Hablemos de libros y de cuentos, Literatura, Narración oral, Nota

Llega la Maratón Nacional de Lectura 19° Edición

Fundación Leer se prepara para una nueva edición de la 19.a Maratón Nacional de Lectura

Cada mes de Septiembre en Argentina llega la invitación para participar de la Maratón Nacional de Lectura dónde narradores, libros, autores, ilustradores, docentes, bibliotecarios, niños, jóvenes y adultos nos encontramos para disfrutar de miles de historias. A mi me toca viajar virtualmente hasta el Colegio Inmaculada Concepción en la cuidad de Adolfo González Chaves, en la provincia de Buenos Aires donde nos encontraremos el 24 de Septiembre, al calor de los cuentos. Hace unos años los visité personalmente, esta vez lo haré a través de las ventanitas de la virtualidad. Estoy feliz… Pero les cuento un poco más de este evento nacional, porque quizá también ustedes se pueden anotar para participar. ¡Suerte!

El 24 de septiembre llega una nueva edición de la Maratón Nacional de Lectura de Fundación Leer. Todo está preparado para que chicos y chicas de todas las edades puedan disfrutar, desde sus instituciones o desde sus hogares, de talleres y actividades con autores, ilustradores y referentes del mundo de la literatura. También encontrarán libros digitales gratuitos para todos los gustos.

Fundación Leer presenta una nueva edición de la Maratón Nacional de Lectura: será el próximo 24 de septiembre bajo el lema Relatos se oyen al pasar. La literatura en boca de todos. Una nueva celebración para comunicar la importancia de la lectura en la formación de niños y niñas.

En esta renovada edición, chicos y chicas podrán acceder de forma gratuita a una plataforma virtual, segura y de fácil uso, donde encontrarán una dinámica agenda de actividades con reconocidos autores e ilustradores. Cada institución participante podrá organizarse para que los chicos y chicos disfruten de todas las propuestas generando instancias tanto presenciales como virtuales.

Las instituciones –escuelas, centros comunitarios, centros de salud, entre otras- que se sumen a la Maratón podrán acceder a más de 100 libros digitales en línea de los más reconocidos autores y editoriales que estarán disponibles para leer durante toda la semana del 24 de septiembre.

¿Cómo participar? Las instituciones interesadas en ser parte de esta gran celebración ya pueden inscribirse en: https://t.co/spNM93QTd7

Al registrarse, recibirán una Guía de Actividades y días antes de la Maratón un link para conectarse a las actividades virtuales.

En 2020, más de 10.000 instituciones se sumaron a la Maratón. Este año, Fundación Leer ya comenzó a prepararse para potenciar lo mejor de esta celebración y acompañar a las instituciones en este camino.

Espero tus comentarios si llegas a participar. Estoy segura que será una fiesta de la palabra.

Puntuación: 1 de 5.

Narración oral, Nota

Narración oral – La palabra.

El lenguaje, la palabra

Cuando el hombre primitivo descubrió la palabra se liberó del gran silencio de la materia. El lenguaje verbal ha sido el primero que unió a las personas entre sí que separó el sujeto del predicado y le dio a los seres humano, conciencia de existir. El lenguaje nos define, nos humaniza. La palabra ha sido siempre un espacio de la imaginación y de la memoria colectiva. Y el contar formó parte del territorio de la vida.

Los cuentos de tradición oral y los cuentos de hadas, perduraron como materia vital preservada en la destrucción del tiempo. El asombro y la embriaguez concurrieron cada vez que un escucha oyó aquellos cuentos mágicos que alguien le contaba. La recuperación de esas historias y el hecho de que hayan perdurado se los debemos a todos aquellos que, teniendo un tesoro en su cabeza, supieron relatarlo a viva voz y traducirlo aquí y allá para que otros lo recogieran. Las historias se han armado con cosas que uno cree haber olvidado y que la memoria de todos rescata para que la imaginación del oyente trabaje. Al escucharlas hoy seguimos sintiendo una devolución asombrosa de esa otra vida distinta a la que vivimos, y que no nos resignamos a no tener.

