamente. Empecemos el viaje a sus palabras… Se la presento!

¿Cómo ves el movimiento de la Narración Oral en tu país?


En Cuba hay un movimiento muy fuerte de Narración Oral en todo el país. El país tiene 15 Provincias y en casi todas el movimiento de Narración Oral ha venido en aumento, a continuación la relación de dichas Provincias: Pinar del Río La Habana Matanzas Cienfuegos Ciego de Ávila Camagüey Holguín Santiago de Cuba La Isla de la Juventud
En todas estas provincias encontramos grupos de Narración Oral consolidado. En mi caso trabajo en un grupo en el que todos son actores y solo hay dos narradores orales, Silvia Tellería y yo. Haydeé Arteaga, una de las principales figuras de la Narración Oral en Cuba, fallecida recientemente, en los años sesenta fue fundadora y directora de una escuela de narradores orales de vida efímera. Aunque esta realmente comienza en los años setenta con Francisco Garzón Céspedes, narrador y pedagogo, que renueva el antiguo arte de contar y genera una nueva modalidad hoy conocida como narración oral escénica. Garzón Céspedes, junto a Teresita Fernández, trovadora y maestra, desarrolló La Peña de los Juglares, un espacio de integración de las artes, que generó otros eventos como La Peña del Brocal, fundada en 1987, en la provincia  Camagüey. Hoy en el país conviven varias generaciones de narradores orales: Narradores que participaron desde los orígenes como Mayra Navarro, Jesús Lozada, Coralia Rodríguez, formados y dirigidos por Garzón Céspedes. Alumnos de las experiencias formativas de Francisco Garzón Céspedes y Mayra Navarro como Elvia Pérez Nápoles, Silvia Tellería, Osvaldo Manuel, entre otros; o de Mayra Navarro en los Talleres básicos de Narración oral de la Catedra de Narración Oral, en la cual Mayra Navarro, fallecida en 2019, fue su delegada en Cuba desde su fundación en la década de 90 hasta el 2006 en que se crea, a propuesta de Octavio Pino y con el consenso de la maestra Mayra Navarro y un grupo de sus alumnos, el Foro de Narración Oral del Gran Teatro de La Habana, hoy Alicia Alonso. En otro orden de cosas, en Cuba sobresalen nombres como Lucas Nápoles, Mirtha Portillo, y otros. Encontramos proyectos en diversas partes del territorio insular como los de Ury Rodríguez, Virginia López y otros narradores en la ciudad de Guantánamo, Fátima Pattersson y la Bienal Internacional de Oralidad de Santiago de Cuba donde también se realiza un trabajo muy bueno con niños contadores de historias: “En el bolsillo del duende”, dirigidos por Bertha Ferrer Estiú, o los eventos de la Casa del Caribe y la Casa de las Tradiciones en esa misma ciudad. Otras zonas del país Matanzas, Las Tunas, Holguín, Camagüey en esta provincia se destaca la
Cátedra de cuentería campesina tradicional
José Obregón Bravo en Florencia, un municipio en la misma provincia, Isla de la Juventud, etc. y en la capital desarrollan eventos de oralidad y cuentería de muy variado corte como Contar con La Habana, Primavera de Cuentos, dirigia la Maestra Mayra Navarro, Fiesta de la Palabra ContArte, dirige la Mestra Elvia Pérez Además, los festivales internacionales: Cuentos para una añeja ciudad, el festival de los parques. Dirige Osvaldo Manuel Perez Peñalver, D’Abril Palabras Andantes dirige Ana María Paredes, Festival Arroyo de Cuentos, del Municipio Arroyo Naranjo, aquí en La Habana. Festival internacional Diez de Octubre Cuenta, del Municipio Diez de Octubre también en La Habana. Diversas formas de oralidad narradora artística conviven en Cuba, desde la cuentería popular hasta diferentes maneras de enfrentar el acto oral, que se resume en diferentes tendencias de la Narración Oral, que se ponen de manifiesto en el Encuentro entre escuelas de Narración Oral que se realiza anualmente, en el se ve la narración desde diferentes puntos de vista y con los elementos que los distinguen. Todo esto forma hoy la narración oral artística contemporánea.


