Hablemos de libros y de cuentos, Literatura, Narración oral, Nota

Historia del cuento popular: Sopa de piedra

Origen de este cuento popular

La historia de Sopa de piedra gira en torno a un hombre inteligente con una personalidad carismática que puede hacer que la gente lo ayude cuando su primer instinto no es hacerlo.

¿De dónde viene la historia original de Sopa de piedra? ¿Es un cuento popular genuino en el sentido de que tuvo una larga vida en una tradición oral antes de ser publicado en forma impresa? ¿O es una creación de autores que escriben por encargo? ¿O un poco de ambos? Creo que probablemente sea un poco de ambos. La historia de Sopa de piedra no aparece en ninguna de las principales colecciones de cuentos populares de los siglos XVIII o XIX. No fue publicado por Charles Perrault o los hermanos Grimm. La primera versión que se encontró fue, la de Madame de Noyer (1720), es obra de una escritora de renombre internacional. ¡Nunca sabremos quién le “contó” la historia, si la leyó en un libro que no ha sido identificado o si lo inventó todo!

La primera versión publicada: Madame de Noyer, Francia 1720

La primera narración de la historia de Sopa de piedra, es la de una mujer francesa, Madame de Noyer (1663-1719), una periodista, una mujer de letras y una personalidad dinámica que vivió lo que solo puede describirse como una vida interesante. Parece haber sido una mujer que quemó la vela por ambos extremos. Vivió exiliada de Francia durante la última parte de su vida, muriendo en Holanda. Voltaire la visitó en el exilio. La versión de Madame de Noyer de la historia de Sopa de piedra, “Soupe au Caillou” ( Madame du Noyer (1720), se publicó un año después de su muerte, en una edición revisada y ampliada de cartas recopiladas que se habían publicado unos años antes. La fama de Madame de Noyer fue tan grande que en francés su versión de la historia es la versión más común hasta finales del siglo XIX. Lo encontrará en libros que lo atribuyen a otros autores, pero rara vez hacen los cambios en su relato que se requieren para reclamar realmente la autoría.

Madame de Noyer comienza su relato, como hacen muchos buenos narradores, con un elemento de misterio:

“On me contoit l’autre jour que …”
“Alguien me lo dijo el otro día. . . “

Su versión de la historia se desarrolla en Normandía, en el norte de Francia. Dos jesuitas llegan a una casa de campo, pero solo los niños están en casa. Los jesuitas, que tienen hambre, convencen a los niños de que no están pidiendo comida, sino que son autosuficientes porque tienen una piedra que hace sopa. Les dicen a los niños que todo lo que realmente necesitan es fuego, una olla y un poco de agua, y que su piedra hará el resto. Ellos comentan que esto es ” curieux” Y a partir de ese momento comienza el juego. Se prepara un fuego, se pone una olla, se agrega agua, se echa la piedra y luego, cuando el agua está caliente, se pide esto y aquello hasta que, finalmente, se ha hecho una sopa realmente fabulosa. Es una historia que siempre tiene un final feliz. Todo el mundo parece pasar un buen rato haciendo la sopa, y la sopa en sí siempre es amada. En muchas versiones al vagabundo (y generalmente es un vagabundo) se le pide la receta. En muchas otras versiones, como la de Madame de Noyer, todos los vecinos e incluso todos los demás aldeanos se incorporan a la historia. Dan fe de la fabulosa sopa que hizo una piedra.

Por supuesto, nadie piensa que una piedra pueda hacer sopa.
Nadie es engañado para que alimente al extraño.

El mendigo es agradable y se entiende que dice: “Te proporcionaré un gran entretenimiento a cambio de una comida”. Como las bromas que rodearon la cocina fueron entretenidas y, según los estándares, la sopa fue excelente, la preparación de la sopa de piedra siempre termina con sonrisas.