En el corazón de toda la tradición oral bulle una inconformidad muy humana; late un deseo. Contar, narrar a otros, meternos mar adentro, para decirnos que no estamos solos. En el vertiginoso y complicado desafío que hemos viniendo viviendo con la llegada del Covid-19, la narración nos ha ayudado a resistir; la memoria, esencia profunda de lo que somos, así lo demuestran quienes se han re-inventado para seguir contando, narrando. Quiero decirles dos cosas que leí, referidas al tema de la narración oral. Una es que, Orfeo, la palabra no se doblega, canta en la boca muerta y la otra pertenece a Ibseny, dice: golpeando por el martillo el mineral insensato se a puesto a cantar.

Cantemos, contemos porque la vida está llena de palabras, llena de historias. Busquemos la pasión por contar.

Para terminar quiero compartirles el prólogo del libro de Nacer Khemir, “El cuento de los contadores de cuentos”. Escrito por Rodolfo Gil Grimau

Barcelona, Crítica. 1987

Puntuación: 1 de 5.

Mis propios cuentos

Un cuento de Emilce Brusa

Ilusión

Relato de la serie FotoNarrativa. A partir de una foto he escrito la historia.
Foto del relato: Ilusión

Alba acababa de cumplir los treinta y ocho y no encontraba el amor. Lo buscaba en distintos espacios, hasta en los más raros e insólitos, pero nada, no aparecía ningún hombre en su vida. Una prima lejana le aconsejó que consultara con una bruja, bueno, en realidad con una señora que leía  la borra del café. Alba se resistía, no creía en esa cosas. Pero los días, los meses pasaban y ella seguía sola. Todas sus amigas ya estaban en pareja, hasta algunas tenían varios hijos. Ella quería encontrar a alguien para compartir su vida, estaba harta de ser la solitaria, la solterona, la tía postiza de los niños de sus amistades.

Una mañana mientras tomaba su café, cómo lo hacía siempre, se acordó de la conversación de aquel día y se decidió. Total, ¿Que tenía que perder? ¿Y… si ganaba?¿Por qué tener miedo? Agarró el celular, buscó entre sus contactos el teléfono de esa parienta lejana y llamó.

    —Hola —la voz ronca de su familiar sonó del otro lado.

    —Si! ¿Juanita? Soy Alba. ¿Cómo estás?

    —Ah, hola, bien, muy bien. ¡Qué sorpresa!  Y… ¿Vos? ¿Todo bien?

   —Acá ando, no tengo mucho que contar…Pero.. Bueno en realidad te llamo para pedirte algo.

    —¿Qué necesitas?

   —Vos la otra vez me hablaste de alguien que lee la borra del café. ¿Te acordás?  Me podrías pasar su número.

   —¡Sí, claro! Es excelente, no sabés, hasta ahora todos los que la han consultado han quedado chochos. Bueno te paso el contacto por whatsApp así te queda para siempre.

   —Buenísimo. Gracias Juanita. Te mando un abrazo y espero verte pronto. —No era verdad, ella no tenía ninguna intención de verla pronto.

   —Yo también… dale. ¡Mucha suerte! Y espero que me cuentes como te fue cuando nos encontremos…  o me llamas ¿Sí?. Quiero estar al tanto. Bueno Alba. Que sigas bien. Chau.

   —Chau, gracias. —Y cortó.

El mensaje de WhatsApp le llegó enseguida. Agendó el nuevo número y a la tarde llamó. Estaba ansiosa, un poco nerviosa, nunca había hablado con una vidente. Era raro. Pero ya estaba jugada.  “No pierdo nada”, se decía para calmarse y convencerse al mismo tiempo.

*****

Marlen, la mujer que hacía cafeomancia, la citó un jueves a las 19 hs en un barrio alejado de la ciudad, pegado a un arroyo. 