¿Cómo es el panorama en relación a los espacios donde se narra?


Los espacios donde contamos son muy diversos, utilizamos desde un Teatro, un parque, un portal, o un aula de una escuela, de acuerdo con la circunstancia. Como trabajo en una Compañía de Teatro, que se llama Integración, realizamos diversas actividades para diferentes públicos, niños jóvenes y adultos, tenemos espectáculos de variedades, que incluye música, poesía, narración oral y trabajo con títeres. Esos espectáculos de variedades se presentan en muchos lugares. Como también realizamos trabajo comunitario, podemos hacer un fia una actividad en un parque al que asiste todo tipo de público o en una escuela ya sea primaria o secundaria. También trabajo con el Dúo Darias, integrado por Ana Irma Ruz y Mario Darias, tenemos un trabajo con los Versos Sencillos de José Martí, yo declamo la poesía y ellos cantan, esto lo presentamos en Peñas que realizamos en las Escuelas enseñando a los niños a conocer aún más la obra de nuestro José Martí. Hemos tenido la experiencia de actuar en un vestíbulo con toda la escuela y lo mismo lo hemos presentado en un aula de una escuela. Lo que quiero decir es que de acuerdo al lugar donde nos presentemos, así será el repertorio escogido. Si nos presentamos en un parque para todo tipo de públicos entonces el repertorio debe ser fresco, con cuentos cortos, con su toque humorístico y si el público es infantil, los cuentos serán participativos, con repeticiones que le permita al niño, desde completar la frase hasta aprenderse una determinada rima. Y en estos casos contar con títeres es de mucha ayuda.
En el caso de los teatros, ese espacio lo utilizamos fundamentalmente para presentar espectáculos unipersonales, ya sea infantil o de adultos. Un requerimiento importante en este sentido para el Narrador ( yo) es que el teatro no sea un grande y que el cla sea tranquilo, en aras de tener una mejor interacción con el público. En lo particular prefiero la intimidad para contar cuentos.

¿Cómo es el panorama, en relación a los diferentes públicos que asisten a los espectáculos de Narracion Oral?


La Narracion Oral hoy tiene un público diverso, aunque debía que fomentarse aún más en los jóvenes, asisten, sí, pero no como deseamos. A los niños siempre les gustan los cuentos, participan contigo, se involucran en la historia, la viven, y son un público sincero. Son muy agradecidos. No olvidan fácilmente. Los adultos también lo agradecen, sobre todo si visitamos Casas o Circulos de abuelos, lugares donde ellos se reúnen, prestan mucha atención. Sobre esto tuve una experiencia muy linda, en una casa de abuelos en Argentina, se les puso el audio de un cuento mío y al final lo comentaron, hablaron de la moraleja de la historia y lo agradecieron infinitamente. Me conmovió lo sucedido. Saber que nuestros cuentos llegan a diferentes lugares y le hacen este tiempo de aislamiento más agradable a las personas, es gratificante y placentero. Esto lo sé porque me enviaron el video.


¿Las organizaciones culturales del estado de tu país promueven la Narración Oral con identidad propia o la incluyen como parte de otras disciplinas artísticas?