Versión de Phillipe Barbe, Francia, 1771

Una característica de los cuentos populares es que cada narrador los contextualiza. Esto es algo que claramente hicieron los autores de las primeras historias de Sopa de piedra. Por ejemplo, la segunda versión de la historia fue escrita por Phillipe Barbe (1723-1792) en su obra  Fables et contes philosophiques . Cita a Madame de Noyer como fuente, pero cambia por completo la escala de la historia de una historia en prosa que se extiende por unas pocas páginas de libro a la de una breve fábula escrita en verso, similar en espíritu a las escritas por su contemporáneo, La Fontaine. ” Soup au Caillou” de Barbe  es fantástico. Cuenta con un vagabundo que es increíblemente dinámico. La epifanía de Barbe es que la historia no se trata realmente de sopa. Se trata de carácter, o como él dijo  d’esprit – espíritu. Aquí está la moraleja como la escribió hace unos 250 años.

“Dan mille ocasiones, pour se tirer d’affaire,
Un peu d’esprit est nécessaire”.

“En miles de ocasiones, para salir uno mismo de un problema,
es necesario un poco de ánimo”.

Primera versión en inglés de Robert Moser, 1808

En inglés, la historia de Sopa de piedra se publicó por primera vez en una revista británica,  The European Magazine: and London Review , en 1806. Este es el comienzo de lo que muy rápidamente resultó ser una vida popular para la historia en la literatura angloamericana. En la primera narración en inglés de la historia tiene lugar en Suiza, cerca de Zurich. Fue escrito por Joseph Moser (1748-1819), un escritor británico de ascendencia suiza. Mientras Moser escribía la historia, su trama es muy cercana a la de Madame de Noyer (que se había vuelto a publicar en Francia unos años antes), pero en la mejor tradición narrativa del cuento popular, reposicionó y personalizó la historia. Su contribución a la historia fue ampliar el final de Madame de Noyer para mostrar cuán estrecho se volvió el vínculo entre el anfitrión y el viajero, y cuánto se apreciaba la sopa como una receta brillante.

Cuando [la sopa] estuvo terminada, la amable anfitriona, que había observado la operación con cierta ansiedad, y de vez en cuando ansiaba probar la sopa, se complació. Ella lo encontró excelente. Nunca antes había probado nada tan bueno. Produjo todos los comestibles que le proporcionaba su cabaña; y extendiendo su mesa, ella, con el Viajero, preparó una comida abundante, de la cual la sopa de piedra constituía la parte principal.

[Al despedirse, en recompensa por su amabilidad con él, el viajero le entrega la piedra, que ella había lavado cuidadosamente, y la historia continúa.]

La pobre mujer apenas podía poner límites a su gratitud; y ella y el Viajero se separaron muy satisfechos el uno del otro.

Orgullosa de este descubrimiento, ella, en términos generales, lo mencionó a sus vecinos. Por este medio se promulgó la receta; y fue en el curso de muchos experimentos que finalmente se descubrió, que otros guijarros harían una sopa tan buena como la que tenía. La vianda se puso de moda en todo el Cantón y, de hecho, fue aprobada de manera tan generalizada que llegó a la mayoría de las mesas de los campesinos, donde la pila de piedra que se solía servir con frecuencia como primer plato.

La historia salta rápidamente a América, 1808

La historia Sopa de piedra rápidamente saltó el Atlántico que se publicará en los jóvenes Estados Unidos, donde su segunda publicación en Inglés apareció en 1808 en un libro cuyo título lo dice todo: ‪ la Revista Americana de Wit. En comparación con la versión de Moser, el carácter de la esposa del granjero se ha vuelto más feo y los ingredientes se han trasladado a una América mucho más rica (se incluye el cuello de cordero). Pero esta versión tiene un ingrediente superpuesto además de la piedra: tostadas. The Judge, era un brillante narrador de historias y él reimagina la versión de Moser para una audiencia estadounidense. El campo americano era mucho más rico en 1808 que el campo europeo. No hay campesinos. El vagabundo estadounidense se enfrenta a un granjero con varios sirvientes. 