Alba llegó con un poco de miedo, tocó el timbre en esa casa despintada y espero. Escuchó los ladridos de unos perros y el sonido de la llave al girar, entonces se abrió la puerta. Delante de ella vio a una señora de unos setenta y pico con una túnica de seda y un turbante en la cabeza. Alba no sabía si reírse o salir corriendo para volver a su casa. Pero la mujer le tomó la mano y la hizo entrar. Inmediatamente la llevó a un cuarto que olía a sahumerio viejo mezclado con olor a humedad y la hizo sentar en una silla al lado de una mesa redonda de madera. La vio salir y volver a entrar con una bandeja plateada, sobre ella traía una taza y una  cafetera de porcelana. Se sentó del otro lado de la mesa y le sirvió el café. Le pidió que lo bebiera y Alba obedeció, el café sabía a quemado, estaba espeso y amargo. Luego dio vuelta la taza sobre el platito de porcelana mientras recitaba algo con los ojos cerrados. Alba no terminaba de entender qué decía esa señora. Empezó a transpirar pero se quedó ahí, observando expectante. Cuando Marlen terminó el mantra, dio vuelta la taza y empezó a leer.

   —Veo un campo donde hay un gran árbol rodeado de animales…  Caballos. muchos caballos y un ojo de un hombre que está observando, te está viendo, Alba. ¡Sí! Está más cerca de lo que vos crees. Tenés que ir vos por él. Te está esperando. 

Esas fueron las palabras. La visita le salió más cara de lo que pensaba… pero bueno, si era para encontrar al amor de su vida, valía la pena pagar lo que sea.

Se fue manejando pensando en lo que le había dicho Marlen y en  los billetes que dejó en esa casa. 

Desde ese día Alba inició su búsqueda  por Google. No dejó de marcar en su calendario cada fiesta rural  o festival de campo. Comenzó la peregrinación por diferentes pueblos y pueblitos. Todos los fin de semana no dejó de preparar el bolso y salir a un lugar distinto por toda la provincia de Buenos Aires. Todavía no encontró ese ojo que la busca… pero ella no pierde las esperanzas. Mientras tanto ha conocido lugares maravillosos, comido asados exquisitos y ya es una experta en caballos.

Autora: Emilce Brusa

Puntuación: 1 de 5.

Hablemos de libros y de cuentos, Literatura, Narración oral, Nota

La matemática en la literatura

Esta nota nace de las sugerencias de temas que han propuesto los que se anotaron en el Seminario Gratuito Online “El humor en la literatura infantil”, de la Escuela de narración oral: Voz y cuento – Arte al narrar. Al día de hoy lo están realizando más de 300 personas de diferentes lugares del mundo y de distintas provincias y ciudades de la Argentina. Así llegó desde México, por sugerencia de Michael Navarro Hernández, este tema: La matemática en la literatura. Me ha parecido un tema interesante para comenzar a indagar y aquí la nota.

“La matemática posee no sólo la verdad, sino belleza suprema; una belleza fría y austera, como una escultura, sin apelación a ninguna parte de nuestra naturaleza débil, sin la hermosura de las pinturas o la música, pero sublime y pura, y capaz de una perfección como sólo las mejores artes pueden presentar. El verdadero espíritu del deleite, de exaltación, el sentido de ser más grande que el hombre, puede ser encontrado tanto en matemática como en la poesía”.

Bertrand Russell

Arte y ciencia: Literatura y Matemática.

¿Existe una relación entre el arte y la ciencia?¿Hay en la literatura nociones matemáticas? Son preguntas que me hice al recibir la sugerencia de Michael y sí, encontré respuestas. Empecemos a definir a la literatura y a la matemática:

 ▓  La Literatura  es una forma de arte. En todos los tiempos la humanidad tuvo necesidad y deseos de contar su vida y experiencias, tuvo la necesidad de transmitir su sabiduría a los más jóvenes para conservar así sus tradiciones y su idioma. Siempre ha existido una literatura de transmisión oral. Ciertamente esa fue la primera que existió. En tiempos antiguos, cuando las personas no sabían escribir y leer, la literatura oral tenía gran difusión entre las gentes.