La existencia de la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica (CIINOE), la Sección de Narradores Orales de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), la Cátedra María del Carmen Garcini de Narración Oral, la Cátedra de Oralidad Carolina Poncet, el Foro de Narración Oral del Gran Teatro de La Habana, hoy Alicia Alonso y otros espacios teórico-prácticos son muestra del reconocimiento que hoy tiene la narración oral en nuestro país. También existen instituciones como El Centro de Teatro de La Habana y el Consejo de las Artes Escénicas pertenecientes al Ministerio de Cultura de Cuba, que apoyan a los directores de grupos que en su plantilla tienen Narradores orales y todo ello muestran cuánto se ha avanzado en el reconocimiento de la Narración Oral como disciplina independiente. Hoy existe un Consejo de Expertos, perteneciente al Consejo de las Artes Escénicas, que conforman el Tribunal de Evaluación de los Narradores orales, y existe un Calificador de cargo, bien estructurado para podemos evaluar. En mi caso también estoy en proceso de Evaluacion con un Espectáculo Unipersonal que se llama Con derecho a soñar. No sé ha efectuado la evaluación por todo este tema del aislamiento etc. Como yo, hay otros narradores que esperan la posibilidad de evaluarse.


¿Qué tipo de repertorio utilizan la mayoría de los narradores?. Me refiero si cuentan tradición oral o de autor


Todos los Narradores Orales cuentan cuentos diversos, nadie lo impone, se crean su repertorio de acuerdo con su personalidad, su gusto, sus preferencias. Muchos tienen cuentos de autor, aunque algunos se “especializan” en los cuentos de tradición oral, porque la región donde viven es muy dada a las tradiciones orales o las prefieren las porque se desenvuelven mejor en esa vertiente. Otros tienen un repertorio muy variado y cuentan hasta patakíes, que son las leyendas de la Religión Africana. De hecho, hay un Festival de Narración Oral que lo dirigen Mirtha Portillo y Lucas Nápoles que se llama Mis cuentos casi todos son de autor.
Justo ahora estoy adentrándose en las Leyendas mexicanas, en este tiempo he tenido la posibilidad de conocer narradores mexicanos excelentes que me han motivado y quise incursionar en las Leyendas. Así poco a poco iré incorporando a mi repertorio otros tipos de cuentos. Como las leyendas Argentinas, Guatemaltecas y cuentos Árabes. O sea, en la elección de nuestro repertorio influye también nuestra personalidad, preferencias, intereses, motivaciones etc. Una vez monté un cuento por encargo. Algo que Noé gusta mucho. Y existen narradores que escriben sus propios cuentos.


¿Cuáles son los autores favoritos a la hora de Narrar? ¿Cómo manejan el tema del derecho de autor?


Prefiero cuentos de autor, pues casi nunca me gusta salir de mi zona de confort. Me siento más cómoda. Por ejemplo, entre los autores de mi repertorio estan: Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Samuel Feijóo, Alfonso Hernández Catá, Augusto Monterroso, Mario Arregui, Gianni Rodari, y otros autores cubanos como Ruth Lorenzo, Yordan Alonso etc, menos reconocidos pero que son excelentes. El derecho de autor funciona de la siguiente forma: Yo tengo en mi espectáculo cuentos de autores de Nuevitas, Camagüey, y lo reporto a la ACDAM, la Agencia Cubana del Derecho de autor, y ellos se encargan de pagarles a los autores. Lo reporto pues tambien se paga derecho de autor por los espectáculos presentados y cada vez que se ponga en un teatro, ellos pagan.


Hablemos de Festivales: ¿Cómo se organizan, qué características tienen en tu país?


Los Festivales son una fiesta de la palabra, hay mucha alegría, es el momento en que los amigos se reencuentran, comparten experiencias, cuentos y planifican nuevos encuentros. Se crean varios comités organizadores, cada uno con tareas concretas. Los que tiene que garantizar la logística, tienen una agenda de teléfonos con los contactos de aquellas personas que ayudan en ese sentido. Los organizadores propiamente del evento tiene que tener presente los más mínimos detalles como las sillas, mesas, manteles, adornos en el caso de que en las noches se reúnan los narradores a compartir historias, los invitados, si no son narradores, y son músicos, Garantizarles las condiciones indispensables para que puedan trabajar. Antes del Festival los organizadores se reúnen muchas veces para ultimar detalles, incluso mientras funciona por si algo falla, y no estaba previsto. En el caso de que participen niños narradores, hay que llamarlos, confirmar su presencia, vestuario, lo más uniforme posible. Si se le va a otorgar algún souvenir a los participantes, debe tener la cantidad requerida para entregarle a cada uno su presente, así como la confección de Diplomas y Reconocimientos para luego imprimirlos. Yo participé en la preparación de dos Festivales: cuentos para una añeja ciudad. El Festival de los parques, dirigido por Osvaldo Manuel Pérez Peñalver, era la encargada de buscar la Cámara de vídeo para filmar y la confección de los videos que se proyectarían diariamente y en el Festival La Esperanza del mundo, dirigido por El Proyecto Comunitario Atrapasueños (con el que colaboramos) y por el Dúo Darias.
Siempre es una experiencia memorable.