Dos viajeros, dispuestos a morir de hambre y sed, llegaron a la casa de un campesino grosero, pidiendo un pequeño asunto para saciar sus estómagos. La dueña de la casa, algunos sirvientes y los niños solo estaban en casa. “Buena gente”, dijo la dama (que era tan grosera como su marido), hay seis millas hasta el próximo pueblo, donde puede conseguir todo lo que quiera, y no tenemos pan ni víveres en la casa. Uno de los viajeros dijo: ‘En cuanto a su pan y víveres, no queremos ninguno; ¿Nos puedes complacer con un pedernal bastante grande? ‘Para qué ?’ Para hacernos un poco de sopa. ‘ ¡Oh! si eso es todo —dijo la malvada Jezabel—, hay suficientes pedernales en el patio, pero ¿quién diablos te dijo que la sopa estaba hecha de piedras? —Si tienes paciencia —dijo el viajero— y sólo nos ayudas con un poco de agua, lo verás. “¿Cuánta agua quieres?” Aproximadamente un galón. Se ordenó inmediatamente a la criada que lo pusiera al fuego. El viajero entró entonces en el patio y, con gran aparente circunspección, tomó una piedra, la lavó lo más limpia posible y, tan pronto como el agua hirvió, la empapó en la olla. Después de un cuarto de hora, toma una cuchara y, probándola, llama a la casera: “Aquí, señora, sólo tome una gota, ¿no tiene un sabor excelente?” ¡Un sabor! grita ella, “el agua está como antes”. El otro viajero puso ahora su palabra; “te has olvidado de poner las hierbas en la olla”. “Faith, así que lo hice”, grita su camarada, “pensé que quería algo”. “ Prythee, buena señora, saquemos algunas hierbas del jardín ”, y (mientras la criada iba a buscarlas) traiga también, añadió él, una col, unas cebollas, y dos o tres zanahorias; Sé que nunca dejé de hacer sopa con una piedra en mi vida. “Me dispararán”, dice la esposa del granjero, si lo logras ahora. Verás.

Ven, déjame un poco de sal y pimienta. Ahora sazonó el agua y, después de que la materia de la huerta hirvió durante algún tiempo, volvió a probar la sopa y le pasó la cuchara por segunda vez a la esposa del granjero. ¿Cómo está ahora? ‘Bueno’, dijo ella, ‘es algo mejor; pero nunca harás sopa con eso ” ¡Fe! ‘ dice, chasqueando los labios, creo que ya es excelente: ¿has ¿Alguna vez un poco de carne en la casa? —No lo sé, pero hay alrededor de dos o tres libras de cuello —dijo ella—. —Nada mejor, déjame comerlo directamente, con media docena de costras de pan quemado. Estos ingredientes le fueron permitidos como el resto. Al cabo de un tiempo se declaró que la sopa estaba lista, y pidiendo un plato, la sirvió, apareciendo la piedra en el medio: Todos la probaron y declararon que era excelente. ¡El cielo te bendiga! gritó la esposa del granjero, “déjame un recibo, mi buen hombre estará muy complacido”.

‘Dame un papel’ (dijo el viajero) ‘y te lo anotaré’, que hizo de la siguiente manera: —Un recibo para hacer Sopa de Piedra. ‘Toma una piedra grande, ponla en una cantidad suficiente de agua hirviendo; sazone adecuadamente con pimienta y sal; agregue tres o cuatro libras de buena carne, un puñado de hierbas, algunas cebollas, un repollo y tres o cuatro zanahorias. Cuando se hace la sopa, se puede tirar la piedra. 

Otras versiones de la historia

De acuerdo a la tradición portuguesa, los hechos descritos en el cuento de la Sopa de piedra tienen lugar en los alrededores de AlmeirimPortugal. A día de hoy, no hay restaurante en Almeirim que no sirva “sopa de piedra”.

La misma historia se conoce como Sopa de clavos en los países escandinavos y del norte de Europa. En esas versiones, el protagonista principal es normalmente un vagabundo  en busca de comida y alojamiento, que convence a una vieja de que preparará una excelente sopa de clavos para los dos si ella le presta algunos acompañamientos para aderezarla. En el este de Europa, la variante de la historia (que tiene más en común con la versión del norte de Europa) es llamada Sopa de hacha (o papilla de hacha en Rusia – каша из топора), ya que se usa un hacha como catalizador.

Te invito a compartir lo que sabes sobre la sopa de piedra

Si tiene alguna idea sobre por qué la historia de Sopa de piedra resuena con tanta fuerza hoy; algo que agregar a su historia; conocimientos de un idioma diferente; o tal vez tengas tu propia versión del cuento: en el espíritu de la receta de la sopa de piedra, ayúdeme a enriquecer la historia de la sopa de piedra. Además te invito a que me envies el video con tu versión para compartirla en el canal Voz y cuento – Arte al narrar https://www.youtube.com/channel/UCOSycL3cB21Q75GFx2yyyTw Envía el video al siguiente mail vozycuento.artealnarrar@gmail.com

Van llegando versiones!!!