▓  La Matemática  es la disciplina que, mediante el razonamiento deductivo estudia las propiedades de los entes abstractos, números, figuras geométricas, etc., así como las relaciones que se establecen entre ellos. Nos permite conocer las cantidades, las estructuras, el espacio, las relaciones, los cambios cuantitativos y cualitativos…

El sistema numérico aparece frecuentemente en los cuentos y poemas de la literatura infantil y juvenil. Pensemos en cuentos como” Los tres cerditos y el lobo”, “Los siete cabritos”, “Blancanieves y los siete enanitos”, “101 Dálmatas”, “Las Tres Mellizas”, y en poemas y juegos como: “Los diez perritos”, “En una cajita de fósforos” de la grandiosa María Elena Walsh “Los número enamorados” de Liliana Cinettto en su libro “20 poesías de amor y un cuento desesperado, de Editorial Atlántida, y podríamos nombrar muchas más entre muchos otros autores.
También con mucha frecuencia aparecen las relaciones espaciales, la forma, el tamaño, la comparación (no olvidemos que la Matemática depende, como ya sabemos, tanto de la lógica como de la creatividad)

Características entre la literatura y la matemática

Las características más generales de la Literatura y la Matemática pueden resumirse en que:

  • Ambas contribuyen al desarrollo de la creatividad y la imaginación.
  • Ambas ayudan a organizar y disciplinar el pensamiento lógico.
  • El lenguaje literario se embellece y enriquece con el lenguaje matemático, y viceversa.
  • Ambas hacen uso de una cierta precisión del lenguaje, pues tanto el lenguaje matemático como el literario son especialmente precisos.
  • En la Literatura hay predominio de la función poética del lenguaje: Siempre se propone interesar al receptor tanto en el mensaje, como en su forma. La Matemática también pretende interesar al receptor por la forma y por el mensaje que envía.
  • Ambas se valen del valor expresivo de las palabras. Al significado concreto de las palabras, se le añaden otros de tipo subjetivo, que las hacen más ricas por su contenido.
  • Ambas emplean recursos estilísticos o figuras retóricas. Son recursos por los que la lengua adquiere mayor expresividad o se despierta una mayor atención hacia lo que se está diciendo. Ejemplos: comparaciones, imágenes, entre otras.

Cuentos y matemática

Los cuentos tienen matemáticas, como la vida misma. Empezamos con el inicio y los tiempos “Había una vez…” el pasado, el presente y el futuro. El paso del tiempo, las secuencias temporales…

Pero los cuentos tiene su función, la más importante, disfrutar de su lectura. La narración oral (mi preferida) donde los niños imaginan cómo son los personajes, los espacios, los colores… Ahora bien en casi todos los cuentos encontramos contenidos matemáticos, que ayudan a los niños a descubrir los números, los tamaños, las formas, a desarrollar conceptos espaciales y temporales, entre otros. A partir de la narración oral o cuando leemos un cuento ilustrado, los contenidos matemáticos van formando parte de la narración o la ilustración y los niños van adquiriendo estos a partir de la escucha y la conversación natural sobre lo que se ha leído.

Hoy en día tenemos gran cantidad de álbumes ilustrados que puedes encontrar en bibliotecas o librerías.

Matemática en la literatura universal

Es posible encontrar textos de consagrados escritores que tienen referencias matemáticas. Escritores como Julio Verne, Edgar Allan Poe, Jorge Luis Borges, Fiodor Dostoievski, Miguel de Cervantes y muchos más, por citar algunos. ¿Te viene a la mente algún título? Estoy segura qué si. Sino pregunta a tu bibliotecaria o librero amigo que seguro te dará una larga lista de estos libros.

Los libros de Adrián Paenza: Matemática en todo y para todos.

Para ir cerrando la nota no quiero dejar de presentar al matemático y periodista argentino Adrián Paenza que es sin lugar a dudas uno de los mejores comunicadores y popularizadores de la matemática en el mundo. Los libros de Paenza contienen historias, anécdotas, reflexiones y problemas, muchos de ellos relacionados con diferentes aspectos de la matemática que se pueden encontrar en situaciones de la vida cotidiana. Estos libros continúan una muy larga tradición en matemática recreativa y divulgación iniciada en la antigüedad, donde algunos autores difundían sus ideas y las ideas de sus maestros a través de desafíos y problemas.

Seguramente en otras notas seguiré hablando y profundizando sobre este tema o quizás lo continuaré a través de un video en el canal de YouTube Voz y cuento – Arte al narrar porque hay mucho más por decir y ver. Y muchísimos cuentos por descubrir.

Puntuación: 1 de 5.