¿Qué es para vos contar cuentos, que es la Narracion Oral?


“Si se calla el narrador, calla la vida. Porque la vida, la vida misma es todo un cuento”.
Narrar es un acto de amor profundo. Contar cuentos, para mi, es mi pasión, mi vida, si volviera a nacer volvería a ser Narradora. La Narración Oral es una forma de comunicación, siempre será el arte de la palabra. Es un instrumento con el que puedes llegar a cambiar conductas. Los cuentos evocan la fantasía, nos mueven, nos emocionan.


Cuéntanos ¿cómo comenzaste a narrar? ¿Quiénes fueron tus maestros? ¿Qué es lo que tiene que tener un cuento para que sea perfecto para incorporarlo en tu repertorio? Con la pandemia, ¿cómo sigue el trabajo de los narradores?


Es una historia larga pero resuniendo: Soy maestra de profesión y Técnico Tedio en Bibliotecología, siempre estuve rodeada de alumnos pequeños, trabajaba en una Escuela Primaria, de 5 a 11 años. Siempre me gustó el trabajo con ellos, les narraba cuentos sin ninguna teoría, hacíamos dramatizaciones, utilizábamos títeres y ellos se divertían muchísimo. Luego me fui a estudiar la Licenciatura en Estudios Socioculturales y me desvinculé del trabajo con los niños, pues impartía clases a adultos como parte del Servicio Social, aquí es una forma de pagarle al estado todo lo que invirtió en tu educación, dura dos años y es obligatorio. El título tiene validez únicamente si cumples con el servicio social. Después de 9 años como profesora, comencé a trabajar en la Compañía de Teatro Integración, mi actual trabajo, y comenzó de nuevo mi inclinación al trabajo propiamente escénico, pasé un curso de Narracion Oral con el Profesor Osvaldo Manuel Pérez Peñalver, y ahí comienzo como Narradora Oral. Participé en el Festival Cuentos para una añeja ciudad. El Festival de los parques. Séptima Edición. Luego pasé varios talleres de superación del arte de narrar con las Argentinas Claudia Montesino y Alejandra Oliver. Un Curso de Habilitación para, desde el punto de vista metodológico, aprender cómo impartir la Narracion Oral en las Escuelas, otro sobre la confección de unipersonales con el profesor Rafel Calderón, y todos por medio de la maestra Elvia Pérez. Por lo que hoy trabajo también en la Escuela Primaria Roberto Casals retomando definitivamente el trabajo con los niños que me encanta. Con la pandemia pensé que iba a estar muy aburrida, pero no, a través de las redes sociales conocí de personas que hacen un gran trabajo con los narradores como: La Fogata de cuentos, dirige Germán Argueta, Francisco José Ibarlucea Bozal, director de programación. Ellos unen sus voluntades para que todos los narradores de más de 50 países compartan historias. Nuestros cuentos viajan por el mundo para llegar al corazón de aquellas personas que estaban y aún siguen en cuarentena. Tuve la posibilidad de participar en los Festivales Virtuales: Historias para Cambiar el mundo.
Frida Fest Kal Lover, 6ta Edición. Con el colectivo Alas para volar. De Tamaulipas México. Noche de Leyendas, a cargo de Chabelis Narradora de sueños. Colaboro con los siguientes grupos de WhatsApp: Cuentos por WhatsApp, de Argentina Cuarentena Cuentos con Alejandra Estrella e Invitados. Proyecto Canas y Raspones. Lo anecdótico de la historia. Cuentos por Radio Astral. Programa de radio por Internet. En este tiempo je podido ensayar mi espectáculo unipersonal: Con derecho a soñar. Me animé, gracias a la posibilidad de participar en la Fogata de cuentos, y relacionarme, via Internet con Francisco Ibarlucea y Jermán Argueta, me animé a montar una Leyenda mexicana, El amor de los volcanes, y a conocer mucho más de esa cultura, muy interesante, por cierto. Tengo varios cuentos en preparación y tengo la idea de dos espectáculos unipersonales, uno sobre Pintores cubanos y otro de Leyendas del mundo. Como verán mi cuarentena ha sido muy productiva. Extraño mucho mi trabajo con los niños pero llegará el día en que podamos abrazarnos nuevamente.