Aquí te dejo los links para que pases por el canal de Youtube!! Qué los disfrutes

Puntuación: 1 de 5.

Entrevistas, Narración oral, Nota

ENTREVISTA AL GRUPO DE NARRACIÓN ORAL – De la A a la Z de Argentina.

Personalmente conozco a algunos, maravillosas personas y excelentes narradores. El 16 de Enero de 2021 se presentaron en el ya clásico ciclo: “CONSTANZA, Especiales de los Sábado”, quedé encantada escuchándolos por Zoom, parecía que desaparecía la pantalla porque me hicieron viajar por sus historias. Al final de la entrevista podrán disfrutar de cada cuento, porque me permitieron compartir el video de Youtube. No se lo pierdan!!

Vamos!

Para comenzar esta entrevista me gustaría que cada uno se presentara y que nos contaran cómo llegaron a la narración oral.

Adela Cárdenas. Soy docente y bibliotecaria por lo que el contar y el leer para niños y adolescentes formaron parte de mi trabajo profesional desde los comienzos. Sin embargo fue el acceso a la tarea de bibliotecaria escolar lo que intensificó ese acercamiento. Seminarios, talleres, cursos, charlas, encuentros con escritores y narradores orales fueron nutriendo esa semilla que había empezado a germinar: la Narración Oral. Después Mar del Plata y el Club de Abuelos Narradores donde los textos eran de autores reconocidos pero en versiones orales… y  siguiendo las vueltas de la vida el taller de Ana Padovani, que nos brindó esta hermosa oportunidad de reunirnos. Y aquí estamos.

Daniel Britto. Una ex novia de la adolescencia me pone en contacto con Víctor Pedro Giménez Vélez quien me invita a una presentación de cuentos en la sala La Clac de Avda. De Mayo al 1100. Esa tarde hubo cuentos por partida doble: Víctor se presentaba junto a Ilda Viñals y a las que después terminaron siendo el dúo Verdevioleta Cuentos Silvina Mennuti y Laura Finguer. Además Silvia Traverso presentaba un libro de su autoría y dos de sus cuentos fueron narrados por Roxana Del Castillo y Fabián Scopa. Quedé tan impactado y conmovido que terminada la función nos acercamos con mi esposa a saludar a los intérpretes y cuando Fabián estrecha mi mano me dice “¿Y vos que esperás para ser narrador?” sin habernos cruzado palabra alguna previamente, como una señal. Salimos del lugar y recuerdo a Constanza diciéndome “el lunes buscamos una escuela de narración”. Me cuentan que se había abierto la inscripción al segundo cuatrimestre de taller de narración a cargo de la señora Ana Padovani en el espacio Brilla Cordelia, mediados de 2012, así entré a este apasionante mundo de la Narración Oral.

Graciela Cagnolo. Entré en el mundo de la Narración Oral por llevar pegadito en mi memoria a Don Ramón Bustos, un tío que no era tío pero lo tratábamos como tal, pascanense (Pascanas, Prov. de Córdoba) arriero, analfabeto que toda su vida hasta los 95 años vistió de gaucho. Él lograba  apaciguar a mis hermanos e hipnotizarme de niña con sus historias de búhos, pumas, tormentas, luces malas, sombras en el arroyo, lunas suspendidas en la copa de los árboles, caballos desbocados por ver fantasmas, de luciérnagas en los bolsillos y tantas otras. Su trono era un trozo de tronco de árbol, nuestras alfombras en aquél piso de tierra de aquél destartalado lavadero, cueros de ovejas, cada uno también tenía su historia y un farol a kerosene iluminaba aquel maravilloso escenario. Cada vez que narro trato de honrar a él y a los profesores y compañeros que con tanta generosidad comparten su arte y me ayudan a seguir creciendo.

Susana Socolovsky. He llegado a la Narración Oral pués estudie en mi juventud en el profesorado de jardín de infantes, en el Instituto Summa, donde se estudiaba como materia Narración Oral con la precursora de la especialidad Dora Etchevarne. Y como paralelamente hacía teatro, todo esto lo usé y disfruté durante toda mi carrera docente. Siempre consideré que la narración era una síntesis perfecta y cada vez me gustaba más. Y por cuestiones personales, no pude realizar cursos mientras trabajaba. La decisión fue que ni bien me jubilara lo haría. Y así fue, me anoté y terminé el curso con Ana Padovani. Donde conocí a cada uno de los integrantes del grupo.

Zulema Gampel. Después de décadas trabajando en el área de la Bioquimica, me jubilé. Ese momento coincidió con la llegada de los nietos, lejos, fuera del país. Y mi determinacion fue la de crear con ellos un vinculo  sin importar la distancia. El vínculo lo encontré en  los cuentos y por ese motivo inicié el curso de Ana Padovani. En ese espacio no solo aprendí y desarrollé el arte y oficio de la Narración Oral, sino que además tuve la fortuna de encontrar un grupo de compañeras y compañeros, de trabajo, de aprendizaje y de vida. 

¿Cómo se formó el grupo? ¿Desde cuándo narran juntos?

El grupo se formó durante el curso con Ana Padovani, y comenzamos como alumnas/os de ella. Empezamos a narrar juntos gracias a la gestión de Ana, que consideraba importante que tuviéramos experiencia práctica, y nos gestionó diferentes espacios. Esto fue el inicio de la conformación del grupo. Que finalizando la cursada, hizo que decidiéramos armarnos como “ex alumnos de Ana Padovani”.  Fue en el año 2012.

¿A quién se le ocurrió el nombre y que significa para ustedes llamarse así?

El nombre surgió ante la presentación del grupo en la Bodega del Café Tortoni, convocadas y convocados por Betty Ferkel donde recibimos su clásico Bautismo de Narradores. Nos solicitó un nombre, y Zulema, viendo que éramos un grupo numeroso (12 integrantes) y que nuestros nombres coincidían con el principio y el final del abecedario, propuso “De La A a la Z.”. Se oficializó, cuando invitados por Mabel Delgado, madrina del grupo, a narrar como a su espacio, en el bar cultural “México Mil500” (actualmente “La Trama”) nos presentó con una frase caracterizando a cada uno de los integrantes por orden alfabético. Dando sentido al nombre. Desde ese momento ha sido Grupo de Narración Oral De la A a la Z”, “nuestra marca registrada”. Ese 19 de octubre de 2013 nos marcó a fuego. Con el paso de los años, varios de los integrantes decidieron seguir por diferentes caminos, pero siempre mantuvimos un afecto especial por cada una y cada uno, como integrantes del grupo. Actualmente “De la A a la Z” está conformado por cinco integrantes cuyos nombres y apellidos aparecen en la primera respuesta de este cuestionario.

¿Qué veríamos en escena en uno de sus espectáculos?

Nuestras presentaciones, se caracterizan, por una variedad de voces, estilos e historias diferentes. Se busca además mantener un hilo conductor que vaya hilvanando cada una de las contadas.

Las historias que cuentan, ¿Cómo las eligen para incorporarlas a sus repertorios propios? ¿Cómo seleccionan los cuentos para cada función? ¿Cómo es preparar los espectáculos? ¿Tienen rutinas, “rituales”?

En general, cada integrante elige libremente el cuento que quiere narrar, lo presenta al grupo, y en función del repertorio se trabaja luego la conexión de la presentación. Cada una de las contadas es trabajada semanalmente participando todas y todos los integrantes. Para eso hemos decidido tomar cursos de perfeccionamiento con diferentes profesores del medio (Ana Padovani, Marita Gagnier, Pedro Parcet, Claudia Stella, Eleonora Cannistraci, Juan José Decuzzi, Laura Finguer y Silvina Mennuti) quienes además de trabajar en el perfeccionamiento del grupo, abarcando diferentes temáticas, se encargaron de supervisar el repertorio de cada uno y asesorarnos en todo lo que se refiere a las diferentes presentaciones mensuales. Además, cada integrante del grupo realizó y realiza cursos de manera individual, y luego, en algunos encuentros se socializan los aprendizajes, para que todas/os puedan incorporar esos nuevos conocimientos. Por otra parte, en cada encuentro para la preparación de la presentación, cada integrante del grupo hace las devoluciones pertinentes sobre el cuento de cada una y de cada uno. Esto, históricamente se ha realizado y realiza con suma responsabilidad, mirada crítica y respeto. Ha sido una de las fortalezas que permitieron la continuidad del grupo.