Puedes dejarnos tu página web o tus redes sociales para que los lectores puedan contactarse contigo.


En Facebook: Catherine Piedra de la Cruz – Página: Con derecho a soñar. Entre cuentos y poemas. – Email: mdarias@cubarte.cult.cu

Para terminar les compartimos un cuento de su Canal de Youtube.

Cuento: La isla del rey de Loreley Rebull

Muchas gracias Catherine. Siento que respiro un poquito de tu aire cubano en cada una de tus palabras. Que los cuentos nos encuentren y las historias nos sigan hermanando.

Puntuación: 1 de 5.

Narración oral

Un mes más!

Lo más leído del mes de Julio.

El blog VozYcuento – Arte al narrar llegó al tercer mes de vida. Estoy muy feliz porque sigue creciendo gracias a ustedes que leen los diferentes artículos, notas y entrevistas. Porque comparten en las redes sociales y dejan comentarios tan ricos y amorosos que me dan fuerza para continuar escribiendo, mandando mail o escribiendo inbox a referentes para que me autoricen a publicar novedades de sus actividades, preguntando si serían gustozos de contestar preguntas para realizar las entrevistas. Porque este blog es de todos los que amamos el arte de narrar, porque nació para ser puente, para abrir puertas, ventanas para entrar, para quedarse y para salir a recorrer el mundo de la mano de la palabra viva, para reflexionar y aprender juntos. Para conocernos y saber cómo se vive nuestro oficio en diferentes partes del mundo.

Las cinco entradas más leídas

En cada puesto agrego los links por si quieren volver a leer las notas o por si se las perdieron, pueden leerla ahora.

1° lugar: La importancia de la narración oral – Leer escuchando. (317 visitas) https://vozycuento.com/2020/07/26/la-importancia-de-la-narracion-leer-escuchando/

2° lugar: Oralidad – Los cuentos tradicionales. ( 299 visitas) https://vozycuento.com/2020/07/05/oralidad-los-cuentos-tradicionales/

3° lugar: Cuente – El poder de la palabra. (214 visitas) https://vozycuento.com/2020/07/28/cuente-el-poder-de-la-palabra/

4° lugar: 1° Foro teórico de narración oral – La Torre Cuentería. (114 visitas) https://vozycuento.com/2020/07/21/1-foro-teorico-de-narracion-oral-la-torre-cuenteria/

5° lugar: Literatura para la primera infancia. A la hora de elegir…¿Qué contar? (106 visitas) https://vozycuento.com/2020/06/23/literatura-para-la-primera-infancia-a-la-hora-de-elegir-que-narrar/

Hemos llegado en a 1397 visitas y a nuevos países en Julio . Hoy comenzamos el mes de Agosto, llega con muchas novedades, nuevas notas, con más entrevistas. Si todavía no te suscribiste ésta es una buena oportunidad para hacerlo, de esta manera te llegará a tu mail cada entrada que realice en www.vozycuento.com

Puntuación: 1 de 5.