Cúal es su público favorito? ¿Por qué?

Nuestro público favorito, es el que el colectivo de narradores llama “público genuino”, porque consideramos que es fundamental que esta expresión artística sea conocida y valorada por el público en general. Hemos logrado ese cometido en cada una de esas presentaciones “en vivo”.

¿A dónde los ha llevado la narración oral? ¿Han participado de encuentros o festivales como grupo?

La narración oral nos llevó como grupo a la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires y la Feria del Libro en la localidad de Virrey del Pino (Provincia de Bs.As.), Fundación VITRA Maratón de Lectura, CPI Centro de Psiquiatrías Integradas, bares culturales como La Forja, Café Monserrat, Bonafide Café, LTK, Musetta, Séptimo Arte, Vicente el Absurdo Fonda Club, Lo de Maru, Milo Café, Dulce York de Olivos, Anima Resto-Bar y Seven, ambos de Lanús, Prov. de Buenos Aires. Espacio Cultural “El Marité”, Casa Rodolfo Walsh, participaciones en Hecho en Argentina. Un evento de cuentos con la coordinación artística a cargo de Claudia Stella titulado “Cuando era niño” presentado en Paraje Artesón, en la sala Avatares, en el Centro Cultural Marcó del Pont y en el Teatro El Escape de la localidad de La Plata. ”Cuentos sobre rieles” también en el Marcó del Pont. Presentación del libro “Eterna Clarisa” del escritor Claudio Mamud en el Teatro del Museo Larreta. Muestra en la Subsecretaría de Protección Integral de la Niñez en la localidad de Moreno, (Prov. de Buenos Aires). Teatro Municipal de Lomas de Zamora (Prov. de Buenos Aires). En residencias geriátricas, escuelas y otros.

¿Cómo ven el movimiento de la Narración Oral hoy?

Consideramos que actualmente el movimiento de la Narración Oral ha crecido mucho, y está tratando de organizarse y mostrarse como expresión artística autónoma, tratando que se la conozca y valore como tal. Además, darle la profesionalidad y jerarquía que ésta se merece. Nuestro grupo adhiere al CNOA (Colectivo de Narradores Orales de Argentina).

¿Qué opinan de narrar a través de las pantallas?

La opinión respecto a narrar a través de la pantalla, es también muy individual, cada integrante del grupo tiene sus propias sensaciones, opiniones y todas son valoradas y respetadas. Hay quienes se sienten más cómodos con esta nueva posibilidad y otres no tanto, pero en función de esta realidad, se ha decidido probar con esta modalidad virtual debido a la extensión temporal de esta situación mundial de pandemia.

 Si alguien quiere comunicarse con ustedes ¿Cómo lo hace?

Para realizar nuestras presentaciones, en algunas oportunidades grabada, y la última en vivo, nos reunimos de manera virtual, y realizamos nuestros ensayos, semanalmente como cuando lo hacíamos en vivo. Trabajamos en la búsqueda, el análisis, y preparación del repertorio y después en los nexos y unidad del evento. Cuando consideramos que el material elegido logra un nivel que nos satisface, se graba y sube a nuestra página @narradores.delaaalaz · Comunidad. Cuando todo el grupo estuvo en condiciones de hacer una presentación en vivo, se estipuló fecha, y se decidió hacerlo en el prestigioso espacio “CONSTANZA, Especiales de los Sábados” el pasado Sábado 16 de enero de 2021.

CONSTANZA, Especiales de los Sábados (16 de 1 de 2021) Grupo de la A a la Z

Muchas gracias a cada uno de los integrantes del GRUPO por sus respuestas. Siempre es lindo ver hacia atrás, para ver el camino recorrido, pararse a mirar, para luego pegar el empojón y seguir andando. Gracias por sus historias y por esa unión y respeto que se observa en el grupo. GRACIAS!

Entrevista realizada por Emilce Brusa

Puntuación: 1 de 5.